PIDEN A MORENO QUE MEDIE ENTRE FRIGORÌFICOS GRANDES Y CHICOS

Polémica por la exportación de carne termoprocesada

Productores, tamberos y frigoríficos chicos quieren que la carne de vaca conserva se pueda exportar cruda fuera de cupo. Pero el secretario de Comercio dictaría lo contrario esta semana

Aunque ha reducido subrepticiamente su exposición pública, el polémico secretario de Comercio, Guillermo Moreno, no disminuyó su actividad interventora. De las varias reuniones que viene manteniendo con la industria de la carne, el lunes por la tarde sumó otra, con los frigoríficos que producen termoprocesados, esto es, carne cocida, incluyendo la que viene en latitas. Ese mercado está conformado por Swift, del grupo JBS-Friboi, con cerca del 80%, seguido de otras como Finexcor (de Cargill), Friar (de Vicentín), Rioplatense, Campos del Pilar, Mirab (de Marfrig) y Rafaela Alimentos.

Esos productos se elaboran normalmente con los animales de menor calidad y precio, las llamadas vacas conserva, o categorías 5º y 6º, o E y F.

La semana pasada, la multifuncional Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) dictó la Resolución 95, que pretendía liberar algunos productos, entre ellos los termoprocesados, de la obligación de “encaje que dictó el Gobierno al establecer los nuevos cupos de exportación de carne, de 45.000 toneladas mensuales. Esto es, la obligación de tener en cámara, con destino al mercado interno, el equivalente a tres veces lo que se pretende exportar.

Pero la norma deja algunas zonas grises, como si las vacas conserva se pueden exportar por fuera del cupo en cualquiera de sus formas.

Esto último es lo que quieren los productores, tamberos y frigoríficos chicos. Como se trata de carne barata, si queda incluida en el cupo, queda relegada en la exportación, porque para completarlo se priorizan cortes que dejan más ganancia. Así, casi el único comprador que les queda a esos animales son las empresas que elaboran termoprocesados, que por tal razón prefieren esto último.

Para defender su posición, estos frigoríficos argumentan que los termoprocesados requieren más mano de obra que la elaboración de cortes crudos, y que si la vaca conserva se exporta sin procesar se le dará trabajo a obreros de otros países en vez de a los locales.

Del otro lado, los ganaderos y tamberos protestan alegando que sus vacas quedan en manos de un oligopolio, con lo que el precio nunca va a aumentar, y los frigoríficos chicos sostienen que les quitan el negocio de exportación de carne cruda barata a Rusia, Argelia y Egipto, mercados que constituyen un respiro frente a tantas intervenciones.

Pero estos dos grupos no serían los ganadores en esta pulseada. Moreno habría prometido para esta semana resolver por escrito la cuestión, a favor de que la vaca conserva cruda no sea liberada del cupo.

Según cifras del mercado de Liniers, el precio de la categoría novillo aumentó un 39% entre mayo de 2005 y mayo de 2008. En el mismo período, la vaca conserva subió 13%.