TEMAS CLAVE: INVERSION Y DESEMPLEO

Optimismo empresario sobre la economía en 2004

Un estudio realizado entre 100 empresas argentinas reveló que el 60% de los encuestados espera que la economía mejore en los próximos seis meses, y muchos creen que el consumo interno debe ser el motor de esa mejora.

Los empresarios argentinos creen que en los próximos seis meses la situación económica será mejor que la actual, según indican los datos de una encuesta realizada por el Instituto de Estudios Laborales y Sociales.

De las 100 empresas que participaron del sondeo, el 60% dijo que espera que la economía mejore hasta junio del 2004, mientras que un 43% espera que el año próximo el Producto Interno Bruto (PIB) se expanda entre 2,0 y 4,0%.

Los comerciantes fueron los más optimistas de la encuesta, el 66,7% de los consultados espera un gran primer semestre. Y el 44% espera que el consumo interno crezca en los próximos meses, mientras que el 52% desea que se mantenga en los actuales niveles. En el tercer trimestre del 2003 el consumo privado creció 10,4% respecto del mismo lapso del 2002.

Para los empresarios creen que llegó la hora de que el consumo interno termine de afianzarse como el motor de la economía, como lo fue históricamente, y ese es otor de los desafíos al que se enfrentará Néstor Kirchner y su equipo.

Los resultados son optimistas, pero el desafío para el 2004 no es menor, período en que el presidente Néstor Kirchner deberá esforzarse para resolver algunas cuestiones claves de una economía que en el 2002 se contrajo en casi 11% pero que este año crecerá más del 7,0%, según proyecciones privadas y oficiales.

El Gobierno espera resolver antes de mediados del año venidero la reestructuración de la incumplida deuda pública de u$s 88.000 millones. Además, deberá aplicar políticas que garanticen un superávit primario del 3,0% del PIB -tal como acordó con el FMI-, un esfuerzo fiscal sin precedentes para un país que hace décadas es deficitario.

Al ministro de Economía, Roberto Lavagna, le preocupa la inversión de las empresas, y así lo manifestó esta semana cuando anunció que espera que a las inversiones de pequeñas y medianas empresas que se registraron este año se sumen en el 2004 las de grandes grupos empresarios.

El problema de la inversión está ligado al crédito, el sistema financiero argentino todavía registra un bajo nivel de préstamos para sector privado. El Gobierno acusa a los bancos de no querer prestar, mientras que las entidades bancarias aseguran que las empresas no quieren pedirles dinero y prefieren autofinanciarse con reinversión de ganancias.

La encuesta, realizada por el Instituto de Estudios Laborales y Sociales, indicó que el 44% espera realizar inversiones en el primer semestre de 2004, y esa cifra se eleva al 50% si se mide sólo al sector industrial.

La creación de empleo es el tema central de cara a los próximos 365 días, porque aunque se redujo la falta de trabajo, el 2003 termina con un desempleo del 16,3%. Los empresarios opinaron sobre este tema y el 70% no espera cambios en su dotación de personal -un dato positivo tras dos años de despidos masivos-, mientras que un 26% espera contratar personas y un 4% espera tener que despedir trabajadores.

En el caso de los salarios, el 41% espera subirlos -la inflación minorista acumulada desde la devaluación del peso en enero del 2002 es del 43,4%- y un 58% espera mantenerlos sin cambios.