Municipios Verdes: la ruta del reciclado

Mientras los rellenos sanitarios están cerca del colapso, las intendencias buscan concientizar sobre la importancia de reciclar, reutilizar y reducir residuos. Seis casos revelan sus estrategias.

Pienso, luego reciclo. Ante la producción de unas 14 millones de toneladas anuales de basura y la generación de un kilogramo diario por persona, los municipios del país comienzan a tomar conciencia de una temática cada vez más desafiante: el reciclado. Mediante medidas que van desde la fabricación de plantas de tratamiento de residuos hasta campañas de concientización a los vecinos, las intendencias buscan no sólo fomentar la Triple R (reciclar, reutilizar y reducir), sino también instalarla como un hábito cotidiano. Especialistas ambientales y los representantes de municipios emblema en el tema relatan a Gobierno & Intendencias cómo abordan la Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos (Girsu) y sus iniciativas para fortalecer e incentivar la separación de origen.

Reducción, clasificación en origen, recolección diferenciada, recuperación y reciclado. Estos son los pasos que debe realizar toda municipalidad para una correcta y eficiente Girsu, explica la especialista Soledad Sede, del área de Campañas de Greenpeace, sobre la importancia de seguir ese proceso. Además, advierte sobre algunos hábitos que las intendencias deberían dejar de lado, como la quema de residuos: "Los rellenos sanitarios están colapsados y la solución no puede ser la quema de residuos. La incineración significa destruir recursos que podrían ser aprovechados para reciclaje o compostaje y de esta manera evitar una mayor presión sobre la naturaleza en la fabricación de nuevos bienes". El objetivo es pasar de una economía lineal (producción, consumo y destrucción) a otra circular, en la que la basura de unos se transforme en un insumo productivo de otros.

Casos de éxito

Trenque Lauquen es uno de los grandes ejemplos en materia de reciclado. La intendencia, que actualmente destina al área un total de $ 86.210.762, es una de las pioneras en el tema, ya que posee hace más de 20 años una planta de tratamiento de residuos. Tal es el compromiso que, con el objetivo de saber qué acciones tomar y cómo gestionar los residuos sólidos urbanos (RSU), el distrito realizó un estudio de caracterización de la basura, que determinó que 40% es material orgánico, 34% es consistenta inorgánica, 14% son fragmentos menores a 2,54 cm y un 9% es materia peligrosa y biológica. Así, explican desde la intendencia, es posible tomar mejores decisiones en la materia.

"El gobierno municipal adoptó el cuidado del ambiente y la salud pública como un eje de gestión y por eso creó la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, con casi 400 empleados y dividida en tres direcciones: Espacios Verdes, Higiene Urbana y la RSU", explica Ana Paula Motrel, secretaria de este área en la municipalidad de Trenque Lauquen. Especifica que realizan un "abordaje integral", que incluye desde el barrido de calles, poda y cuidado de plazas, parques y ramblas hasta la recolección domiciliaria y de comercios e industria diferenciada, "hasta la Planta de Procesamiento de Residuos Sólidos Urbanos (Prolim), recolección de biopatológicos e incineración y destino final de domiciliario a basural, con planificación de relleno sanitario a mediano plazo".

Entre otros de los referentes, se encuentra también Laprida, la afamada "ciudad ecológica" que, desde que decidió en 1991 crear una planta de tratamiento, el interés de sus vecinos por reducir el impacto de las consecuencias de la basura creció significativamente. "Conceptos como Producción Limpia y Consumo Sustentable (PL y CS) requieren de una transformación de los modelos de producción y consumo para lograr la utilización sostenible de los recursos y prevenir la contaminación generada por los procesos de producción de los bienes, por su uso, consumo y disposición final o la prestación de servicios", sostiene Juan Errobidart, secretario de Infraestructura, Vivienda y Servicios Públicos del distrito. El funcionario agrega que tanto el consumo responsable como la separación domiciliaria de residuos son "elementos claves y el punto de partida para una Girsu que se considere eficiente".

En las grandes urbes, también

La ciudad de Buenos Aires, con sus tres millones de vecinos sumado un número similar de personas que ingresan a diario para trabajar o realizar distintas actividades, tiene una su participación en el mundo del reciclado. Su producción diaria de 6.000 toneladas de residuos ha generado que las autoridades tomen manos al asunto. Por ejemplo, según datos del propio Ministerio de Ambiente y Espacio Público, se logró reducir un 50% los residuos que entierra en los predios de la Ceamse, bajo el marco de la ley Basura Cero. Para depositar menos desechos, la Capital Federal busca recuperar los materiales. "La Ciudad no recicla materiales, sino que los recupera para no enviarlos a entierro. Quienes se encargan de reciclar los materiales reciclables son las industrias (de plástico, papel, cartón y metales) que se dedican especialmente al proceso de reciclaje. Hoy recuperamos por mes 3.100 toneladas de materiales reciclables", remarcan a Gobierno & Intendencias.

En coincidencia con el distrito porteño, Lanús también va en busca de subsanar los vertederos a cielo descubierto, una problemática que trae grandes consecuencias a nivel ambiental. Desde el municipio, aseguran que apuntan a trabajar "contra los basurales a cielo abierto y microbasurales dinámicos, erradicarlos y recuperar espacios públicos para el vecino es un eje prioritario de la actual conducción" y comparten que, hasta el momento, se rescataron "los tres basurales históricos más grandes del municipio" y que se está trabajando "para llegar a fin de año habiendo recuperado cinco más".

Por otra parte, en favor de los vecinos, manifiestan que se optimizó "el servicio de recolección y barrido privado, llevando a la empresa a que se apegue al contrato actual" y que se está poniendo en práctica "políticas de reciclado mediante cooperativas, como así también mediante medios de prensa y campañas de concientización" para fomentar en los vecinos "el hábito de reciclar, tanto en los colegios, sociedades de fomento como clubes de barrio y demás instituciones civiles".

Compromiso ciudadano

Más allá de las acciones públicas, para producir un verdadero cambio en el sistema diferenciado de recolección, los municipios deberán dirigirse y poner foco en el vecino que, desde su casa, comienza el proceso circular: "Los gobiernos deberían concientizar a través de campañas de difusión y educación, pero más aún con la implementación de políticas de gestión integral de residuos. No sirve de nada tener campañas publicitarias efectivas si a la hora de separar residuos no hay doble contenerización o recolección diferenciada, entre los residuos recuperables y la basura", enfatiza Sede, de Greenpeace.

La necesidad de concientizar moviliza a los municipios a realizar diversas campañas. En La Plata, con el objetivo de "concientizar acerca del servicio de recolección de residuos secos reciclables", pusieron en marcha una campaña de difusión que incluye medios tradicionales y digitales y otros novedosos, como el Interactive Voice Response (IVC), que permite responder a las consultas telefónicas de los vecinos en forma automática, sin intervención humana. Según explican desde el distrito, también hay una página web oficial, banners en prensa gráfica y portales, spots radiales, revista de gestión, folletos informativos y publicaciones en las redes sociales oficiales". En Buenos Aires, la campaña "360 grados" incluye Publicidad No Tradicional y hasta SMS, entre muchos otros medios.

Más allá de los medios de comunicación, también se llevan a cabo propuestas innovadoras que faciliten a los ciudadanos a reciclar.

Por ejemplo, en Trenque Lauquen se organizan visitas educativas a la planta de tratamiento de residuos o el denominado "ecocanje" que es un mecanismo de intercambio donde los vecinos acercan a la feria local de productores de alimentos y artesanos locales (Feria EcoFin.E.S.) sus residuos reciclables y, a cambio, se llevan diferentes productos elaborados en la planta de tratamiento (tierra compostada, lombrices, plantines). A su vez, cuenta Motrel, también se realiza la Expo Ambiente, un encuentro regional donde se retoma el espíritu del cuidado ambiental y con la que se fomenta a los vecinos con "concursos de ideas ambientales y sustentables".

Estas acciones son complementadas por el aporte de los elementos que dan mayor accesibilidad a los vecinos a la hora de reciclar. Por ejemplo, la intendencia de La Plata, que recicla unas 500 toneladas de residuos al mes, colocó 300 nuevos cestos diferenciados para residuos habituales y reciclables, negro y verdes respectivamente, e instaló contenedores de residuos en determinadas zonas "destinados a comercios y domicilios que no cuentan con cesto propio, y basados en la idea de evitar la formación de basurales y el acopio indebido de residuos en la vía pública". Otro caso, es en Laprida, donde los vecinos diferencian los residuos inorgánicos por color de bolsa: con verde, los orgánicos; con blanca, los inorgánicos, y con roja los patológicos.

Propuestas para replicar aquí y allá

Conciencia es igual a proyecto. Una vez que los municipios reflexionan sobre una temática que cada vez más se encuentra en la agenda de los mismos, comienzan a poner manos a la obra para realizar propuestas que realmente incidan en el cambio. Entre los casos, se puede mencionar a la localidad de Río Cuarto que, "para darle un marco normativo al servicio", creó el Código de Higiene Urbana: "En el documento está prevista la instalación de contenedores en todas las zonas de la ciudad, la creación de puntos verdes en conjunto con instituciones para que también recepten los residuos separados en origen y la obligación de que el Municipio realice campañas de concientización y capacitación para los vecinos", comenta Mariano Mancinelli, coordinador de Higiene Urbana y Medio Ambiente del gobierno local.

Por otra parte, además de multar a aquellos vecinos que arrojen residuos en lugares públicos no habilitados para ese fin, el Código, en el artículo 12, afirma que los residuos sólidos urbanos "son propiedad municipal y pertenecen a su dominio privado una vez recolectados", lo que no solo "dará solución a la problemática del destino final de los residuos", sino que también, "lo convierten en fuente de recursos productivos y energéticos". En paralelo, la intendencia riocuartense tiene como objetivo reciclar entre el 20 y el 30 % del total de residuos que se generarán en los próximos 3 años. Y ya está preparando la licitación del nuevo servicio que tendrá un monto aproximado de $ 20 millones para quien resulte ganador y que comenzará con las tareas el año próximo.

'Recicla, reutiliza, reduce e inventa' es un relanzado desafío para los municipios, que deberán enfocarse cada día más en un tópico mucho más importante que no difiere en otras partes del mundo: el cuidado del medio ambiente.

Tags relacionados
Noticias del día