Minoristas buscan subirse al boom de los bonos a través de los fondos comunes

Entre junio y agosto entraron en promedio $100 millones de pequeños ahorristas por mes a los FCI de renta de corto y mediano plazo. Tras el canje de deuda, el entusiasmo por los bonos locales creció entre los individuos. En cambio, los inversores institucionales, entre ellos la ANSeS, optaron por la liquidez

La buena performance que vienen mostrando los títulos públicos desde que se concretó el canje de deuda ha logrado atraer la atención de los pequeños ahorristas argentinos. Es por eso que, en los últimos tres meses se aceleró la entrada de dinero de parte de individuos a los fondos comunes (FCI) que invierten en bonos de corto y mediano plazo.

Según los datos de la consultora especializada The Fund Pro, entre junio y agosto entró un promedio de $100 millones de parte de individuos a la industria de FCI. De ese total, gran parte se destinó a los productos que se dedican a invertir en renta fija local. El monto no es demasiado significativo si se lo compara con las cifras que manejan los inversores institucionales. Sin embargo, duplica la cantidad de dinero que estaban invirtiendo los ahorristas en FCI en los primeros seis meses del año. “Agosto fue un buen mes para la industria de FCI. Desde marzo que no se veía una entrada de recursos tan fuerte. Notamos que es cada vez mayor el interés de los individuos , indicó Guillermo Mazzoni, jefe de research de The Fund Pro.

Los datos del mes de agosto muestran que los FCI de deuda de corto plazo recibieron cerca de $350 millones, mientras que a los fondos de bonos de mediano plazo entraron $150 millones, en gran medida de pequeños ahorristas. Esos productos rindieron en promedio 6,2% y 12,2% respectivamente.

Mientras tanto, los inversores institucionales se volcaron a los FCI de money market –los llamados fondos del mercado de dinero o de plazo fijo–. En agosto, esos productos recibieron más de $1.000 millones en recursos, de los cuales se cree que buena parte provinieron de la ANSeS. Se cree, de hecho, que la ANSeS contribuyó de esta manera a la estrategia del Gobierno, que quiere mantener las tasas de interés bajas colocando dinero del sector público en plazos fijos.

El organismo previsional, al igual que otros inversores institucionales, también decidió vender parte de sus posiciones en los FCI de acciones internacionales, en un movimiento para evitar pérdidas y salir de los activos de riesgo, en medio del mal clima financiero actual. En total, se fueron $230 millones de fondos de acciones extranjeras, según The Fund Pro. En el año, los FCI de acciones extranjeras pierden hasta 9%, liderados por los fondos de Europa y Asia. En tanto, los fondos de plazo fijo ganan 2,86% en promedio.

La leve mejora que está mostrando la industria en los últimos meses entusiasma a los administradores de fondos. Tanto, que el mes pasado varias gestoras lanzaron nuevos productos al mercado: Schroders lanzó un fondo Pyme –al igual que lo hizo Supervielle en julio– y Standard Bank, sacó un FCI de recursos naturales, que busca invertir en activos relacionados con el sector de las materias primas. “Las administradoras que apuntan a los inversores institucionales están lanzando fondos Pyme para seducir a la ANSeS , dijo Mazzoni.

De todos modos, para el analista aún no es tiempo de festejos en la industria de FCI. mejor mantener la prudencia. “La plaza está muy líquida. Hay que ver cuánta estabilidad tienen los fondos que ingresaron el mes pasado , aseguró.

Noticias del día