“Los bonos argentinos aún dan un poco de miedo a los europeos

Para el experto en finanzas, los títulos locales empezarían a interesar a los inversores europeos si su rendimiento bajara a menos del 10%. Ahora, compran Brasil y Chile

Los bonos argentinos han sido una de las mejores alternativas de inversión del mundo en el último año. Algunos títulos, como los cupones atados al PBI, han dejado ganancias que superan el 50% en dólares. Sin embargo, para los clientes de banca privada europeos (los millonarios del Viejo Continente), estos activos no son una opción a considerar. Sucede que, según Jordi Fabregat, profesor titular del departamento de Control y Dirección Financiera de la prestigiosa universidad catalana ESADE y Director del Master en dirección de Economía y Finanzas de la ESADE Business School; la Argentina aún “da un poco de miedo a los inversores.

En diálogo con El Cronista, el experto en finanzas aseguró que los family office –empresas que gestionan fortunas familiares– europeos están mirando a América latina para invertir. Y que si bien la Argentina aún es considerada demasiado riesgosa, los bonos locales podrían entrar en la órbita de los ahorristas del Viejo Continente si sus rendimientos cayeran debajo de 10%.

–¿Qué están mirando los europeos más ricos para invertir?

–Las familias que tienen ahorros están buscando diversificar sus portafolios. En el medio de la crisis, han tenido que mirar más allá de Europa. Han salido a buscar activos de mayor rentabilidad y se están animando a tomar riesgo. En este sentido, han comenzado a mirar a América latina con buenos ojos. Algunos países como Brasil, Chile y México ya son destinos de inversión muy aceptados. Argentina, sin embargo, sigue dando un poco de miedo.

–¿Por qué ocurre esto?

–Episodios como la reestatización de Aerolíneas Argentinas y Aguas de Barcelona hicieron mucho daño a la imagen del país en España. La falta de seguridad jurídica es un tema que se debería mejorar. Sin embargo, entre los inversores el país ha cobrado notoriedad últimamente, a medida que va bajando el rendimiento de los bonos y en el mundo se instala la sensación de que el país cumplirá con sus obligaciones financieras. Estimo que si el rendimiento de los títulos argentinos cayera debajo de 10%, habría más interesados en comprarlos.

–¿Cómo ve el panorama económico en Europa?

–A Europa le está costando mucho crecer. Hoy por hoy, está apoyándose de lleno en las economías fuertes del grupo, como Alemania y Francia. En el extremo opuesto está España, que en los últimos meses se ha convertido en el “vagón de cola de la región. La economía española no logra despegar: ha salido de la recesión, pero probablemente vuelva a entrar en los próximos dos trimestres. Estimamos caídas en el PBI de entre 0,5% y 0,6%. La crisis del mercado inmobiliario, que en EE.UU. tuvo un efecto muy negativo, en España tiene un impacto aún más profundo. Sucede que el 20% del PBI español está explicado por la actividad inmobiliaria, y ese sector está paralizado. El país debe encontrar la forma de reactivar su economía: para que Europa salga adelante es importante que España se recupere. Además, es importante que Estados Unidos siga mejorando. Pero sobre todo es clave que la región actúe unida, que tome decisiones en conjunto.

–¿Qué cabe esperar del euro?

–El euro viene subiendo últimamente, sobre todo después de que los resultados de los stress test fuera positivo. Sin embargo, lo que pueda pasar de aquí en más con la moneda es aún incierto. Creo que depende más de lo que ocurra con la economía de EE.UU. que con Europa. Si la recuperación de la primera economía del mundo no se consolida, es probable que el euro se mantenga firme.