Latinoamérica se prepara para capear la tormenta

El auge en el precio de los commodities, la abundante liquidez financiera y la expansión en los mercados de exportación han favorecido a muchos países latinoamericanos, pero los últimos acontecimientos en los mercados globales sugieren que la región, donde las bolsas han caído más rápido que en casi todo el resto del mundo, podría estar perdiendo su brillo.

Se teme que una recesión en EE.UU. y la caída en el precio de los commodities industriales socaven el crecimiento. El miércoles, el Banco Central argentino dijo que está será la primera prueba para el país desde la crisis de 2001/2002.

Sin embargo, muchos piensan que el pesimismo es exagerado y que, aunque EE.UU. decline, la robustez de otros emergentes, especialmente China, ayudará a Latinoamérica a capear la tormenta. Además, se mantiene el flujo de fondos hacia los bonos en moneda local y otras inversiones de renta fija. Según el índice EMBI, de JPMorgan, los precios de los bonos emergentes alcanzaron un pico histórico la semana pasada.

También sostienen que la mayoría de los países de la región están mejor preparados que antes para enfrentar la inestabilidad financiera global. Guillermo Ortiz, presidente del banco central de México, dijo esta semana en Davos que, “desde una perspectiva macroeconómica, hoy Latinoamérica está más sólida que nunca .

Pero aunque ahora EE.UU. absorbe menos de 20% de las exportaciones de Brasil, la Argentina, Chile y Perú, muchos de los mercados hacia los que la región se diversificó sufrirán el bajón en EE.UU. Y aunque muchos citan el rápido crecimiento de Brasil, Christian Strack, de la firma CreditSights, opinó que ese crecimiento fue alimentado por los bancos locales que aprovecharon la liquidez global.

Noticias del día