EN EL REGISTRO DE ACREEDORES SE ANOTARON CERCA DE 80 PRESTADORES

La herencia de Telerman: la Ciudad debe casi $ 500 millones a los proveedores

Mauricio Macri obtuvo los datos de los propios contratistas. Se trata en su mayoría de deuda por obra pública, no contabilizada. La CAC es el mayor acreedor. Habrá planes de pagos

A dos meses de haber asumido al frente del Gobierno porteño, el macrismo despejó ayer una de las mayores incógnitas de la campaña electoral: la deuda que la gestión de su antecesor, Jorge Telerman, dejó en la Ciudad de Buenos Aires con los proveedores de bienes y prestadores de servicios alcanza casi los 500 millones de pesos.

Según confiaron a El Cronista fuentes de Bolívar 1, el pasivo se originó el año pasado, durante los meses de actividad proselitista, y en su mayoría corresponde a obras públicas, actualmente paralizadas. Por caso, el mayor acreedor de la Ciudad es hoy la Cámara Argentina de la Construcción. (CAC).

El jefe de Gobierno Mauricio Macri tuvo la certeza exacta del rojo recién el viernes pasado. Apenas asumió, abrió la caja de Pandora y se encontró con obras paradas, servicios cortados y quejas de proveedores por falta de pago. Los ejemplos son varios pero vale uno como muestra: la secretaría de Deportes “telermanista , que funcionó hasta el 10 de diciembre en un edificio ubicado en Cerrito al 1.000, dejó una deuda de $1 millón en concepto de alquiler.

Al mismo tiempo, descubrió que la Ciudad no tenía registro de esas deudas y que no figuraban en los balances de pago. Conclusión: no fueron presupuestadas.

Por esa razón, y a través de un decreto, el gobierno invitó el 24 de enero pasado a los contratistas a que presenten sus comprobantes en un plazo de quince días. Quería que los reclamos sean acompañados de la documentación correspondiente, que respaldara su condición de acreedores. Según las fuentes, en el registro se anotaron cerca de 80 prestadores de bienes y servicios.

“Gran parte de la deuda corresponde a obras públicas contratadas para la campaña y que los proveedores aceptaron realizar en negro, con las esperanza de que la nueva gestión se encargaría de pagar , dispararon en el entorno de Macri.

Plan de pagos

Ahora, se abre una nueva instancia. En los próximos quince días, el Ministerio de Hacienda, comandado por Néstor Grindetti, pedirá a cada uno de los Ministros que comprueben el pasivo que corresponde a cada área. El plazo y el modo de pago serán evaluados por una comisión de relevamiento de deudas creada especialmente. Sin embargo, en el macrismo ya abren el paraguas. “Como la deuda no está contabilizada, es difícil que se pueda pagar en efectivo. La idea es saldarla con un bono a 5 años a los peces más gordos , afirmó otra fuente.

Durante los meses de campaña, tanto Macri como su adversario kirchnerista, Daniel Filmus, se mostraron preocupados por la deuda que dejaría el telermanismo. Se habló de rojo fiscal y de falta de pagos en los contratos de servicios y obras. Algo que el jefe de gobierno anterior siempre negó.

Ahora, la deuda de casi $500 millones contraída con los proveedores se sumará al pasivo flotante de $ 1.000 millones (que tiene que ver con los salarios, las cargas sociales) que viene pasando de gestión en gestión y que sí está contabilizada.

Se trata, además, de una nueva irregularidad denunciada por el macrismo. El jefe comunal ya denunció sobreprecios de hasta 65% en la contratación de los alimentos destinados a los comedores comunitarios, por un monto anual de $2 millones. Y hace unos días el diputado de PRO Martín Borrelli informó que se encontraron cientos de miles de paquetes de alimentos, remedios e insumos hospitalarios vencidos por un costo de más de 750 mil pesos, en un galpón alquilado por la Comuna a la empresa privada UPS (United Parcel Service), durante las gestiones de Aníbal Ibarra y Telerman.