LAS PROVINCIAS PIDEN UNA GARANT A DE INGRESOS AL 31 DE DICIEMBRE

La coparticipación frenada por estrategia de Kirchner

El Presidente bochó algunos criterios de distribución de los impuestos y Economía no puede avanzar por divergencias sobre uso de excedentes de recaudación de 2005

El presidente Néstor Kirchner frenó en febrero la presentación de un proyecto de coparticipación para cumplir con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y a futuro recurriría a un proceso lento de negociaciones bilaterales con cada gobernador para acordar la ley.

Como base para sentarse a conversar, las provincias piden una cláusula de garantía sobre un piso de reparto a establecer sobre los ingresos fiscales al 31 de diciembre de 2004, a lo que llaman “preservar el valor presente , y a partir de ahí, negociar qué se hace con eventuales excedentes de recaudación a partir de 2005.

Funcionarios del Fondo se reunieron con la Comisión Intergubernamental de Coparticipación que integran el secretario de Energía, Daniel Cámeron, por el Ministerio de Planificación Federal; el vicejefe de Gabinete Juan Carlos Pessoa y el secretario de Coordinación Técnica de Economía, Leonardo Madcur.

Sin embargo, los representantes del Fondo sólo pudieron llevarse algunas generalidades sobre las diversas líneas que podrían desarrollarse en el futuro proyecto de reparto de impuestos coparticipables.

Un legislador del PJ que conversó con uno de los participantes de la reunión con el FMI sacó en limpio de lo que se puso sobre la mesa que un punto que traba el proyecto es qué destino se va a dar a eventuales excedentes de coparticipación desde 2005.

En el Gobierno coexisten las ideas de crear un fondo de reparación para las provincias más pobres o un fondo anticíclico de estabilización financiera.

El fondo anticíclico reemplazaría la parte más dura de la ley de responsabilidad fiscal que el FMI pide que se vote junto con la coparticipación.

Así, los ingresos generales taparían los déficit provinciales y la única exigencia que se fijaría a las gobernaciones es un límite al endeudamiento.

Este esquema implicaría dejar de lado la idea de poner premios y castigos a las provincias que no cumplan con pautas de superávit y gasto primario, responsabilidad por la recaudación propia y peso del empleo estatal en el presupuesto provincial, por ejemplo.

Otra idea que nunca se descarta del todo es que el sistema previsional sea el tercer socio de la coparticipación, pero esto es rechazado mayoritariamente por las provincias, y en concreto, por las radicales.

Tampoco está claro si desaparecerían los Adelantos Transitorios del Tesoro (ATN) que dieron pie a numerosas denuncias de corrupción y de favoritismo entre las provincias. Es una parte de los ingresos que maneja el Ministerio del Interior, que debería estar destinado a atender situaciones de emergencias.

Sobre las pautas para la distribución secundaria entre las provincias, Kirchner vetó el producto geográfico y el ingreso per cápita, los dos más importantes que tendrían un criterio netamente devolutivo, es decir lo que se da a las provincias en proporción a lo que generan.

El único criterio devolutivo que aceptó Kirchner es la cantidad de población, y para igualar puso el principio redistributivo de densidad población, que claramente beneficia a Santa Cruz por su dispersión. Se agregaría otra regla de este último tipo para las provincias del Norte, que podría ser un índice de necesidades básicas insatisfechas.

El radical Raúl Baglini manifestó que dejar como único criterio devolutivo a la población “es retroceder a antes de 1973, cuando por lo menos se tenía en cuenta el número de escuelas y de autos .

La UCR coincide con el Gobierno en que el producto regional no sería un índice confiable, pero defiende que se tenga en cuenta el ingreso per cápita.

El presidente de la Comisión de Coparticipación del Senado, Celso Jaque, tratará de reunirse esta semana con alguno de los funcionarios del Ejecutivo para tratar de obtener precisiones oficiales sobre el tema y poder transmitirlas a su bancada.



Noticias del día