HACE UN MES CADUCÓ EL CONTRATO QUE LA MARCA de EE.UU. TEN A CON BACP Y COINVEST

La brasileña Vulcabrás llega al país para manejar la licencia de Reebok

La empresa del grupo textil Grendenne se quedó con la licencia por diez años. Proyecta vender un millón de pares de calzado y estudian montar una planta local para 2005

La licencia de la marca deportiva estadounidense Reebok, que hasta hace un mes estaba en manos de los fondos de inversión Buenos Aires Capital Partners (BACP) y Coinvest, tiene nuevo dueño en la Argentina. Es el grupo textil brasileño Grendenne que, a través de su filial Vulcabrás, se quedó con el manejo de la marca por diez años.

A diferencia de sus antecesores, ahora la licencia pertenecerá en un 100% a la firma brasileña. Antes, la controlante de Reebok era un joint venture en el que los socios locales participaban con el 65% y el resto estaba en manos de Reebok Internacional. En 2014, los estadounidenses tendrán la opción de ingresar a la sociedad que pasó a manejar la marca en el país.

“Por el momento, los calzados que vendamos en la Argentina serán importados desde la planta que controlamos en el estado de Ceará. Pero ya cerramos algunos contratos con fabricantes locales, que nos harán indumentaria. También tenemos en análisis la posibilidad de montar un planta en el país, pero eso sería recién en 2005 , apunta Pedro Bartelle, el ejecutivo brasileño, miembro de la familia fundadora del grupo, que estará a cargo de la operación local, junto con el también brasileño Marco Sá Martins y el ex Coinvest Juan José Avellaneda.



Cambio de manos

Por muchos años, la marca Reebok estuvo en manos de la argentina Panam, de la familia Melhem. Pero en agosto de 2001 los fondos BACP y Coinvest, que operan en combinación en MetroRED y la bodega Covisan-Suter, adquirieron la empresa.

Ahora, como nuevo dueño de

la licencia, Bartelle proyecta que terminará 2003 con 500.000 pares de calzados vendidos y una facturación cercana a los 4 millones de pesos. Para el año próximo, esperan duplicar sus ventas, gracias al despacho de casi 1 millón de pares. De esas ventas, deberán pagarle a Reebok un royalty del 8%.

Vulcabrás también proyecta montar, a través de terceros, dos tiendas de 350 metros cuadrados, en las que se venderán todas las líneas de calzado e indumentaria de la marca. La empresa no descarta traer otra de las etiquetas que manejan en Brasil: la de calzado y accesorios femeninos Keds.

La idea de los brasileños es empezar a hacerle sombra a Adidas y Nike, los gigantes del sector, y comenzar a ganar posiciones en un sector que mueve $ 360 millones anuales.

Otro de los proyectos que tienen es el de detectar equipos locales de fútbol, para ser sus proveedores oficiales de indumentaria y patrocinar deportistas. En las campañas de marketing que están lanzando prevén invertir cerca de $ 1,5 millón.

Vulcabrás fue adquirida por el grupo Grendenne en 1987. La empresa también es propietaria de la marca Reebok en Brasil, mercado en el que vende 3,5 millones de calzados por año y factura 300 millones de reales

(u$s 105 millones). La firma maneja, además, la marca en México –mediante un joint venture a partes iguales con la casa matriz– y en Chile, donde controlan el 30% de las acciones.



Noticias del día