SEGÚN EL DIRECTOR EJECUTIVO DE BANCO ITAÚ HOLDING FINANCIERA, SI LA CRISIS EMPEORA, EL PA S S PODR A VERSE AFECTADO POR LA CRISIS SUBPRIME

“Hasta ahora, no vimos que Brasil sufra el impacto de los problemas en EE.UU.

Se suele decir que cuando Estados Unidos estornuda, América latina se resfría. Sin embargo, esta vez con Brasil está sucediendo lo contrario: a medida que la economía estadounidense incuba su peor gripe en más de una década, ese país está consolidando su posición de liderazgo entre los emergentes. Aunque, según señaló desde Brasil en una entrevista con El Cronista Silvio de Carvalho, director de Controladoría de Banco Itaú Holding Financiera, puede ser demasiado prematuro para cantar victoria.

“No considero que si la situación estadounidense se agrava, Brasil no sea afectado. Pero hasta ahora no lo vimos , sentenció el director ejecutivo del mayor banco privado de Brasil. Por ahora, gracias a la apreciación del real, al avance de la economía y al desarrollo del negocio bancario, Banco Itaú Holding Financiera viene siendo de hecho uno de los grandes beneficiados: el banco trepó a nivel mundial al puesto 23 por capitalización de mercado, contra el 47 que ocupaba dos años antes.

–¿Podemos decir que por el impacto que tuvo en su ranking Itaú quiere que real siga subiendo frente al dólar?

–Es una pregunta difícil. Nosotros estamos trabajando con un real de 1,80 por dólar. Si el real se aprecia mucho podría provocar algunos problemas en la exportación brasileña.

–¿Se sintió el impacto de la crisis subprime de alguna manera en el banco?

–No tenemos riesgo ligado a subprime. En 2007, el banco ganó u$s 4.784 millones (32% del patrimonio), y la cartera de crédito aumentó 36%, impulsada por el financiamiento a individuos, que creció 35%, y Pymes con un aumento 34%. El crédito a empresas no creció tanto, 18%, pero porque prefirieron hacer ofertas públicas iniciales de acciones (OPI) y también se financiaron con caja propia. Aunque, en 2008, Brasil es de los pocos países emergentes a los que no le está afectando el contexto internacional.

–¿La turbulencia internacional va a tener impacto sobre las tasas en Brasil?

–No estamos viendo que la economía sea afectada considerando que los precios de los commodities siguen altos.

Eso crea condiciones para que Brasil siga con una economía saludable. Aunque no considera que si la situación estadounidense se agrava, Brasil no sea afectado. Pero hasta ahora no lo vimos.

–¿Puede que aprovechen para conquistar otros mercados hoy más debilitados, como el estadounidense?
–No, no estamos mirando el mercado estadounidense, nos concentramos en Brasil y en nuestras inversiones en el Cono Sur, que incluyen a Argentina, Chile y Uruguay. Allí podremos analizar oportunidades si aparecen. Pero hoy no estamos analizando nada.
–¿Qué hay de su negocio en Brasil?
–Hoy no tenemos ninguna adquisición en vista. La única cosa en la que recientemente estamos buscando crecer es en operaciones de crédito hipotecario. Es un mercado que no existe en Brasil. Si hay oportunidades en el mercado hipotecario, las miraremos con mucho cuidado.
– El segmento de consumo está creciendo muy fuerte en toda la región, ¿podría generarse una burbuja en este nicho?
–No creo que haya burbuja. En Brasil la tasa de interés cayó bastante (la tasa de referencia pasó de cerca del 13% en 2006 al 11,25%). Ello fue otro factor que acrecentó la confianza de nuestro cliente para asumir el riesgo de un crédito y todos los fundamentos de la economía brasileña hoy nos llevan a creer que el riesgo de morosidad no crecerá. El nivel de morosidad ya vino mejorando en 2007 y en 2006 y nosotros creemos que continuará mejorando en 2008.

– Dijo que en 2007 no creció tanto el negocio corporativo. ¿Este año puede suceder lo contrario?
–La situación de las OPI está difícil por la coyuntura internacional. Algunos operaciones grandes tienen éxito, pero mi opinión es que no será como en 2007. El mercado internacional está más volátil y cerrado. Por eso, sí, creo que van a crecer los préstamos a empresas.