El suizo UBS revelará a sus inversores cómo perdió u$s 18.000 millones con las hipotecas estadounidenses

UBS prometió brindar mayor información sobre sus desastrosas inversiones en títulos valores del mercado norteamericano de hipotecas de alto riesgo. Se trata de un intento por parte del banco suizo para convencer a los accionistas de que apoyen su polémico plan para recaudar capital por u$s 17.500 millones (19.000 millones de francos suizos).

El grupo informó que responderá a las consultas realizadas por un inversor activista sobre la estrategia y los controles de riesgo aplicados en la entidad. Este anuncio se produce a días de la asamblea de accionistas que ha sido convocada en forma extraordinaria para aprobar los aumentos de capital.

La agenda del banco, publicada en una carta a los accionistas y firmada por Marcel Ospel, el presidente del directorio de UBS, incluye temas como la independencia del control y las funciones de la gestión de riesgos, la remuneración del personal dedicado al control de riesgos y las circunstancias en torno a la reintegración del hedge fund interno recientemente cerrado.

Las respuestas del UBS, que el banco dijo serán proporcionadas al menos nueve días antes de la asamblea del 27 de febrero, podrían ofrecer información esencial sobre cómo un banco famoso por sus controles y su prudencia, acumuló u$s 40.000 millones en títulos valores vinculados a hipotecas residenciales de Estados Unidos, sobre los cuales ahora perdió más de u$s 18.000 millones.

“Por supuesto que lamento profundamente tener que escribirles bajo estas circunstancias , dice la carta firmada por Ospel.

Pero si bien concede los pedidos para obtener mayor información provenientes de Ethos –un inversor suizo–, el banco se negó a realizar una auditoría externa especial y a abandonar los planes para recaudar 13.000 millones de francos suizos, reclamos de dos inversores extranjeros.

El directorio también convocó a los accionistas para rechazar un pedido del inversor institucional suizo Profond, que solicita que una gran parte del plan de recaudación de fondos sea reemplazado por una emisión convencional de derechos de suscripción.

La respuesta del banco se produce en un momento en que existe la sensación entre los inversores activistas suizos de que el recurso de los fondos extranjeros es injusto para los accionistas existentes.

La posición de UBS recibió un discreto apoyo del banco central suizo, del regulador del mercado y de algunos ministros del gobierno.

UBS sorprendió la semana pasada a los inversores con otra amortización de u$s 4.000 millones.