LA VIDA DE SU CARTERA CAYÓ CASI 30% EN UN AÑO

El Central le dio una señal al mercado: ya no quiere puro corto plazo

El Banco Central (BCRA) está cambiando de estrategia. Habiéndose restaurando la liquidez en la plaza local –las tasas de plazo fijo bajaron 500 puntos básicos en el año–, la entidad que preside Martín Redrado estaría buscando ahora extender el plazo promedio de sus vencimientos, aún cuando para lograrlo deba convalidar tasas más altas o mantenerlas, en un momento en el que en el mercado están a la baja. La señal más evidente: en la licitación de títulos de ayer, decidió rechazar todas las ofertas registradas en el tramo más corto, de 35 días de plazo.

“Vencían $ 1.400 millones y tuvimos ofertas por más de

$ 3.000 millones. Todo no lo pensábamos absorber. La posibilidad era recortar provocando una baja de tasas, pero no sabíamos cómo lo iba a leer el mercado, o dar una señal para extender los vencimientos, que nos pareció más interesante , reconocieron desde el BCRA, y advirtieron que están dispuestos a aceptar para ello “un empinamiento de la curva de tasas . La licitación de las letras en pesos a 35 días de plazo fue así declarada desierta, mientras que para la Lebac a 70 días, se aceptaron los $ 830 millones ofrecidos a una tasa de 10,74%, para el plazo de 91 días se tomaron $ 147 millones al 10,80%, para el plazo de 154 días se absorbieron $ 520 millones al 10,87% y para la letra de 245 se tomaron $ 250 millones a 11%. La mayor aversión al riesgo que generó el estallido de la crisis de hipotecas subprime había obligado al BCRA a optar entre subir sus tasas o acortar los plazos de sus títulos. Y el BCRA se venía inclinando por lo segundo. La vida promedio de su cartera había descendido en un año de 350 días a menos de 250.