APUNTAN AL DINERO DE LOS MULTILATERALES Y A INTERCEPTAR ACTIVOS OFICIALES

Dart quiere trabar los pagos de la Argentina al Fondo Monetario

Los acredores buitre intentarían cobrarse del flujo de pagos argentino a los entes multilaterales, interceptar activos o, de última, trabar la reestructuración

La estrategia del ministro de Economía, Roberto Lavagna, de responsabilizar a los países del G-7 y al FMI por no poder realizar una oferta de reestructuración de deuda más atractiva a los acreedores tendría como consecuencia que los fondos buitre pongan la lupa en los fondos de los multilaterales.

Así señaló a El Cronista un reconocido analista de un banco de inversión que no participará en el proceso de reestructuración.

Hasta ahora no hay antecedentes de que algún acreedor haya podido incautar fondos de los entes multilaterales. Pero hasta los abogados de la Argentina saben que se trata de un terreno desconocido. Todo depende de cada Corte (o Juez), y de los circuitos del dinero.

Según un estudio del FMI los buitres se llevaron, a través del litigio, rendimientos anualizados entre 55% y 333%. Pero los soberanos tienen muchos recursos para eludir sus maniobras legales (ver cuadro).

Las especulaciones sobre qué podría hacer un fondo buitre como EM, del magnate Kenneth Dart, son muchas. Si la Argentina no tiene activos en el exterior, la única vía de cobrar de los litigantes es atacar al resto de los acreedores.

Si Dart lograra el sí del juez Thomas Griesa para ejecutar su acreencia, recurriría al principio del pari passu (nadie cobra, si ellos no lo hacen), para trabar la operatividad de la propuesta oficial. Pero para eso tendría que esperar que se complete la reestructuración.

Ese cálculo cambiaría sólo si Dart pudiera interceptar los pagos de la Argentina a los organismos multilaterales o ya haya interceptado algún o algunos activos embargables. Sino, deberá esperar pacientemente hasta poder invocar el pari passu.

En la audiencia donde decidió prorrogar por última vez y por noventa días la ejecutabilidad de su sentencia favorable a Dart y otros acreedores, Griesa advirtió “cierta urgencia del fondo Buitre y preguntó explícitamente si estaban listos para ejecutar. Los abogados de Dart evadieron la respuesta. “No puedo concebir que no sepan qué van a hacer y cómo , se irritó el juez. ¿Cómo saben que podrán conseguir algo mejor que la oferta de reestructuración que aun no se dio a conocer? , interrogó, sin resultado.

Los funcionarios y los asesores financieros y legales de la Argentina dicen que armarán una tubería financiera a prueba de buitres, para canalizar los pagos de la deuda reestructurada a los acreedores con los que al final se logre acordar.

Contar con ese mecanismo serviría también para lograr una mayor aceptación a la propuesta oficial, pero sería también información estratégica y sumamente valiosa para los holdouts, aquellos que no acepten la propuesta e insistan en cobrar el valor facial de los bonos, más intereses y costas legales.

Las Cortes internacionales tendrán la última palabra. Lo único cierto es que los buitres estarán esperando a que por la tubería comiencen a gorgotear los primeros dólares de la reestructuración.