Señas particulares

Fanático de River y del rugby (jugó en Cardenal Newman y fue entrenador de equipos juveniles), Juan Bruchou también se distiende con el running y la escalada de montañas en sus vacaciones. Comparte con los empleados el gimnasio del último piso del edificio matriz y participa de los torneos internos de fútbol. No se considera workaholic, aunque es raro que deje el banco antes de las 8 de la noche.

Los fines de semana suele ir a ver los partidos de rugby de sus hijos. Disfruta tanto del asado como del sushi, y aprecia particularmente el buen vino tinto. Otro de sus placeres son los viajes.