Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Curiosidades impositivas: que los contribuyentes trabajen para el fisco no era gratis

A través de esta columna se acercan situaciones que se presentan en nuestro sistema tributario, proponiendo un espacio de reflexión para el lector dentro del suplemento.

Curiosidades impositivas: que los contribuyentes trabajen para el fisco no era gratis

Que los contribuyentes trabajen para el fisco no era gratis

Hace unos años estaban vigentes 2 decretos, el 1517/1991 y el 1886/1993 que establecían una retribución a los contribuyentes como compensación por los gastos administrativos que se originaban por cumplir con los regímenes de retención, percepción e información que disponía la entonces DGI.
Puede leerse en los considerandos de los citados decretos los siguientes párrafos:
"Que al mismo tiempo, corresponde tener en cuenta que el cumplimiento de la carga impuesta a los agentes de retención y/o percepción, genera en muchos casos, para los mencionados responsables, gastos administrativos adicionales."(Dec 1517/1991 tercer considerando), y "Que la DIRECCION GENERAL IMPOSITIVA es de opinión que los gastos extraordinarios que efectúen los agentes de información, con motivo del cumplimiento de sus deberes, deberían ser compensados" (Dec 1886/1993 cuarto considerando).
En su momento se publicó la RG(DGI) 3527 que establecía como se debía proceder para que los agentes de retención y percepción percibieran la retribución por actuar como tales. Era una compensación mensual por cada registro y por cada régimen de retención y/o percepción existente o a crearse.
Estas compensaciones primero fueron pasando a ser importes cada vez menores por su desvalorización producto de la inflación hasta pasar a ser importes irrisorios y finalmente a mediados de setiembre de 2010 se derogaron ambos decretos.
Hoy por hoy el fisco implementa un nuevo régimen de información, de retención o de percepción, o incrementa las cargas a las que son sujetos los contribuyentes y éstos deben acatarlo sin más remedio. Puede interpretarse que desde aquel momento hasta ahora algo se perdió en la relación Fisco-Contribuyente.

(*) Mario Rapisarda es Contador Público Nacional, especialista en temas tributarios, graduado en la UNLZ. mjrapisarda8@gmail.com