Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

mandar cartas de adherir al blanqueo

hizo ese desembolso si tener dinero declarado. Todas esas son inconsistencias".
César Litvin, socio de Lisicki, Litvin y Asociados, señala que ha producido un impacto significativo el avance con Estados Unidos en las negociaciones para acordar un intercambio bilateral modelo Fatca: "Algunos bancos de ese país se están alineando en requerir a los nuevos clientes la declaración que sus activos los tienen regularizado en el país donde es contribuyente. Otros, no todos, también están exigiendo que entren al sinceramiento, incluso uno de los más famosos solicitó la copia de la declaración jurada. Quien no aprovecha este sinceramiento se expone a un riesgo muy importante de jugar a las escondidas".
En los principales estudios jurídicos están "juntando papelitos" y esperando que se aclaren un par de temas, como los seguros contratados en el exterior y la valuación de activos de sociedades operativas. Además, nadie quiere ser el primero en entrar para que no los miren con lupa. "No obstante, un par de blanqueos ya los metimos. Por ejemplo, casos a los que les cerraban las cuentas en Estados Unidos por u$s 300.000", indican en el ambiente. Estiman que la mayoría entrará entre octubre y noviembre, ya que diciembre se prevé que será un caos para entrar en la página de AFIP: "Pero ya hay otros que empiezan a impacientarse y quieren entrar pronto. De los clientes, un 99% blanquean (que es lo que nosotros aconsejamos). Un promedio de entre u$s 2 y u$s 3 millones, aunque los hay de u$s 500.000 y también de u$s 30 millones", adelanta uno de los big players.