Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Ya sin cepo, el giro de utilidades recuperó los niveles de fines de 2011

Las empresas transfirieron al exterior u$s 1074 millones en el segundo trimestre del año. En los primeros tres meses, la salida de utilidades y dividendos había sido de u$s 302 millones, un monto significativamente más alto que el promedio trimestral de u$s 25 millones de 2015

Ya sin cepo, el giro de utilidades recuperó los niveles de fines de 2011

El balance cambiario del Banco Central (BCRA) sobre el segundo trimestre del año mostró una recuperación de los giros de utilidades y dividendos de las empresas, operaciones que no se hubieran podido haber realizado de no ser por el levantamiento del cepo que implementó el gobierno de Cambiemos ni bien Mauricio Macri asumió la presidencia. 

Los giros ascendieron a u$s 1074 millones y son, justamente, la suma más alta desde el cuarto trimestre de 2011, período en el que la administración de la ex presidente Cristina Fernández comenzó a aplicar restricciones a la compra de dólares. En aquellos tres últimos meses de 2011 se habían fugado, bajo esta modalidad, u$s 1178 millones. De todas formas, como las trabas para transferir dinero al exterior ya eran habituales, el récord es de 2010: entre abril y junio se fueron u$s 2125 millones.
Los economistas consultados señalaron que el sector privado tuvo que "ingeniárselas" para enviar fondos a sus casas matrices, por lo que es imposible medir la salida de capitales.


"Desde 2009 que a las empresas se les ponían trabas para girar dividendos. Si juntamos lo que se acumuló desde 2011, son unos buenos miles de millones, pero parte de eso se fue pagando vía contado con liquidación o por medio de mecanismos menos transparentes, con lo cual, es esperable que este monto se mantenga en niveles similares", dijo Eric Ritondale, el economista jefe de Econviews.

En sintonía, el experto agregó: "Lo que no vimos salir hasta ahora no creo que lo veamos más adelante. No esperaría que el importe suba muchísimo más en los próximos dos trimestres". Además, Ritondale insistió en que las utilidades "no corresponden al período actual, sino a lo atrasado", y sugirió esperar a que cierren los balances del año para hacer un análisis.

Por su parte, el economista jefe de Orlando Ferreres, Fausto Spotorno, coincidió en que no habrá giros por sumas más altas en el futuro si empieza el proceso de inversión. "Las empresas que ya están en el país y que quieran invertir, usarían esos fondos para hacerlo", expresó.

Tal como señala el Central en su balance, se destacaron los giros de los sectores alimentos, bebidas y tabaco por u$s 249 millones; de la industria química, caucho y plástico, por u$s 210 millones; de las entidades financieras, por u$s 93 millones; de los oleaginosos y cereales, por u$s 74 millones, de los metales comunes y elaboración, por u$s 71 millones y de los productos minerales no metálicos, por u$s 61 millones.

En el primer trimestre del año, la salida de utilidades y dividendos había alcanzado los u$s 302 millones, un monto significativamente más alto que el promedio trimestral de u$s 25 millones de 2015, pero lejos de los máximos de años previos.

Según resaltó Overview en su último estudio, la demanda de divisas, excluyendo al Tesoro Nacional, tuvo un saldo de u$s 20.488 millones en el segundo trimestre, de los cuales la mayor parte corresponde al pago de importaciones, que ascendió a u$s 14.024 millones. El atesoramiento representó
u$s 2607 millones, el turismo otros u$s 2036 millones y otros servicios, donde se encuentran los giros, u$s 1821 millones.

En tanto, las operaciones de la cuenta corriente del balance cambiario resultaron en una salida neta de fondos por u$s 8.570 millones.