Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Luz roja en Wall Street: S&P marcó su peor racha desde 2008

Las elecciones presidenciales del martes volvieron a presionar la bolsa. El S&P 500 y el Nasdaq llevan 8 sesiones consecutivas en baja.  

Luz roja en Wall Street: S&P marcó su peor racha desde 2008

La incertidumbre política que sufre Estados Unidos ante las elecciones presidenciales del martes ha vuelto a contagiar a Wall Street, que acumula ya una mala racha que comienza a preocupar a los operadores.

El Dow Jones bajó 0,16%, o 28,97 puntos, y terminó en 17.930,67 unidades.

El selectivo S&P 500 perdió 0,44 % hasta 2,088,66 enteros, llevanda hasta el momento una baja de ocho sesiones consecutivas, y se trata de la racha más larga de pérdidas que tiene desde el 2008.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq cayó 0,92 % hasta 5.058,41 puntos, también su octava caída consecutiva.

Entre las principales razones se encuentra la elección presidencial en Estados Unidos. Los comicios del 8 de noviembre estánponiendo nerviosos a los operadores, entre otros motivos porque se espera un resultado muy reñido, y las últimas encuestas tampoco sirven para aclarar el panorama.

Un sondeo difundido hoy por The New York Times y la cadena CBS da tres puntos porcentuales de diferencia entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

La sesión de hoy comenzó más o menos bien, pero las dudas comenzaron a invadir el parqué neoyorquino poco antes de la media sesión, y desde entonces la apuesta por las ventas fue clara. Los operadores comenzaron a desprenderse de sus posiciones ante la certeza de que la sesión iba a ser débil, y que hasta el día de las elecciones se espera una debilidad mayor.

El índice de volatilidad llegó a unos niveles que no se veían desde junio pasado, lo que indica el nerviosismo que se ve en los mercados bursátiles neoyorquinos.

Además de la incertidumbre política influyeron otros elementos, entre ellos, un nuevo descenso en los precios del petróleo, también por la incertidumbre que hay en el mercado energético sobre un acuerdo de la OPEP.

Todo ello en el coletazo de la nueva ola de resultados trimestrales empresariales, que no han sido especialmente buenos en términos generales, aunque ya se anticipaba algo parecido.

La última firma que sufrió los rigores del juicio bursátil fue Facebook, que el miércoles anunció al cierre de Wall Street unos resultados tan decepcionantes que el mercado castigó hoy a esa compañía con un descenso del 5,64% en sus títulos.

Dentro de los datos macro de EE.UU. se destacó el publicado por el Departamento de Trabajo que antes de la apertura iformó que las solicitudes semanales de subsidio por desempleo subieron en 7.000 la semana pasada y quedaron en 265.000, su máximo nivel desde agosto, y por encima de lo que esperaban los analistas.

También hay dudas sobre lo que pueda hacer la Reserva Federal en su reunión de diciembre acerca de las tasas de interés, aunque el mercado está apostando a una subida, aunque con muchos meses de retraso.

Otro suceso que generó incertidumbre fue la decisión de la Justicia del Reino Unido sobre la necesidad de que Londres sólo inicie el camino del Brexit si lo autoriza el Parlamento.

         

¿Qué en Europa?

Los principales mercados del Viejo Continente concluyeron en terreno negativo, con los ojos de los inversores puestos en la marcha del mercado neoyorquino.

En Inglaterra, el FTSE 100 perdió 0,80%, hasta los 6790,51 puntos; en España, el IBEX 35 ganó 0,07%, hasta los 8879,90 enteros; en Alemania, el DAX 30 bajó 0,43%, hasta los 10.325.88 puntos; mientras que en Francia, el CAC 40 restó 0,07%, hasta ubicarse en las 4411,68 unidades.

Las acciones europeas cerraron planas el jueves, revirtiendo los avances previos luego de que un fallo de un tribunal de Londres complicó el proceso del ‘Brexit‘, impulsando a la libra esterlina y hundiendo a los principales valores de la bolsa londinense a mínimos de cinco semanas.

El índice paneuropeo STOXX 600 terminó la jornada plano después de ocho sesiones en baja -su más larga racha negativa en más de dos años-, mientras que el FTSE de la bolsa de Londres cayó 0,8%.

El referencial británico fue arrastrado por compañías con exposición internacional como Diageo, que se habían  beneficiado por la debilidad de la libra esterlina desde que un referendo determinó en junio que Reino Unido abandonará la UE.

Sin embargo, la libra se disparó a máximos de cuatro semanas luego de que el Tribunal Superior de Inglaterra dictaminó ayer que el gobierno británico requiere la aprobación parlamentaria para poner en marcha el proceso para abandonar la Unión Europea.

Las principales caídas en el FTSE fueron las de los productores de metales preciosos Randgold y Fresnillo, que perdieron 6,3% y 4,3%, respectivamente.

Credit Suisse fue uno de los grandes perdedores en las bolsas europeas, con una caída del 7,1% luego de que los inversores recogieron ganancias tras una suba reciente después de que el banco reportó resultados que no  cumplieron con algunos pronósticos.

El sector bancario europeo, sin embargo, terminó con una suba del 1% impulsada por el buen recibimiento que tuvieron los resultados trimestrales de Societe Generale. Las acciones del banco francés avanzaron 5,5%.