Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Wall Street le da cada vez menos tiempo a los bajistas

El mercado americano absorbe las malas noticias con mayor rapidez y menos pánico. Las subas del índice del miedo (VIX) son cada vez menores ante escenarios negativos. En el último año cada caída fue una oportunidad de compra. Los retrocesos fueron cada vez menos severos y la recuperación, más rápida

Wall Street le da cada vez menos tiempo a los bajistas

En el ultimo año y medio el mercado ha transitado distintos eventos extremos que han generado una suba importante en la volatilidad. El mercado ha aprovechado esas bajas como oportunidades de compra a la vez que el VIX, o el índice del miedo, ha mostrado saltos cada vez menores, con un menor nivel de pánico en cada evento inesperado. Los bajistas siguen siendo los grandes perdedores de este mercado y apostar a la baja en Wall Street continúa siendo un riesgo.

Desde mediados del año pasado el mercado bursátil mundial ha transitado varios escenarios turbulentos. El primero de ellos fue el 25 de agosto de 2015, conocido como el Black Monday, que llevó al índice Dow Jones a niveles de 15300 puntos, generando una caída intra-diaria cercana al 7%. Ese evento inesperado fue tomado con un nivel de pánico y nerviosismo importante, llevando al VIX a niveles evidenciados en 2008, en plena crisis financiera internacional, marcando una suba del 322% en cuestión de semanas.

Más adelante en el tiempo, en enero de 2016, el mercado bursátil americano también sufrió fuertes pérdidas regresando a zona de mínimos y provocando el peor comienzo de año de Wall Street desde 1930. Esas pérdidas se dieron luego de que la Fed haya decidido elevar la tasa un cuarto de punto, sumado a la volatilidad en el mercado petrolero y las dudas respecto de la fortaleza en la economía China y los mercados emergentes. ¿Qué le paso al VIX? El índice también incorporó el pesimismo rápidamente aunque con un nivel menor que el registrado en el evento extremo de agosto de 2015, subiendo un 133%.

En ambas oportunidades el mercado absorbió la noticia y representaron una oportunidad de compra, para que luego de las debilidades, la tendencia alcista de fondo se reanudara. Luego, a mediados de 2016, tuvimos otro nuevo evento inesperado relacionado con el referéndum en Gran Bretaña, en el que ganó el Brexit. El mercado también tuvo un impacto inicial negativo y luego retomo la tendencia alcista de fondo generando nuevos máximos.

De hecho el VIX subió aunque en esta oportunidad volvió a ocurrir lo mismo que había ocurrido en el evento extremo previo. El índice del miedo subió en una menor escala respecto de lo ocurrido a comienzo de 2016 con la crisis del petróleo, la suba de tasas de la Fed y las dudas respecto de China. A su vez, este rally del VIX representó una tercera parte de lo que había subido en agosto de 2015 con el Black Monday.

Finalmente el último caso de eventos inesperados fue la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU. Según las últimas encuestas antes de la contienda, la probabilidad de que Trump ganase las elecciones se ubicaban debajo del 30%. Finalmente el magnate fue electo el nuevo presidente de EE.UU. y el mercado reacciono con fuertes pérdidas superiores al 4%. Dicho pánico fue rápidamente absorbido y el mercado retomo la tendencia alcista para nuevamente generar un máximo adicional. El VIX nuevamente volvió a subir en una menor escala respecto de todos los eventos inesperados pasados.

En concreto se puede decir que el mercado en el último año (e incluso desde 2009 cuando las acciones en Wall Street hacieron piso luego de la crisis financiera sub-prime) ha aprovechado cada caída como una oportunidad de compra. En cada evento negativo se han dado pérdidas importantes aunque han sido cada vez menos graves y la recuperación cada vez más rápida.

La tendencia alcista de fondo nunca ha sido anulada ya que el mercado nunca quebró un mínimo previo, sosteniendo la secuencia alcista en todo momento. En la misma línea, el VIX ha asumido los eventos negativos extremos con cada vez menos pesimismo ya que dicho índice ha generado rallies cada vez de menor magnitud. En concreto, el que aposto a la baja en todo este mercado (y argumentos no le han faltado para ponerse bajista) ha perdido en cada una de los distintos eventos.

No solo eso, sino que su capacidad de tomar ganancia ha sido cada vez con menos margen de tiempo ya que justamente el mercado supo recuperarse cada vez más rápido a los eventos extremos negativos y/o inesperados.

Como conclusión, aquel inversor que elija el pesimismo en este mercado y apueste a una baja de las acciones en Wall Street deberá tener un nivel de acierto elevado y seguir el mercado día a día para saber aprovechar las oportunidades, ya que, evidentemente, cada vez son menores. Esto no quiere decir que el mercado pueda generar un ajuste profundo o que incluso, entre en un bear-market de mediano plazo. Simplemente lo que se puede entender es que los movimientos del mercado y los ajustes de mediano plazo tienden a ser cada vez más rápidos y que la fortaleza en la tendencia alcista sigue siendo muy fuerte, a la vez que el nivel de pánico en cada ajuste es cada vez menor.