Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Wall Street espera balances negativos por sexto trimestre consecutivo

Alcoa, la primera empresa en entregar sus balances, defraudó y su acción cayó 11%. Para el resto de las empresas se esperan más datos negativos que positivos

Wall Street espera balances negativos por sexto trimestre consecutivo

Por orden puramente alfabético, cada año la temporada de balances en EE.UU. es iniciada con la publicación de los resultados de Alcoa. La presentación de la empresa no es un indicador de lo que pasará con el resto, pero si al menos contribuye a dar un tono, sus magros resultados y la caída del 11% que sufrió su acción el martes no son un gran augurio. Este mal comienzo, sumado a que ya van cinco temporadas de balances negativas seguidas, abre el debate sobre que esperar para la temporada del tercer cuarto de 2016. En términos generales, las expectativas de analistas y de bancos de inversión son sombrías y con un sesgo negativo.


Algunos analistas prevén que la tendencia negativa de los resultados empresariales continuará, lo que marcaría la sexto temporada de balance negativa consecutiva. Según lo esperado, se prevé una caída del 2,10% y 2,30% en las utilidades de las empresas. Típicamente, existen analistas y bancos de inversión que sugieren que las ganancias empresariales sorprenderán al alza, cortando la mala racha y, entre ellos, el banco Morgan Stanley es el mas optimista.


Gustavo Neffa de Research for Traders sostiene que se estima que, en promedio, las firmas que componen el índice S&P 500 presenten una caída en sus ganancias. Se proyecta además que los ingresos de las empresas del índice muestren una suba en este trimestre. El débil crecimiento de la economía americana es una realidad y de hecho Obama quedará como el presidente que en 8 años consecutivos no tuvo un crecimiento por encima del 3%. El reciente repunte del dólar a sus máximos del mes de marzo no es el reflejo de la salud de la economía norteamericana. De todos modos, el sector de energía es el mas comprometido en cuanto a los ingresos, principalmente por la caída del petróleo en los últimos años. Las malas expectativas para las ganancias de las empresas que cotizan en el índice S&P500 se da principalmente por el fortalecimiento del dólar, así como la incertidumbre por la contienda presidencial en EE.UU. y los efectos del Brexit. Como conclusión, Neffa sostiene que el precio según el múltiplo precio-a-ganancias de 12 meses forward aún se encuentra por encima del promedio de 5 y 10 años y por tal motivo es que desde Research for Traders creen que las acciones en EE.UU. se encuentran caras.


Dentro de los bancos de inversión, Goldman Sachs ha elevado las voces de alerta con respecto a las ganancias corporativas de este trimestre. Sostiene que se espera una decepcionante temporada de resultados del tercer trimestre de este año. Dentro de los argumentos que encuentra el banco para mantener la cautela son la mediocre tasa de crecimiento económico de EE.UU., las bajas tasas de interés, la fuerte caída de los precios del petróleo y la fuerte suba del dólar. Por eso, sugieren que una menos de la mitad de las empresas reportará ganancias.


A su vez, según mediciones de Goldman, la actividad económica de EE.UU. aun no sugiere una fuerte expansión para el tercer trimestre y sostiene que ve una clara falta de fortaleza en comparación con el mismo período en 2015. Una temporada de resultados pobres podría generar volatilidad en las acciones y con chances de que las mismas muestran caídas, empujando los inversores de nuevo hacia sectores y activos que tienden a ser defensivos.


Para Morgan Stanley los beneficios empresariales en este cuarto sorprenderán, y tal vez aumentarán en los próximos trimestres generando una suba de las acciones en Wall Street. Las expectativas de ganancias han bajado una vez más, un patrón que se ha dado durante todo el ciclo iniciado en el año 2009 y dentro de tal contexto, el banco espera una modesta alza en las ganancias de las empresas justamente porque cree que dichas estimaciones negativas pueden ser exageradas, sumado a que un pequeño pero significativo en cuanto a importancia número de empresas han mostrado balances mejor de lo esperado. Las ganancias para el grupo de empresas que informaron sus balances antes de Alcoa han estado por encima de las estimaciones.