Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Wall Street cayó arrastrado por débiles datos trimestrales presentados por Macy's

El retroceso de las ganancias de la cadena de tiendas se percibió como un llamado de atención sobre una posible caída del consumo. En Europa, los principales mercados ajustaron posiciones, pese a las buenas perspectivas del boletín económico del BCE.

Wall Street cayó arrastrado por débiles datos trimestrales presentados por Macy's

Wall Street terminó con una baja signada por la caída del sector minorista, en la cual tuvo un gran peso el derrumbe de un 17% las acciones de Macy's, producto de débiles ganancias trimestrales.

También influye en el ánimo del mercado el buen dato de solicitudes de desempleo que se conoció más temprano en los Estados Unidos.

El Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cayó 23,69 puntos, un 0,11 por ciento, y cerró en 20.919,42 unidades.

El selectivo S&P 500, que mide el comportamiento de las principales 500 empresas que cotizan en el mercado neoyorquino, retrocedió 5,19 puntos, un 0,22%, hasta los 2394,44 enteros.

El índice compuesto Nasdaq Composite, donde cotiza la mayoría de las firmas de tecnología e Internet, bajó 13,18 puntos, un 0,22%, hasta ubicarse en las 6115,96 unidades.

Las acciones de Macy’s retrocedieron cerca de un 17%, hasta los u$s 24,60 cada una.

Las solicitudes de subsidios por desempleo en los Estados Unidos cayeron inesperadamente la semana pasada, mientras que los precios al productor repuntaron con fuerza en abril.

Ambos factores apuntan a un mercado laboral sólido y un avance de la inflación que alentarían a la Reserva Federal (Fed) a subir las tasas en junio próximo.                

Una drástica caída de la cantidad de estadounidenses registrados en nóminas de desempleados a un mínimo en 28 años y medio durante la última semana de abril también subrayó la fortaleza del mercado laboral.

¿Qué pasa en Europa?

Los principales mercados del Viejo Continente operan en terreno negativo, con los analistas atentos a la entrada de balances corporativos y al boletín económico del Banco Central Europeo (BCE).

Los operadores precisaron que las acciones europeas parecían estar listas para una corrección de corto plazo tras tocar nuevos máximos este mes luego del balotaje presidencial en Francia.

Sin embargo, los resultados corporativos y el panorama económico indican sólidas perspectivas para las bolsas europeas.

En Inglaterra, el FTSE 100 subió 0,02%, hasta los 7386,63 puntos; y en España, el IBEX 35 retrocedió 1,57%, hasta los 10.861,40 enteros.

En Alemania, el DAX 30 descendió 0,36%, hasta los 12.711,06 puntos; mientras que en Francia el CAC 40 restó 0,32%, hasta ubicarse en las 5383.42 unidades.

La Comisión Europea mejoró la previsión de crecimiento económica de la eurozona, debido en parte a las buenas perspectivas para el sector exterior y el consumo privado.

Para la eurozona, la Comisión mejoró su previsión del Producto Bruto Interno (PBI) en el 2017 en una décima desde el 1,6% al 1,7%, indicó un cable de la agencia de noticias Reuters.

"El crecimiento se está acelerando", precisó el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, quien destacó: "Es positivo ver que al parecer la gran incertidumbre de los últimos 12 meses comienza a disminuir paulatinamente".

Para el 2018 Bruselas ahora espera una expansión del 1,8% en la eurozona, y el mayor crecimiento permitirá rebajar la tasa de desempleo en la zona euro desde el 10% en el 2016 al 9,4% en el 2017, y al 8,9% en el 2018 y que, de confirmarse, constituiría su nivel más bajo desde 2009.

Además, Bruselas espera una mejora de la situación fiscal en la zona euro, bajando el déficit público al 1,4% del PBI en el 2017 y al 1,3% en el 2018 desde el 1,5% a fines del 2016, lo que haría también descender la deuda pública en la zona euro al 89% del PBI en el 2018, desde el 91,3% en el 2016.