Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Wall Street cerró la semana con una leve baja de 0,1%

Los inversores volvieron a operar atentos a los precios del petróleo en EE.UU. Por su parte, en Europa, los principales mercados finalizaron con signo negativo.

Wall Street cerró la semana con una leve baja de 0,1%

El Dow Jones de papeles industriales cerró con una pérdida de 0,13% y se ubicó en 16.391,99 puntos con un descenso de 21,44 unidades. Por su parte el selectivo S&P 500 se mantuvo neutro y el Nasdaq Composite de las empresas tecnológicas mejoró 0,38%.

Pero el resultado semanal es positivo para los tres indicadores: el Dow Jones y el S&P 500 ganaron ambos un 2,6% y el índice del Nasdaq, el mercado en el que cotizan las principales firmas tecnológicas, acumuló un avance semanal del 3,8%.

Los operadores de Wall Street ven el ascenso de esta semana como un rebote técnico, motivado por compras a corto plazo teniendo en cuenta el bajo precio en el que se encuentran muchas acciones.

Entre las razones que hacen creer que no se trata de un alza sostenida se encuentra la incertidumbre que sigue reinando en los mercados por las decisiones que pueda adoptar próximamente la Reserva Federal (Fed) en cuanto a las tasas de interés.

Wall Street cerró con leves caídas el viernes, golpeado por un nuevo descenso de los precios del petróleo y decepcionantes resultados trimestrales de Nordstrom, aunque los principales índices registraron sus mayores avances semanales en el año.  

Los operadores en Nueva York protagonizaron una sesión volátil que arrancó con pérdidas en la primera hora de contrataciones arrastrados por una nueva caída del precio del petróleo en los mercados internacionales.

El barril de Texas, de referencia en el país, bajó un 3,67 % y cerró en Nueva York en 29,64 dólares, mientras el crudo Brent, de referencia en Europa y otros mercados, cayó en Londres un 3,70 % y terminó en 33,01 dólares.

Los sectores cerraron divididos entre los descensos del de materias primas (-0,81 %), el energético (-0,51 %), el industrial (-0,04 %) o el financiero (-0,02 %) y los avances del tecnológico (0,26 %) y el sanitario (0,13 %).

Intel (-2,41 %) lideró las pérdidas en el Dow Jones, por delante de Boeing (-2,05 %), Caterpillar (-1,06 %), Microsoft (-0,71 %), Travelers (-0,70 %), McDonald’s (-0,62 %), Goldman Sachs (-0,56 %), Merck (-0,40 %) o Procter & Gamble (-0,27 %).

Al otro lado de la tabla encabezó los avances Home Depot (1,43 %) por delante de Nike (1,19 %), American Express (1,02 %), Walmart (0,86 %), Johnson & Johnson (0,65 %), IBM (0,47 %), Cisco Systems (0,45 %), Visa (0,41 %) o Coca-Cola (0,32 %). 

En tanto, en los mercados europeos continuaron las pérdidas moderadas. El FTSE 100 londinense bajó 0.36% y se ubicó en 5,950.23 unidades. En París, el CAC 40 sufrió una pérdida de 0.39%, esto es, 16.72 puntos menos, cerrando en 4,223.04. El DAX de Frankfurt cerró en 9,388.05, perdiendo 75.59 puntos (-0.80%).

El IBEX 35 de Madrid cerró en 8,194.20 enteros, con 101.20 puntos de pérdida (-1.22%). FTSE MIB MILAN bajó a 16,909.56, esto es, una pérdida de 202.80 (1.19%).

SWISS MARKET ZURICH registró una baja de 0.67% cerrando en 7,863.36, 53.25 puntos menos. AEX AMSTERDAM se estableció en 411.96 enteros (-0.44%).

Por otro lado, los principales mercados asiáticos también cerraron con números negativos. En tokio, el NIKKEI 225, perdiendo 229.63 puntos, cerró en 15,967.17 unidades (-1.42%). El SE COMPOSITE de Shangai cerró en 2,860.02 (-0.10%)  y, en Hong Kong, el HANG SENG marcó final en 19,285.50 puntos (-0.40%).

Al cierre de la sesión bursátil, el oro subía a 1.228,2 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a diez años avanzaba al 1,756 % y el dólar perdía terreno frente al euro, que se cambiaba a 1,1130 dólares.