Visa Internacional hará una oferta vinculante para quedarse con Prisma

Por la devaluación, a los 14 bancos dueños de Prisma se les complicó la venta, que debía hacerse en septiembre. Pero prácticamente no hubo ninguna oferta: solo una que no era firme. Ahora, el Gobierno les dio el plazo que ellos quisieron, hasta el 27 de enero de 2019.

La devaluación complicó la venta de Prisma, que debía haberse hecho en septiembre, pero de las siete ofertas no vinculantes que habían recibido en junio, sólo una avanzó, pero no era en firme, ya que le faltaban ciertas formalidades a la que habían hecho Advent en conjunto con Bain de u$s 700 millones por el 51% y de u$s 1200 millones por el 100%.

Los 14 bancos dueños de la operadora de Visa, Banelco y Pagomiscuentas rechazaron entonces esta única oferta y pidieron al Gobierno más plazo, hasta que se abrieran los mercados de deuda para la Argentina. En principio se habló de fin de año, pero finalmente acordaron hasta el 27 de enero del año que viene, de modo que en febrero Prisma ya debería estar vendida.

Para corroborar esto, altas autoridades gubernamentales se reunieron con fondos de inversión que les reconocieron que sus clientes que habían hecho ofertas no vinculantes no hicieron luego las vinculantes por el impacto de la devaluación y todas sus vicisitudes, pero que para enero sí estaban en condiciones de volver al ruedo. De hecho, Visa Internacional, que es junto con los 14 bancos uno de los dueños de Prisma, había hecho una de las siete ofertas no vinculantes por el 100% y ahora volverá a hacer una oferta vinculante seguramente por el 100%, según pudo saber este diario por fuentes al tanto de la negociación, en estricto off de récord.

Claro que Advent y Visa son dos tipos de compradores muy diferentes: el primero es un fondo de inversión que viene a comprar para mejorar el EBITDA y luego vender. Visa, en cambio, es una multinacional de primer nivel que viene a defender su marca, darle valor y luego vender la parte de adquirencia.

El objetivo de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia es desarmar la integración vertical que hoy tiene Prisma, de modo de llevar competencia al mercado de los medios de pago electrónico y que entren más players a competir.

La intención de vender el 51% es que los bancos se queden adentro, y dentro de un año o año y medio salir a cotizar en la Bolsa de Nueva York, aunque no descartan hacerlo en la de San Pablo. Aunque los bancos pueden querer tener mayor liquidez y preferir una oferta por el 100%, por eso es que se les pidió a los siete candidatos que hicieran ofertas tanto por el 51% como por el 100%.

La valuación que les dio Goldman Sachs, que tiene el mandato de venta, fue de u$s 1500 millones, aunque el precio dependerá del EBITDA, o sea de la utilidad, que en el último balance arrojó una ganancia de u$s 320 millones, lo que duplicó al 2016.

Visa Internacional había ofertado por el 100%, Bain por el 51% y Advent también por el 51%, pero con fundraising del HSBC (uno de los 14 bancos dueños). De hecho, una misión de cinco ejecutivos había llegado desde los headquarters de Londres para instalarse en la sucursal local, pero separados del resto del HSBC, por temas de confidencialidad. La entidad es uno de los 14 bancos accionistas junto a Visa.

En cuanto a Advent, es asesorada por el ex presidente de Visa, Luis Schvimer, y por José Petrocelli, ex CEO del Banco Francés, ex director del Galicia y ex presidente del BST, que fue quien acercó a Schvimer a Advent. El problema de la oferta de Advent es que estaba vinculada a la apertura de los mercados, lo que hacía que la oferta fuera endeble. Porque al no tener la posibilidad de emitir y colocar en el exterior, no tendrían la posibilidad de conseguir el financiamiento. Por eso se decidió esperar hasta que se estabilizara la situación macroeconómica.

Tags relacionados

Más de Finanzas Mercados

Noticias del día
Mercado

El Tesoro de Joe Biden no devaluará al dólar

El Tesoro de Joe Biden no devaluará al dólar
La designada Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, sostendría en el Senado que no se propone generar competitividad a través del manejo de la cotización de la moneda. A su juicio, sería tarea del mercado

Cronista y Reuters