Ven oportunidades en bonos pese a que la probabilidad implícita de default supera el 70%

El riesgo país crece un 33% desde el canje de deuda y las paridades de los bonos se encuentran debajo del 40% en toda la curva. Para analistas, estos niveles podrían ser un buen punto de entrada para comenzar a armar posiciones.

El riesgo país argentino sube un 33% desde que el Gobierno efectivizó el canje de deuda a comienzo de septiembre, lo cual implica que los bonos evidenciaron un fuerte retroceso de entre 26% al 30%. Las tasas de interés de los bonos reestructurados salieron a cotizar al 11% y la caída hizo que se desplace hacia niveles de 16%. En el mismo sentido, las paridades de los bonos cayeron otra vez a niveles debajo del 40% y se sitúan en zonas en las que operaban en el momento de la segunda oferta de reestructuración de la deuda que envió el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Las paridades se desplomaron desde 53% posterior al canje hacia niveles debajo de 40%. En paralelo, las curvas soberanas se desplazaron al alza y se invirtieron. Todos estos movimientos son síntomas de una fuerte desconfianza que tienen los inversores para con la deuda local.

Juan Cruz Lekovic, estratega de Mercado de Banco Galicia, afirmó que la baja paridad con la que operan los bonos soberanos es la consecuencia de la estructura que tienen, de bajo cupón y una alta tasa de descuento.

Dado que en los próximos años, los intereses que devengan son muy bajos comparados con la tasa de rendimiento que se les exigen, el resultado es la baja paridad actual entre 35% y 42% dependiendo el bono. En términos absolutos, la paridad actual se sitúa en valores vistos en mayo 2020, previo a la segunda oferta presentada para un canje. En términos relativos, sólo los bonos soberanos de países en default presentan una paridad menor que los argentinos , dijo el especialista.

En línea con lo que menciona Lekovic, hoy las paridades de los bonos con calificación CCC se encuentran en torno al 60% y 80%. Los bonos con calificación B operan con tasas de 90% al 110% mientras que el resto de los bonos investment grade, BBB y A operan con paridades superiores al 100%

Visto de esta manera, los bonos argentinos se encuentran muy apartados de la actualidad de la renta fija a nivel global no solo por la tasa con la que operan sino también por la paridad de los mismos. A nivel mundial, los bonos grado de inversión rinden menos del 2%, los de grado especulativo rinden entre 4% y 5% mientras que los bonos de mercados emergentes de alto rendimiento operan con tasas que van desde el 6,5% al 8%. Argentina rinde 16%, es decir, el doble de lo que rinden los bonos más riesgosos del planeta.

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos, indicó que los bonos cuando operan en ese nivel de paridad, incorporan una probabilidad de default o reestructuración alta.

Luego de una reestructuración como la que hizo Argentina este año, debería ser mucho más baja la probabilidad de default, pero evidentemente desde la perspectiva del mercado, esa reestructuración no fue suficiente para aclarar el horizonte de largo plazo para la deuda argentina. Si bien los vencimientos de bonos en moneda extranjera han quedado reprogramados de manera tal que implican una muy baja necesidad de acceso al mercado en los próximos 3 a 5 años, existen otros factores que generan incertidumbre y están afectando a la paridad de los bonos porque hacen a la capacidad de repago del país , remarcó el economista jefe de Quinquela Fondos.

Benítez remarca que en ese grupo de factores están el proceso de renegociación con el FMI y esencialmente el ordenamiento fiscal, cambiario y monetario que necesita la economía argentina para consolidar el crecimiento.

Hoy el mercado entiende que, si bien el perfil de vencimientos de los bonos no tiene exigencias de corto plazo, noticias negativas en los temas planteados pueden afectar a la cotización de los bonos y obligarlos a contabilizar pérdidas. Por eso el nivel actual de precios , sostuvo. 

¿Se abre un punto de entrada?

Los bonos soberanos en dólares se encuentran operando un 28% debajo de los niveles vistos posterior al canje de deuda, con tasas que superan el 16% en el caso de los bonos ley Nueva York y ley local. Además, la probabilidad implícita de los bonos es superior al 70% en 2025. Pensando que hay tiempo para acomodar la macroeconomía y que empiezan a aparecer señales positivas en ciertos cambios en la estrategia por parte del Gobierno, marcando un giro hacia la ortodoxia, podría comenzar a abrirse una oportunidad o punto de entrada para la renta fija local.

Federico Pérez, gerente de Inversiones de Mariva Fondos, entiende que no ha habido un castigo exagerado para los bonos argentinos aunque, dado el precio actual de los mismos representa un buen punto de entrada para ir armando posición tanto en bonos hard dólar como en fondos comunes de inversión.

“No vemos que haya un castigo exagerado. Tuvimos una reestructuración soberana en la que luego evidenciamos una corrección de los bonos que llevaron a los precios a tasas de 15% y 16,5%. Argentina arranca desde un piso muy abajo ya que el apetito global en el mundo es elevado, sostenible y fundado. El escenario para los mercados emergentes en un mundo de pos-pandemia luce favorable y en ese sentido, si Argentina lograra mostrar un giro hacia la ortodoxia de la economía, junto con un acuerdo con el FMI, sus bonos podrán comprimir rápidamente , afirmó.

A su vez, el gerente de inversiones de Mariva Fondos entiende que los bonos hard dólar son los de mayor potencial hacia adelante.

“En donde más vemos valor es en los bonos soberanos hard dólar. Los globales 2030 y 2035 son los que más nos gustan. Nuestro fondo MAF Renta tiene gran posición en esos bonos. También vemos valor en bonos corporativos locales, los cuales llevamos a cabo estrategias de inversión en dichos productos en el fondo MAF Mix 2. A nivel general, creo que el punto de entrada es bueno como para poder ir armando posición , dijo.

Juan Cruz Lekovic también ve atractiva relación riesgo/retorno dado que el potencial upside sería bastante mayor al potencial pérdida si se toma como referencia los valores extremos, siendo el máximo el 15 de septiembre y el mínimo visto el 30 de octubre pasado. Además, afirma que al menos por ahora, el contexto internacional ayuda.

“El dólar debilitándose empuja commodities, mientras que países emergentes y deuda corporativa USA high yield se encuentran operando en spreads cercanos a sus mínimos históricos. De largo plazo, pensando en que la baja esta acotada y que Argentina podría aspirar a operar en la zona de Ucrania, Turquía y Egipto dentro de 5 años, la relación riesgo/retorno luce incluso más atractiva que en el corto plazo , estimó el estratega de Banco Galicia.

Si un inversor considera que el proceso de negociación con el FMI va a ser exitoso y que de allí surgirá un programa consistente, los actuales valores implican una oportunidad de ganancia de capital elevada. A manera de ejemplo, si el rendimiento de los bonos regresara al andarivel del 12%, la mejora en el precio promedio de los bonos sería del 25% , afirmó, por último, Rodrigo Benítez.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios