Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cavanagh, de Itaú: "Vemos hoy a Argentina como el país de la región con más potencial"

En el banco confían en un despegue del país pero creen que será gradual: prevén crecimiento y una inflación a 25% recién para 2017. De todas maneras, sobran inversores interesados

Cavanagh, de Itaú:

El cambio de gobierno genera inmensas expectativas entre los grandes inversores y esto se puede percibir en hechos. Itaú BBA cambió de locación a su Vicepresidente Senior de Research para el Cono Sur y el Corredor Andino, Ricardo Cavanagh, de Santiago de Chile a Buenos Aires por el interés en Argentina "como destino de inversión por parte de fondos internacionales", tal como indicaron desde la entidad. Cavanagh aseguró que "Argentina tiene todo para volver a ser la estrella de los mercados", y que el banco recibe "muchas consultas de inversores interesados". Si bien los sectores más atractivos siguen siendo el energético y el bancario, el experto incluyó también al de infraestructura, al agropecuario, el minero, el de telecomunicaciones y el del comercio.

–¿Argentina pasó de ser un país desechado por los inversores a convertirse en favorito?

–Dentro de los países de Latinoamérica, creo que Argentina tiene todas las condiciones para pasar a ser la estrella. El país parte de unos guarismos, en muchos aspectos del mercado, que solamente tiene terreno por mejorar aun en un contexto generalizado de commodities a la baja, de economías que se han ralentizado. En los últimos 15 años hubo en la región una expansión del sistema financiero, y todavía guarda un espacio de crecimiento importante, pero dentro de ese denominador común, Argentina es el que tiene más potencialidad, básicamente hoy la relación préstamos PBI es de 14% cuando en Chile es del 90%.

–¿Cuáles son las expectativas del banco para crecimiento, inflación y tipo de cambio?

–Para este año vemos una economía planchada, una inflación del 34% y un dólar, al día de hoy (ya que está en constante cambio), de $ 17,1 para diciembre. Para el año que viene calculamos un crecimiento del 3% y una inflación de 25%.

–Pero todavía falta mucho para que lleguen los cambios. Y los commodities a la baja no colaboran. ¿En qué se basa la fe de los inversores?

–Si bien a los mercados les interesan los cambios estructurales, también tienden a moverse por la percepción de cada momento. Por ejemplo, hace diez años, el momento era latinoamericano, los commodities, la plata entraba a raudales. en este momento, por un cambio de orientación político-económica relevante atrae. Esta apertura, esta búsqueda de inversión privada. En cuanto a la situación de los commodities, creo que todos los países de la región tienen que embellecerse para lograr atraer inversiones. Lo que veo que están haciendo para compensar la caída de precios es, por un lado exportar productos no tradicionales. En Colombia hay expectativa de que la industria tome vigor y Chile exporta salmón e industria. Se espera que el desarrollo de infraestructura ayude a mantener a las economías. Creo que Argentina va para ese lado también. Hay que aclarar que el sector agrícola está mejor que dos años atrás, entre la suba del tipo de cambio y la quita de retenciones.

–¿Y Brasil? Si Argentina es la estrella, ¿quiere decir que es mejor vista que Brasil?

–Brasil siempre va a ser Brasil, por su tamaño: un mercado de 200 millones de personas y muchísimas empresas. No se pueden comparar en tamaño, pero sí en cuanto a momento. Los fondos que invierten en mercados emergentes o latinoamericanos, quieren buscar un país donde haya buenas noticias y en este momento es Argentina el de las buenas noticias. Hoy Argentina está en la vidriera.

–Todavía hacer falta dejar de ser un mercado de frontera. ¿Cuándo cree que sucederá?

–La posibilidad de obtener financiamiento en mercados internacionales a un costo razonable tal vez sea lo más relevante; eso permite la motorización de la economía. Con la reinserción en el mercado de capitales lo bueno ya esta, o bastante de lo bueno ya está. Si uno ve el incremento del volumen operado en acciones ha sido muy grande aun siendo frontera. En junio de cada año el MSCI, por junio, publica las categorías. Creo que 2017 o tal vez 2018 Argentina podría volver a ser considerado emergente. No obstante, incluso con categoría de frontera, las perspectivas han cambiado.

–¿Cree que va haber demanda por los u$s 15.000 millones que se van a emitir en bonos?

–Dado que las tasa de interés en el mundo son tan bajas, creo que va a haber interés. Si uno mira la deuda argentina en dólares sobre PBI es extremadamente baja, con acceso al mercado la capacidad de repago luce muy bien. Pienso que va ser una tasa atractiva, pero no podría dar un número exacto.

–¿Qué sectores recomiendan para invertir en acciones locales?

–Haría una distinción entre lo que es el momento y las valuaciones. El mercado bursátil argentino ha tenido un crecimiento de la valorización muy importante, en especial los bancos y el sector eléctrico. Lo que pasó en estos tres años, cuando uno miraba la valorización de los bancos, el activo por excelencia en Argentina, pensaba que era un disparate de barato, pero hoy los múltiplos son más acordes a los de las región. Hay que tener en cuenta el horizonte de inversión de cada inversor. Si uno mira los objetivos de crecimiento, de inversión, la posibilidad de que baje la inflación, el desarrollo que puede tener el sistema bancario, está claro que hay mucho por crecer. En cuanto a las energéticas, es otro sector que debería ser bandera. Si uno ve los guarismos de la región, las eléctricas tienen menor costo, menor intensidad. Creo que una vuelta a un marco regulatorio que sea más compatible con nivel de inflación va a servir para que el país crezca. Puntualmente, nos gusta YPF, a pesar de la baja del crudo. Creemos que el precio internacional debería estar el año que viene en torno a los u$s 50. Dada la tremenda necesidad de inversión en Argentina, pienso que va a haber un desarrollo que se verá más en 2017.

–¿Son los únicos sectores?

–No, son muchos. Desde ya que la infraestructura, el agro, las telecomunicaciones y el comercio también son atractivos. Si uno ve lo que es la penetración de tiendas departamentales, shoppings, casa para el mejoramiento del hogar, en los países vecinos, notará que el desarrollo es muy grande. Está la minería también; donde creció el foco en cuestiones ambientales.