Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Trump y Twitter: crean índices con empresas más defendidas y atacadas

Uno agrupa a las que el nuevo presidente más apoya a través de sus comentarios y otro, a las más castigadas. Desde las elecciones, el primero gana 10 puntos más que el S&P 500.

Trump y Twitter: crean índices con empresas más defendidas y atacadas

"Make America Great Again" (‘Hacer Grande de Nuevo a EE.UU.‘) fue el lema de Donald Trump durante toda su campaña electoral. "Make Index Investing Great Again" (‘Hacer Grande de Nuevo la Inversión en Índices‘) es el mantra de Barry Ritholtz, fundador de Ritholz Wealth Management, un fondo de inversión que administra una cartera de u$s344 millones y que acaba de volverse conocido por dos índices que creó en base a los tweets del nuevo presidente estadounidense.

Sus dos indicadores que lo han vuelto célebre por estos días son los "POTUS indexes", llamados así por las siglas que forman "President Of The United States", nombre de la cuenta presidencial en Twitter. ¿Por qué se decidió a crear estos dos indicadores? Según el ejecutivo, la explicación hay que buscarla por el lado de la herramienta de comunicación preferida de Trump: su cuenta personal en la red del pajarito azul.

"Al comprobar que había valiosos datos en esos 140 caracteres, capaces de hacer mover los mercados y modificar las percepciones de los fundamentals de las empresas, y que el presidente estadounidense era la persona más poderosa del mundo, me pregunté cómo aprovechar esas posibilidades de generar rendimientos superiores a los de los mercados. Cada una de sus palabras es importante, estés o no de acuerdo con él", explicó Ritholz.

Fue así que el analista decidió aprovechar el ciclo de cuatro años que se inicia el próximo 20 de enero para sacarle el jugo a los comentarios que siga twitteando Trump, muchos de ellos capaces de dirigir el valor de una acción (o incluso de un índice) hacia una tendencia alcista o bajista, según el humor de cada posteo.

Para eso, sus dos índices POTUS están constituidos por acciones según la forma en que Trump las ha venido "tratando" desde que ganó las elecciones. Aquellas compañías de las que el nuevo presidente se refirió en términos positivos (o incluso que algunos de sus ejecutivos están siendo promovidos para formar parte del nuevo gabinete) integran el primer índice, bautizado como "The Oligarch Index". Mientras que el segundo indicador está compuesto por aquellas empresas que fueron "destruidas o criticadas" en distintos tweets. "Podríamos llamarlo The Drain the Swamp Index", contó a Bloomberg el experto, como una muestra de ironía hacia Trump, quien prometía durante la campaña "secar el pantano" de la corrupción política de Washington.

Y a la luz de los resultados alcanzados, el olfato financiero de Ritholz parece no estar en discusión. Porque desde la elección del 8 de noviembre, el índice "Oligarch" ganó un 18,8%, mayor que el S&P 500 (+8,8%), mientras que el indicador "Drain the Swamp" sólo ganó un 6,6%.

¿Un país más grande?

En el primer índice, el de los oligarcas, hay acciones como Colony Capital, Exxon Mobil, Goldman Sachs, JPMorgan, Facebook, Ford Motor, PayPal, SoftBank y United Technologies, todas bendecidas por los comentarios del magnate inmobiliario. Mientras que en el segundo indicador, se ubican Amazon, Boeing, General Motors, Kellogg, Lockheed Martin, Macy’s, New York Times, PepsiCo, Time Warner, Toyota y Tesla.

¿Por qué estas empresas están cada uno de los dos índices? El motivo de su elección podría resumirse en "dime quién la dirige y te diré qué futuro le espera". Así que como muestra, bastan algunos botones: la inmobiliaria Colony Capital tiene como presidente del consejo de administración a Tom Barrack, quien fue orador de la Convención Republicana, por lo que la compañía va a estar protegida por los próximos cuatro años (y más si se confirma esta sensación de que llega al gobierno de EE.UU. un "capitalismo de amigos" con similitudes al de Rusia o al de la Argentina del último Gobierno).

La petrolera Exxon Mobil ya logró "colocar" a su CEO Rex Tillerson como candidato a Secretario de Estado, nominación que por estos días se está evaluando en el Congreso, pero que a pesar de los lazos de amistad de Tillerson con el gobierno ruso, parecería ser aprobada. Steve Mnuchin, de Goldman Sachs, es el candidato a Secretario del Tesoro y el cofundador de PayPal, Peter Thiel, fue uno de los primeros ejecutivos del sector tecnológico en apoyar a Trump.

United Technologies está incluida en el primer indicador por ser la propietaria del fabricante de aires acondicionados Carrier, quien se comprometió a mantener los puestos de trabajo en el país.

Mientras tanto, en el caso opuesto (el índice "Drain the Swamp"), también hay motivos para que las compañías listadas estén en ese purgatorio financiero.

Las aeronáuticas Boeing y Lockheed presentaron proyectos de aviones para el gobierno ("Air Force One" y F-35) demasiado costosos, algo que el nuevo presidente se ocupó de recalcar en sus tweets. La cadena Macy’s retiró de la venta de sus tiendas la colección de ropa con la marca del magnate ("¡Desleal!", fue la reacción de Trump en Twitter).

En tanto que las empresas de medios (Time Warner y New York Times) son enemigos declarados del nuevo presidente, como casi todos los periodistas (Amazon también cae en la bolsa porque es propietario del Washington Post). Y lo mismo se puede decir de empresas como Kellogg, que decidió no hacer publicidad en medios afines al nuevo gobierno, como el conservador Breitbart News.

Pero lo más absurdo le toca a Twitter, la red fetiche de Trump: está entre las empresas atacadas por haberse negado a crear un emoji "Hillary Mentirosa". Para Ritholz, "la élite liberal no va a saber apreciar el interés intelectual de construir esta clase de índices. Es que no entienden la nueva era del populismo, de la viralidad de los medios sociales y de la libertad adoptada por los políticas frente a los hechos de la realidad".