Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Tras la vuelta a los mercados, el riesgo país llegó a quebrar los 400 puntos

El entusiasmo de los inversores globales por la nueva emisión de deuda argentina en el mercado de capitales luego de quince años de aislamiento, se tradujo en una baja del riesgo país, que ayer retrocedió 20 puntos a media rueda, quebrando la barrera psicológica de los 400 puntos básicos; para después recortar la caída y finalizar a 403 puntos básicos.
De esta manera, el indicador que mide el JPMorgan se contrajo ayer un 3,13%, 13 puntos básicos, y acumula una baja de 9,2% en los últimos treinta días, cuando el arreglo con los fondos buitre comenzó a parecer inminente en los mercados.
Ayer, a pesar de la euforia del día, el balance de los títulos públicos fue mixto. Mientras el Bonar 2024 bajó 0,26% hasta los u$s 111.4 en Nueva York, el Discount avanzó 1,05% hasta ubicarse en precios máximos a u$s126.14.
El riesgo país se movió en los últimos años al compás de las marchas y contramarchas del litigio por la deuda argentina. Tras pisar su mínimo de 200 unidades en 2007, hace casi dos años cuando el conflicto con los fondos buitre entró en su punto más álgido, el indicador trepó hasta los 850 puntos básicos, en junio de 2014.
El indicador, que se conforma por precios de diferentes bonos soberanos, es una referencia primaria para saber el nivel de vulnerabilidad de una economía. Desde la salida de Cristina Kirchner del Gobierno, el riesgo país se redujo 77 puntos básicos, un 16,04%.
La salida del default en Argentina y la inminente destitución de Dilma Rousseff por el impeachment en Brasil achicaron la brecha del EMBI de ambos economías vecinas,que ahora es de 9 puntos.
Los analistas de mercado se entusiasman con esta nueva reducción del riesgo argentino, que acerca al país a la categoría de mercado emergente, lo que a su vez se traduce en una eventual nueva llegada de capitales extranjeros.