Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras el efecto Trump, México tienta a los que nadan contra la corriente

El negativismo de los mercados emergentes en general, y de México en particular, pueden devenir en oportunidades de compra de largo plazo en el mercado financiero. El peso mexicano se aprecia un 7% desde la asunción de Trump y la bolsa de ese país recupera casi 10%. El FMI y calificadoras de riesgo están negativas con México y reducen sus proyecciones de crecimiento

Tras el efecto Trump, México tienta a los que nadan contra la corriente

Hoy en día no existe una especulación mas opuesta al consenso que apostar a los mercados emergentes en general y a México en particular. Las especulaciones en base al contrary opinion están basadas en que los inversores tienden a buscar oportunidades de compra en aquellos mercados en los cuales la mayoría de los participantes tienen una visión pesimista respecto del futuro del mismo.

Los mercados suelen encontrar su piso en momentos de grandes crisis económicas y políticas profundas, malas proyecciones económicas hacia el futuro por parte de las calificadoras de riesgo e instituciones financieras de renombre internacional. La popularidad de los gobernantes cae en picada, junto con protestas sociales que ocupan las calles de las principales ciudades de dicho país. Cuando todos están pesimistas es justamente cuando aparecen las oportunidades de compra.

En definitiva, los pisos se dan con un cúmulo de malas noticias y pesimismo mientras que los techos de mercado se condicen con contextos de optimismo y euforia. El inversor contrarian se basa en la premisa de entender al mercado dentro de parámetros irracionales y no sacar conclusiones racionales, respecto de lo que puede ocurrir en el futuro y por ello es que, generalmente, se anticipa a los cambios de ciclo de los mercados financieros.

Por ello es que México y los emergentes representan hoy una gran oportunidad de largo plazo. Las medidas proteccionistas de Trump son una amenaza económica para los emergentes, con China, Brasil, India y México como los grandes perjudicados de dichas medidas que golpearían sus balanzas de pagos y generarían una presión devaluatoria en las monedas, con lo cual colaboran en que ocurran distorsiones económicas a nivel local. Por ello se ha puesto en tela de juicio el potencial que puedan llegar a tener las economías emergentes en la era Trump y los grandes desafíos que estas pueden tener de cara al futuro.

La popularidad de Peña Nieto cayó a mínimos históricos luego del ‘gasolinazo’. La ultima encuesta indicó que un 86% de los ciudadanos desaprueba el trabajo de Peña Nieto como presidente, tras darse el aumento al precio de la gasolina y la falta de firmeza a la hora de responder a los embates de Trump. El pesimismo de las calles de México se traslado también a las proyecciones del FMI en enero pasado que recortó su estimación de crecimiento bajándola seis décimas a 1,7% para este año y de 2% para 2018.

El FMI mencionó que su pronóstico está basado en el supuesto de cambios en el espectro de políticas adoptadas por el nuevo gobierno estadounidense, con los consiguientes efectos de contagio a escala internacional. Las calificadoras de riesgo no tardaron en hacerse eco de la situación económica mexicana y han comenzado a amenazar con degradaciones de deuda. Música para los odios del contrarian investor.

Pese a todas estas proyecciones negativas, el mercado se ha comportado de manera sumamente irracional y ha generado movimientos que ha sorprendido a más de un inversor racional pero que no serían tan difíciles de entender por quienes siguen la lógica contrarian. Desde la asunción de Trump como presidente de EE.UU. el peso mexicano se apreció un 7,3% y las acciones mexicanas en Wall Street subieron un 10% en el mismo periodo.

El ETF de México se encuentra operando en zona de importante soporte junto al 61,8% de fibonacci de todo el avance iniciado en 2009 y a la línea de tendencia que une mínimos desde 1998 y desde donde el mercado intentó siempre una recuperación.

Dado el negativismo y el reconocimiento de soportes, es factible especular con que el índice pueda generar nuevas subas tal como lo hizo en periodos anteriores y buscar atacar y superar escollos en los u$s 48 o u$s 50 primero y u$s 53 más tarde. El quiebre por encima de tales niveles llevaran a los precios hacia obstáculos superiores en los u$s 58 o u$s 60 en los próximos meses. Solo con caídas directas debajo de los mínimos alcanzados en u$s 40, el índice quedará vulnerable a extender las pérdidas hacia valores aún más deprimidos entendiendo a dicho dato técnico como una señal de debilidad de cara a las próximas semanas y meses.

En definitiva, tanto México como los emergentes se encuentran en zona de importante soporte y si bien aún es prematuro sugerir un piso, es factible especular con que podremos ver nuevos avances en los próximos
meses, sobre todo con el contexto de pesimismo y negativismo respecto de tales mercados producto de Trump y de sus políticas proteccionistas.