Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tras Trump, la tasa americana a 10 años sube con la mira puesta en la Fed

Luego de Trump, la tasa del tesoro americano salto por encima de 2,20%. Las probabilidades de la suba de tasas de la Fed se ubican por encima del 90%

Tras Trump, la tasa americana a 10 años sube con la mira puesta en la Fed

Sin dudas uno de los mercados que más volatilidad ha tenido en las últimas horas ha sido el mercado de bonos de EE.UU., donde se han visto importantes caídas generando a su vez una suba significativa de las tasas de interés, que pasaron de 1,35% en junio pasado a niveles actuales de 2,21%. Estos fuertes movimientos se deben en parte a una especulación respecto de la suba de tasas de la Fed en diciembre próximo. Dicha recuperación no es gratis y los mercados de bonos a nivel global se encuentran mostrando importantes debilidades.

El mercado bursátil ha venido especulando con dos grandes eventos en los últimos meses que podían llegar a generar cambios importantes en el status quo y equilibrio de los activos financieros a lo largo y a lo ancho del planeta. Uno de tales eventos ya forma parte del pasado y tenía que ver con las elecciones presidenciales en EE.UU. que dieron como victorioso al magnate Donald Trump y que, a partir del cual, los mercados accionarios y de renta fija comenzaron a generar movimientos extremos con elevada volatilidad.

El segundo evento aun no ha sido resuelto y tiene que ver con la próxima reunión del Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC) y en la que se decidirá sobre el futuro de las tasas de interés. Estas se mantienen en niveles de entre 0,25% y 0,50% y el mercado ha especulado con que estas finalmente sean nuevamente reacomodadas en un rango superior de entre 0,50% y 0,75% luego de la próxima reunión.

Justamente, el mercado adjudica una probabilidad de ocurrencia de dicha suba del orden del 92%, dándolo como un hecho casi consumado. De este dato se pueden desprender varios análisis:

- Dado el elevado nivel de probabilidad adjudicando por el mercado a tal evento, si el FOMC no hiciese exactamente tal cambio en las tasas de interés de EE.UU., podría generar elevados niveles de volatilidad en los distintos activos financieros no solo por la sorpresa en la noticia sino por el hecho de que los miembros de la Fed no se estarían comportando tal como lo esperan los inversores. Dicha desilusión podría generar ganadores y perdedores importantes pero en el fondo de todo, nunca hay que dejar de considerar las probabilidades de que el evento en cuestión no quede realmente consumado, es decir, no hay que menospreciar la alternativa menos probable y sus potenciales consecuencias. El resultado de la elección presidencial con Trump como ganador es un claro ejemplo de tal situación ya que, antes de comenzar el conteo, encuestadoras y diarios prestigiosos de EE.UU. daban por hecho la victoria de Clinton. Vaya sorpresa que se encontraron.

-Los mercados financieros ya están tomando nota de que dicha suba de tasas será finalmente en diciembre y por ello es que la tasa del bono a 10 años del tesoro americano ha mostrado importantes avances pasando de 1,35% en junio pasado hasta los valores actuales de 2,21%. Estos movimientos han generado una presión bajista importante en los bonos de Latinoamérica y de alto riesgo (High Yield) en los países centrales. De confirmarse una nueva suba de tasas en diciembre, dicha presión bajista en los bonos largos de alto riesgo y sobretodo de emergentes, continuarán bajo presión y vulnerables a continuar con el ajuste hasta alcanzar niveles de rendimiento nuevamente atractivos para los inversores de todo el mundo.

- En el caso en que la tasa quede finalmente confirmada, volverá un debate central que existía a comienzo de 2016 en el cual se ponía en discusión la velocidad que pretende implementar a dicho proceso de tightening (suba de tasas) los miembros de la Fed y, en este caso también, el flamante presidente electo Donald Trump. En el caso en que la suba de tasas sea gradual tal como Yellen había anunciado en un primer momento a fines de 2015 será una buena noticia para los mercados de renta fija mundiales y sobre todo para emergentes high yield. Caso contrario, ante las chances de que la suba sea más empinada de lo esperado, la reacción negativa que tendrán los bonos de emergentes y sobre todo los de mayor duration, será importante y por lo tanto habrá que permanecer con mayor cautela en el posicionamiento de dichos activos.

La selectividad en las próximas semanas será clave y leer las entrelineas de los mensajes de los miembros de la Fed en su reunión de la FOMC será importante para proyectar los objetivos de tasas que muestran para los próximos años y la velocidad en la que pretenden llegar a tales metas.