Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Transferencias bancarias: ya funciona el alias que reemplaza a la CBU

Los clientes ya pueden registrarlos creando un código alfanumérico de entre 6 y 20 caracteres. Se obtienen por homebanking y, como las direcciones de mail, no pueden repetir el de otro usuario. El usuario se lleva la identificación cuando cambia de banco.

Transferencias bancarias: ya funciona el alias que reemplaza a la CBU

Desde ayer, los clientes de los bancos argentinos pueden crear sus “alias CBU”, códigos alfanuméricos que reemplazan (en realidad, convivirán) con la Clave Único Bancaria (CBU) en la identificación de las cuentas para, por ejemplo, realizar transferencias.

Las CBU seguirán vigentes (es decir, quien realizaba transferencias desde una cuenta a otra, propia o ajena, usando la CBU, podrá seguir haciéndolo), pero convivirán con el nuevo alias alfanumérico.

El objetivo del Banco Central al impulsar y reglamentar esta iniciativa fue el de facilitar y promover los medios de pago electrónicos: ya no hará falta dictar y/o anotar los 22 números de la CBU sino simplemente el alias, que puede, por ejemplo, repetir el nombre, el mail o el usuario de redes de cada cliente (“juanperez” o “juan.perez123”, por ejemplo).

El nuevo código debe tener entre 6 y 20 caracteres y admite letras, números, guión medio y punto. Se puede usar cualquier combinación… siempre y cuando no la haya registrado alguien antes. Una vez creado, el alias se puede modificar.

La identificación, además, es “portable”, es decir que el cliente la puede llevar de un banco a otro cuando cambie de entidad. De esa manera, no necesitará reconfigurar las aplicaciones que haya asociado a su alias ni comunicar a todos sus destinatarios una nueva identidad bancaria.

De todos modos hay que tener en cuenta que, por una cuestión lógica, hay que generar un “alias” distinto por cada cuenta activa (ya sea en distintos bancos o diferentes tipos de cuentas –caja de ahorro en $ y u$s y cuenta corriente en $ y u$s- de una misma entidad).  Cuando un mismo cliente/usuario repite un alias para una cuenta nueva, se desvincula de la anterior.

El alias se genera a través del homebanking, con pasos apenas distintos según el banco. Básicamente, hay que ir a las opciones personales de la cuenta; ya allí, a la “administración de alias-CBU” o la "consulta de CBU" y ahí "agregar" o "asociar" el alias; el único paso antes de terminar de crearlo es la verificación de que el “alias” elegido no haya sido usado ya por otra cuenta.