Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Trabas a limones hicieron caer a San Miguel en medio de una rueda alcista

La frutícola tucumana fue la primera de las empresas que cotizan en el mercado local que sintió fuerte el peso del proteccionismo del nuevo gobierno de Estados Unidos. La acción bajó 6,7%, a contramano del resto de la bolsa porteña, luego de que se conoció la decisión de la Casa Blanca de suspender por 60 días la importación de limones a su país.

Trabas a limones hicieron caer a San Miguel en medio de una rueda alcista

En la primera rueda de la bolsa local tras la asunción del republicano Donald Trump en los Estados Unidos se sintió el impacto de las primeras medidas que tomó el flamante presidente norteamericano. Concretamente, tras conocerse la decisión del Gobierno de Estados Unidos de interrumpir la importación de limones por 60 días, los papeles de la frutícola tucumana San Miguel se hundieron casi un 7%.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, sus siglas en inglés) decidió suspender por 60 días la importación de limones argentinos, en la que es la primera medida del gobierno de Donald Trump que afecta a la relación comercial con la Argentina.

Tras conocerse la noticia, la acción de San Miguel, que había subido tras buenos indicios de una mejora en la relación comercial con el país del Norte, se desplomaron hasta 10%. Luego, al escucharse las versiones oficiales del Ministerio de Agricultura sobre buenas perspectivas para restablecer el canal comercial luego del plazo propuesto, en la bolsa San Miguel recortó su caída y finalmente cerró con un rojo de 6,7%.

"Es una noticia que no sorprendió al mercado", señaló Paula Premrou, CEO de Portfolio Persona. "De hecho, desde la victoria de Trump en noviembre pasado y a partir de sus ideas proteccionistas, el papel ya venía bajando".

Fundada en la década de 1950 en Tucumán, la frutihortícola San Miguel es la compañía más importante del rubro del país. En 2015 procesaba el 15% de los limones del mundo entero.

Hacia fines de año, los inversores de Sami, como se la conoce en el Merval, festejaron la promesa del Gobierno de Estados Unidos de reabrir el ingreso de limones a su país. En aquel momento, el papel trepó un 17% en tan sólo un día.

Sin embargo, ahora la situación parece ser diferente. A partir de la decisión de la Casa Blanca, se abre un compás de espera para los inversores. Operadores expresaron a este diario su cautela respecto al futuro de la acción, aunque no descartan que las barreras comerciales puedan levantarse en el mediano plazo.

"La acción de San Miguel había subido por la expectativa de que esa promesa de reabrir la importación de limones se cumpla", expresó Erik Schachter, analista de research de Cohen S.A. "No es algo que tenías y hoy no lo tenés, era más bien una posibilidad. Hay que ver todavía como se destraba la relación entre los dos países", agregó.

Los orígenes de San Miguel datan de principios del siglo XX, cuando las familias Mata y Mena se instalaron en Tucumán para cosechar cítricos. A mediados de la década de los 90, la firma pasó a ser propiedad del holding MPB Internacional, pero fue recién en 2006 cuando adquirió su estructura actual, al ser adquirida por tres clásicas empresarias argentinas: los Miguens-Bemberg, ex dueños de la cervecería Quilmes; por otro, los Otero Monsegur, ex dueños del Banco Francés. El proteccionismo de Trump puede impactar en distintos sectores de la economía local: desde la producción de arándanos hasta el acero y las siderúrgicas. Los analistas coinciden en que pese a las amenazas, el comercio bilateral entre Argentina los Estados Unidos es relativamente bajo como para sentir con fuerza el peso de las puertas cerradas.

"Las empresas del Merval son en su mayoría del sector petrolero, bancario y de servicios, no tienen relación con el sector exportador. Por eso, puntualmente le pegó a San Miguel la noticia de hoy", advirtió Premrou.