Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Trabajar en Wall Street, una actividad que pone en peligro la salud

La vida en Wall Street y la actividad que realizan los banqueros de inversión pasará seguramente a estar catalogada entre aquellas que hacen daño a la salud. Un equipo de investigación de la Universidad de California encontró que el insomnio, el alcoholismo, las palpitaciones, los desórdenes alimenticios y un temperamento explosivo eran comunes denominadores de muchos traders que se desempeñaban en Wall Street. En rigor, sostienen que la banca de inversión debe ser agregada a la lista de actividades que puede dañar el bienestar físico y mental. El informe remarca que quienes trabajan más de 100 horas por semana en la principal plaza financiera del mundo no sólo tienen un ego enorme, sino también una ambición desmedida, que muchas veces hace que se crean “hombres de acero”.
“Pero los banqueros de inversión son tan humanos como el resto”, reza el informe ya que bajo presión, muchos sufren problemas emocionales relevantes que los llevan a crisis que los hacen dejar su trabajo, bajo la árida competencia de unos 250.000 brokers que esperan con ansia ocupar ese lugar.
Lindley DeGarmo, de 58 años, un ex director de Salomon Brothers que dejó las finanzas en 1995 para transformarse en pastor recuerda que “se trabajaba en forma denodada incluso atentando contra el cuerpo”.
John Chrin, un ex managing director de JPMorgan Chase dejó la firma en 2009 para ocupar una posición en la Lehigh University, recuerda cómo los “junior” que llegaban a la compañía aumentaban de peso en forma considerable como consecuencia de la presión que tiene lugar en la actividad.
Alexandra Michel, una académica en la USC’s Marshall School of Business, estudió a los ejecutivos 80 horas en la semana y los entrevistó y definió: “Muchos banqueros terminan teniendo problemas de insomnio y otras adicciones como consecuencia de la fuerte cantidad de horas trabajadas”, señaló.