Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tipo de cambio que se atrasa: ¿por qué ocurre y cuáles son las razones?

Los ciclos de crecimiento en Argentina en muchos casos han estado asociados a caídas del Tipo de Cambio Real. Sin embargo, en el tiempo generan competitividad que termina abortando el proceso expansivo

por  GUSTAVO REYES Y MARIANO DEVITA

Economistas Fundación Mediterránea

2
Tipo de cambio que se atrasa: ¿por qué ocurre y cuáles son
las razones?

Los ciclos de crecimiento en Argentina en muchos casos han estado asociados a caídas del Tipo de Cambio Real (TCR). En nuestro país, parecería existir una especie de maldición: cuando la economía comienza a crecer sostenidamente, el TCR empieza a caer y se generan serios problemas de competitividad que terminan abortando el proceso expansivo y en muchas ocasiones también llevan a mega-devaluaciones y períodos de alta inestabilidad.

La experiencia internacional también muestra una relación negativa entre el crecimiento y el TCR, pero en muchos casos, estas caídas en el TCR no han generado procesos insostenibles de atraso cambiario ni abortado la expansión de la economía.

Las estimaciones de crecimiento previstas en el Presupuesto 2017 muestran que, en los planes del gobierno, la economía comenzaría nuevamente un proceso expansivo a partir del próximo año que se extendería al menos hasta el 2019. Dado este contexto, y la probable caída del TCR en los próximos años, analizaremos qué debería suceder para que esta vez el menor TCR no termine abortando el crecimiento económico ni genere los típicos procesos de inestabilidad cambiaria vividos en el pasado.

De acuerdo a lo proyectado por el gobierno, en los próximos 3 años la economía de Argentina volvería a crecer a tasas anuales del 3.5%. Al igual que lo que se observaba a nivel internacional, durante las últimas 7 décadas, cada vez que nuestro país comenzó un ciclo de crecimiento de 3 años o más años (como el que espera el gobierno), el TCR también comenzó a declinar.

Pero, a diferencia de los países que más crecieron, las caídas del TCR en Argentina dieron origen a complicadas coyunturas que generalmente terminaron abortando los procesos de crecimiento económico y con devaluaciones abruptas y períodos de alta inestabilidad.

La razón por la cual en Argentina las caídas del TCR no resultaron sostenibles fue que las mismas no se originaron en mejoras de la productividad como en los países antes analizados. A diferencia de estos últimos países, en Argentina tanto el stock de capital como la eficiencia global de la economía ha venido cayendo en las últimas décadas, afectando negativamente la productividad de la economía e impidiendo un proceso sostenible de crecimiento y de caída en el TCR.

De esta forma, las caídas del TCR asociadas a procesos expansivos en Argentina, no pueden haber estado asociadas a mejoras en la productividad de la economía sino que, probablemente se debieron a otros factores como mejoras temporales en los Términos de Intercambio, ciclos de Endeudamiento (entradas de capitales) y/o importantes aumentos en el Gasto Público. Todos estos fenómenos también reducen el TCR pero, a diferencia del aumento en la productividad, pueden resultar no sostenibles en el tiempo como, de hecho, ha sucedido en la Argentina en las últimas décadas.

Las altas necesidades financieras de Argentina (necesidad de entradas de capitales) junto con la expectativa de un nuevo período expansivo para los años 2017 /19 (como el que propone el gobierno en su Presupuesto 2017) pueden reducir nuevamente el TCR en nuestro país durante los próximos años. El reciente análisis deja al menos dos enseñanzas con respecto a esta probable evolución del TCR: una a nivel macroeconómico y otra a nivel microeconómico.

A nivel macro, en la medida que la posible caída del TCR esté asociada a una mejora en la productividad de la economía, esta resultará sostenible y no generará los ciclos inestables de atraso cambiario del pasado. Claramente para que esto suceda es totalmente necesario aumentar fuertemente el stock de capital de la economía (inversiones) y mejorar la eficiencia global. Para ambos requisitos, tanto el sector público como el privado tienen una enorme tarea para los próximos años.

A nivel microeconómico, cada empresa debe replantear su actual estrategia productiva/comercial y analizar las inversiones necesarias que les permitan sortear adecuadamente el nuevo contexto macroeconómico que parece perfilarse para los próximos años.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Jorge Borgna
Jorge Borgna 16/10/2016 11:40:12

Que la primer medida a mi criterio es liberar totalmente el precio de las divisas para que los programas se ajusten a la realidad en esa materia.

demian baus
demian baus 15/10/2016 11:52:30

La cadena de produccion en ARG es corta, cuando se recompone el salario y hay excedente del consumidor por factores exogenos. Privatizaciones, commodities etc. Se genera inflacion por sobre demanda. Falta de INV. en bs. de Capital