Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tasas más altas en EE.UU. ponen presión sobre el costo de fondeo

Tasas más altas en EE.UU. ponen presión sobre el costo de fondeo

El triunfo de Donald Trump derivó en una fuerte escalada de la tasa de interés a 10 años en EE.UU., un movimiento que anticipa a su vez la expectativa de que la Reserva Federal acelere el ritmo de ajuste monetario este año. En ese contexto, el costo de endeudamiento amenaza con encarecerse, a no ser que la Argentina consiga mejoras macro que permitan bajar el riesgo país y compensar el efecto Trump.


Así lo explica Miguel Zielonka, Director Asociado en EconViews, quien aclara que la tasa total de endeudamiento argentino puede dividirse en tres componentes: la tasa de 10 años americana que hoy se ubica en el orden del 2.5%, el riesgo latinoamericano del orden de los 220 puntos básicos y finalmente el riesgo propio argentino. Como resultado de la ecuación se desprende que el riesgo propio en exceso de los demás países de Latinoamérica es del orden de los 220 puntos básicos. Así, si el riesgo latinoamericano no cambia demasiado, la clave hoy en día va a pasar por lo que le puede llegar a ocurrir con la tasa de 10 años de Estados Unidos.

Ante el riesgo de que amplíe el avance que inició luego de la victoria de Trump, si Argentina no quiere pagar más tasa a largo plazo, lo que debe hacer es comprimir el riesgo país y el riesgo adicional frente a Latinoamérica. En otras palabras, Argentina debe trabajar sobre los fundamentals para mantener una tasa de 10 años de 7% o mejor.


Mirando al largo plazo, Zielonka sostiene que una deuda del 7% no es sostenible en el tiempo a menos que uno piense que la Argentina va a crecer nominalmente en dólares al 7% en el largo plazo. "Una deuda va a ser pagable si la tasa de crecimiento del PBI es más alta que la tasa de interés ya que sino la deuda crece más rápido que el producto y eso se vuelve explosivo", remarca.


Gabriel Caamaño, economista jefe de Consultora Ledesma, sostiene que el costo de endeudamiento pude bajar en el corto plazo pero a la larga, si no se hacen las correcciones necesarias desde el lado macroeconómico, la tasa debería volver a subir. "Con el ratio de deuda bajo, el mercado está haciendo la vista gorda en el corto plazo de que Argentina se está endeudando para cubrir gasto corriente". Caamaño sostiene que si no hay interés en reducir el déficit fiscal y/o el Gobierno pierde las elecciones legislativas, el costo de endeudamiento podría volver a incrementarse. "En el corto plazo el mercado está comprando la idea de que se van a llevar a cabo las reformas fiscales y la reducción del déficit, a pesar de que en el 2016 no se hizo", señala.


El analista financiero, Christian Buteler sostiene que al inversor le llama la atención la tasa y no está enamorado de los fundamentos argentinos. En ese sentido, apunta que el nivel de deuda argentino no asusta pero lo que sí es alarmante es la velocidad en que se está tomando deuda. "Hoy los mercados están abiertos y podemos hacer colocaciones pero la realidad es que en 2017 con Trump y la suba de tasas de la Fed a nivel mundial, entramos en un escenario de mayor incertidumbre. En un país con el déficit que tenemos esa incertidumbre puede generar dolores de cabeza importantes ya que se va a complicar refinanciar deuda en el futuro", añade.


"Si la Argentina mejorase su calidad de deudor y redujera su déficit, entonces puede en el largo plazo buscar endeudarse a niveles más bajos como los países vecinos. Eso va a depender de cómo hagamos las cosas de acá para adelante y de que mejoremos los números macroeconómicos", opina.