Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Tasas de los bonos a 7 y 10 años deberían mantenerse estables, según analistas

La anterior colocación del Tesoro vió subir mucho su precio en los días posteriores a la colocación. Analistas esperan que suba menos de $ 3 en el mercado gris cuando inversores que quedaron afuera de la emisión compren

Tasas de los bonos a 7 y 10 años deberían mantenerse estables, según analistas

Operadores del mercado estimaron que los dos bonos del Tesoro a 7 y 10 años a tasas del 16% y 15,5% colocados ayer verán caer sus rendimientos en los próximos días, pero a un ritmo menor de lo que se vió dos semanas atrás con el Bote 2021 que llegó a rendir 6% en pocos días para sus suscriptores. El menor movimiento, de confirmarse, indicaría que la licitación se cerró a un precio muy cercano al de mercado.


El Tesoro recaudó ayer más de $ 76.000 millones a través de la emisión del Bote 2023 y el Bote 2026, a tasas fijas del 16% y el 15,5%, respectivamente. Justo dos semanas, en septiembre atrás había conseguido casi
$ 62.000 millones con una ampliación del Bote 2018 y la emisión del Bote 2021, a tasas fijas del 20,42% y el 18,2%.


Tras la abultada colocación de septiembre, muchos inversores que quedaron afuera de la suscripción primaria salieron a comprar los nuevos títulos, disparando su precio. El más impresionante fue el Bote 2021, que tras pagar una tasa del 18,20% pasó a rendir 16,45% el 11 de octubre. El Bote 2018 llegó a rendir 19,6% el 3 de octubre.


La compresión del rendimiento llevó al Bote 2021 de $ 100 originales a $ 106,40 en menos de dos semanas. Esto es un rendimiento en pesos del 6% en días en que el dólar se abarató, con lo cual es un rendimiento en dólares aún mayor. Eso es lo que paga el cupón del un bono en dólares en todo un año. El furor por los bonos en pesos a tasa fija se repitió ayer. Y, según operadores, la baja de tasa en los próximos días probablemente se repita, aunque esperan que sea menor.


"Yo creo que en los próximos días la tasa se va a comprimir, porque hubo muchas ofertas por debajo de la tasa de corte, con lo cual no veo por que vayan a faltar inversores que se quedaron afuera dispuestos a comprar a un rendimiento unos puntos abajo. De hecho, cuando más largo el plazo más interesante puede ser el rendimiento ante la misma compresión de tasa de un bono más corto", dijo Andrés Vilella Weis, portfolio manager de Balanz Capital.


Es común que los Gobiernos tanteen inversores grandes antes de cada colocación. Que armen libro. Así, se garantizan el ingreso de fichas grandes a una tasa ya conversada. El resultado es que esos compradores, al día siguiente, revenden a una tasa menor, cerrando una diferencia. Lo llaman "mercado gris".


"Creo que no se va a mover más allá de $2 o $ 3, pienso que la tasa estuvo muy cerca de lo que esperaba el mercado y si bien seguro va a haber gente dispuesta a pagar un precio más caro, pero en pocos días se estabiliza", dijo Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal.


Según estimaciones de una mesa que prefirió el anonimato, estiman que en este caso la compresión de tasa será de 0,5 puntos porcentuales o poco más. Esta emisión salió mejor calibrada. Tanto que esperan, y ayer ya se vió algo, que el precio del Bote 2021 que supo volar en pocos días se acomode a la baja por la influencia de estas nuevas emisiones. El bono a cinco años, comentaban ayer, está más cerca de un precio de venta para capitalizar esa compresión de tasa que de un precio de entrada.


La consultora Elypsis, por ejemplo, calculaba que con una tasa real positiva del 3%, la colocación asume una baja de la inflación algo por encima de las metas del Banco Central, pero abruptas: 17% el año que viene, 12% en 2019 y en un dígito de allí en adelante. Eso implicaría que el mercado le cree al pie de la letra al titular de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger, respecto de sus metas de inflación para los próximos dos años. De allí a 2019 todavía falta convencer.


"La asa indica que el mercado cree en la desinflación y que incorpora una suba del dólar del 8% promedio por año, son todas variables muy optimistas que hablan bien de la emisión", dijo Ezequiel Zambaglione. Falta un dato por conocer, que ayer muchos estimaban. En los próximos días, cuando se emita el bono y se muevan las reservas internacionales y los encajes, se conocerá que parte de la emisión de ayer se hizo en dólares. Para evitar secar la plaza de pesos, desde fines de septiembre que el Tesoro permite suscribir sus bonos en pesos con dólares. El Bote 2021 recaudó unos u$s 2400 millones en dólares (el 60% de la colocación). Ayer, en una mesa calculaba que la capacidad del mercado local para suscribir estos títulos sin estresar las tasas de corto plazo es de unos $ 15.000 millones, con lo que hasta u$s 4000 millones serían en moneda extranjera.