Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sturzenegger insistió en el Senado: inflación 2017 estará entre 12% y 17%

El presidente del BCRA presentó los objetivos de la política monetaria, cambiaria y financiera de la entidad monetaria frente a la Cámara de Senadores. Defendió las altas tasas de interés y remarcó que la desaceleración de precios alcanzará el 5% en 2019

Sturzenegger insistió en el Senado: inflación 2017 estará entre 12% y 17%

La fuerte desaceleración de los precios que el Banco Central (BCRA) espera para el segundo semestre continuará su senda bajista el año que viene, con variaciones de precios que rondarán entre 12 y 17%, sostuvo el presidente de la entidad monetaria, Federico Sturzenegger, aunque apunta a que la inflación esté en la parte más baja.

Al exponer frente a las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía Nacional e Inversiones del Senado, para dar cumplimiento de la Ley Orgánica del BCRA que lo obliga a brindar sus lineamientos de gestión ante el Congreso, Sturzenegger dijo que "en el primer trimestre no se han modificado las condiciones económicas de los últimos cuatro años".

En este contexto, el funcionario presentó los objetivos de la autoridad monetaria y defendió las altas tasas de interés cuando los senadores le trasladaron su preocupación por el actual nivel de las Lebac y su impacto sobre la economía. "El objetivo es compartido por todos: tener una tasa de interés más baja y la economía con un crecimiento más grande", dijo.

El titular del BCRA remarcó ante los senadores que la decisión del Gobierno es avanzar en un proceso de "desinflación" con la intención de llegar a 2019 con un incremento de precios de 5% anual, tal como había estimado el ministro de Finanzas, Alfonso Prat Gay, a principios de este año cuando presentó el programa de metas fiscales e inflacionarias hasta 2019.

Pese a que las consultoras y bancos privados estiman que la desaceleración de los precios rondara el 34% este año, lejos del 25% que proyectó el equipo económico, coinciden en que la inflación podría bajar en 2017 más cerca del techo del 17% que estima el BCRA. De acuerdo a la publicación de FocusEconomics, el consenso de los privados es que la inflación caiga hasta el 18,4% el año que viene, aunque la mediana se centra en 19,5%.

"En este escenario de estabilidad cambiaria y recomposición de la macroeconomía, el año que viene se podría mantener un ritmo de inflación menor al 2% mensual. Teniendo en cuenta que habrá más incremento de precios regulados por encima de la inflación core, mi postura es más prudente y optaría por una inflación de 17%", dijo Martin Polo, economista jefe de Analytica.

Si bien el economista Federico Muñoz trabaja con estimaciones de precios similares a las del BCRA, destacó que la inflación está mostrando cierta "resistencia" a desacelerarse a un ritmo más rápido que el que hubiera esperado. Además, destacó que sector público dejó dar señales de austeridad durante las últimas semanas, lo que incrementa el riesgo de que todo el esfuerzo anti-inflacionario del Gobierno recaiga sobre el BCRA.

Más declaraciones

Sturzenegger rechazó la estrategia de controlar la inflación a través de la política cambiaria porque "pone a la economía en un lugar de rigidez", que de acuerdo a los antecedentes se resuelve "con crisis".

Consultado sobre el nivel de reservas del BCRA, Sturzenegger respondió que el problema es que la entidad está presionada a comprar para que el tipo de cambio no se aprecie. "No puedo usar a mansalva las reservas porque se me cae el objetivo de inflación", agregó.

Asimismo, respondió sobre la emisión de deuda y aclaró que en principio, el Gobierno tuvo que absorber a través de la colocación de Lebac durante diciembre, enero y febrero el excedente de pesos que generó el gobierno anterior. Remarcó que la emisión de Lebac "no fue graciosa ni se dio alegremente", ya que lo atribuyó a la necesidad de absorber pesos "para que esa presión no se fuera a los precios" y reconoció que la entidad "no está contenta con el stock" actual.

"Nunca dije que íbamos a estar a la buena de Dios o del mercado. Vamos a tener una actitud vigilante e intervenir cuando sea necesario", señaló cuando se lo consultó respecto al atraso que muestra el tipo de cambio. Sin embargo, aclaró que la entidad "no puede comprar a mansalva reservas porque se cae el objetivo de inflación".