Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Sturzenegger, el subsidio del ahorrista al deudor y cuánto rindió invertir desde 1981

El problema en la Argentina, dice “no es tanto una falta de ahorro, sino una elección sobre en qué ahorrar y dónde hacerlo”. Y explicó por qué cree que pasa eso y cómo intenta solucionarlo.

Sturzenegger, el subsidio del ahorrista al deudor y cuánto rindió invertir desde 1981

Sostiene Federico Stuzenegger: “La situación de Argentina es bastante particular: un ahorro nacional que no es reducido pero que, básicamente, no es intermediado por el sistema financiero. (…) la Argentina está en la media de Latinoamérica y el Caribe en términos de ahorro nacional bruto, pero bien por debajo del promedio de depósitos bancarios y de activos de mercado de capitales de la región. Comparada con el resto de la región, no se destaca por su falta de ahorro, pero sí de ahorro intermediado por el sistema financiero local, en moneda local”.

Es decir: según el presidente del Banco Central, los argentinos ahorran tanto o tan poco como el promedio de los latinoamericanos. Pero el problema es no quieren ahorrar en pesos y mucho menos dejar esos ahorros en los bancos argentinos. Y, explica, sin depósitos no hay crédito y sin crédito no hay financiamiento de las inversiones, claves para el crecimiento económico y un “desarrollo financiero bien entendido” que funcione “también a favor de la distribución más equitativa”.

Sturzenegger habló ayer como anfitrión en la presentación del Informe del BID “Ahorrar para desarrollarse: Cómo América Latina y el Caribe pueden ahorrar más y mejor".

Tras reconocer que en la Argentina “la tendencia ha sido a ahorrar en moneda extranjera y fuera del sistema financiero nacional”, apuntó que, sea hoy o no algo “cultural”, se trata de “la consecuencia de una historia de volatilidad macroeconómica” en las que dejar el dinero en el banco rindió “sistemáticamente” menos que otras opciones.

Y dio un ejemplo claro. “Una persona que depositó 100 pesos en el banco en abril de 1981 conservaba solamente un 1,5 pesos en términos de bienes al cabo de 35 años, en abril de 2016: en términos reales perdió el 98,5% de su inversión. (…) Quien haya invertido en inmuebles en abril de 1981 tiene hoy un 128% del poder adquisitivo original si computamos solo la variación del precio en dólares de las propiedades y el tipo de cambio nominal, y un 598% si computamos la capitalización en el rubro inmobiliario de los alquileres que haya ido cobrando. La inversión en dólar billete, a diferencia de lo que habitualmente se piensa, ni siquiera permitió conservar el poder adquisitivo: se obtiene únicamente un 77% del valor invertido. Sin embargo, quien lo había hecho en el sistema financiero recuperaba tan solo un 1,5%”.

Por eso dice que “está lejos de ser una casualidad” que el sistema financiero argentino “sea pequeño y puramente transaccional”. Y detalla: “En Argentina, los depósitos privados son solamente del 17% del PIB, mientras que son un 73% en Chile y 31% en Brasil. Los bancos captan pocos recursos, y generan poco crédito. Para la comparación, bastan de nuevo nuestros vecinos: en la Argentina el crédito al sector privado es de aproximadamente 14% del PIB, en Brasil es del 67% y en Chile, del 79%”.

“Lo que enfrentamos no es tanto una falta de ahorro de los argentinos, sino una elección sobre en qué ahorrar y dónde hacerlo”, resume y concluye: “Es necesario recrear las condiciones para que esos ahorros se vuelquen al sistema financiero local, y en moneda local”.

La tesis Sturzenegger para lograr que los argentinos ahorren en pesos en los bancos

Para el presidente del Banco Central, hace falta “un cambio de paradigma”. “El sistema financiero argentino se ha acostumbrado a operar con un subsidio implícito del acreedor (el depositante) al deudor (el tomador de crédito)” y “lo cierto es que la persistencia de este subsidio no es compatible con un alto nivel de intermediación financiera”.

Otra vez, en otras palabras: la clave es que las opciones de ahorro en el sistema financiero (depósitos pero también otras, como Letras, por ejemplo) ofrezcan un retorno atractivo.

Por eso asegura que las primeras medidas de su gestión al frente del BCRA estuvieron encaminadas a dar al sistema financiero más libertad (liberación de tasas y comisiones, facilitación de apertura de sucursales) y competencia (exigencia a los bancos a publicar visible CFT y comisiones, impulsos a la bancarización).

También resaltó como parte de ese camino el lanzamiento de depósitos y créditos hipotecarios indexados en “unidades vivienda” (UVIs), siguiendo el caso de éxito que tuvo Chile con un instrumento similar. “Esta modalidad hace posibles cuotas más accesibles que las de un crédito tradicional, especialmente al principio. Y pone al alcance de la sociedad un instrumento de ahorro protegido de la inflación”.

Sostiene Sturzenegger que va por buen camino. “Si analizamos las inversiones hechas en diciembre de 2015, un depósito en el sistema financiero le gana por 800 puntos básicos tanto a los inmuebles como al dólar. Incluso al comparar los rendimientos promedios de un depósito en UVIs frente al dólar observamos que los primeros no sólo han sido mayores sino que, incluso, han evidenciado una menor volatilidad. La gente no ha sido indiferente a esto sino que ha reaccionado de manera favorable. Desde el inicio de nuestra gestión, los depósitos a plazo en el sistema financiero, a las que debo sumarle la que los privados han hecho en LEBACs, han crecido un 48%”, señala. Y se jacta: “Podemos afirmar que el camino iniciado hacia la reconstrucción de una moneda que sirva como reserva de valor y de un sistema financiero más amplio está iniciado”.

Más notas de tu interés

Comentarios5
18/06/2016 07:23:58

Como dice la canción: "pasarán mas de mil años, muchos mas..." para que les creamos. El argentino vivirá cada día defendiéndose de los gobernantes (defensa propia). No por eso dejaremos de cumplir nuestras obligaciones fiscales. Que se entienda bien.

18/06/2016 07:18:38

Por que el Central atesora en USD? No confia en los pesos argentinos? Es raro que los argentinos en general hagan lo mismo?

18/06/2016 07:17:07

Por qué no dejan fluir libremente los dólares, que se paguen los servicios públicos, las compras los inmuebles y automóviles, etc. Quizás el Central no tenga que comprar para atesorar. Libertad por un par de años sin persecución

Pablo Garcia
Pablo Garcia 17/06/2016 03:52:15

Eso lo sabe cualquiera, ahora explica cómo va a mejorar duplicando la deuda en LEBACS en 6 meses (la aumentaste más 250000 millones a tasas ridículas) como hiciste vos y empapelando de LETES como haces ahora.

Ernesto Calvo Rodriguez
Ernesto Calvo Rodriguez 17/06/2016 11:30:05

La explicacion Federico, esta en la historia. La aversión a los Bancos se acentuo a partir del corralito. Y vos sabes bien que eso tiene nombre y apellido: Domingo Felipe en connivencia con los Bancos.