Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sturzenegger afloja con la aspiradora: retiró $ 2500 millones vía Lebac

En sus primeras cinco semanas al frente de la entidad, el nuevo banquero central sacó $ 85.000 millones de la calle. Eso, junto con un menor crecimiento de depósitos, conspiró para que la cifra de ayer sea mucho menor.

Sturzenegger afloja con la aspiradora: retiró $ 2500 millones vía Lebac

El Banco Central (BCRA) sacó otros $ 2500 millones de la calle ayer en su licitación semanal de letras y notas con las que regula la masa monetaria, tras haber aspirado unos $ 85.000 millones en las cinco semanas previas. La reducción en los montos de pesos ociosos que los bancos acercaron a la entidad conducida por Federico Sturzenegger responde a que el sistema estuvo ilíquido por primera vez en el año debido a una menor colocación de depósitos, la propia política astringente oficial y la cercanía de la emisión de un bono en dólares que se podrá suscribir en pesos hoy. La tasa de la Lebac más corta quedó estable en 31%, las tasas del resto de los plazos bajaron.


Cada semana el BCRA licita letras Lebac entre bancos que las usan para poner a trabajar depósitos ociosos que no logran colocar a modo de préstamos. Esas letras pagan un rendimiento que influye sobre el nivel de tasas del sistema y, a su vez, sus emisiones tienen efecto monetario: cuando el monto de las nuevas colocaciones excede al de las letras que vencen en la misma fecha, la cantidad de dinero en circulación se reduce y viceversa.
Ayer, los bancos ofrecieron $ 25.036 millones, de los que el BCRA decidió adjudicar $ 24.053 millones. El saldo monetario de la licitación arrojó una contracción de la masa monetaria de $ 2548 millones, un número modesto en comparación con las masivas contracciones obtenidas en las últimas licitaciones. En sus primeras cinco semanas al frente de la entidad Sturzenegger había aspirado más de $ 85.000 millones (el 13% de la base monetaria al día de su llegada al banco) a través de estas licitaciones.


Desde el cambio de Gobierno, la base monetaria pasó de crecer al 45% anual a reducir su paso al 32% de expansión en doce meses, según datos oficiales actualizados hasta principios de enero. Factores como el financiamiento al fisco ( $26.765 millones en diciembre), el desarme de pases pasivos ($ 49.531 millones el mismo mes) y las pérdidas oficiales en el mercado de futuros (un número estimable en hasta $ 39.300 millones) contribuyeron a mantener el crecimiento de los agregados monetarios que Sturzenegger contiene colocando Lebac.


La autoridad monetaria saca dinero de la calle para reducir la inflación, que en 2015 llegó al 27% anual según el IPC porteño y al 30% anual según el que elabora la CGT. "Las acciones contractivas de las semanas previas fueron reduciendo parte del exceso de liquidez existente, pero el BCRA procura mantener una evolución de los agregados monetarios que sea compatible con una inflación más baja que la actual", dijo el BCRA en el comunicado que informó los resultados de ayer.


En bancos coincidían ayer con el hecho de que el sistema está menos líquido que la semana pasada, cuando la contracción monetaria fue de $ 20.500 millones. La tasa de call a un día entre entidades de primera línea –a través de la que los bancos se prestan liquidez de corto plazo– cerró a 31,5% ayer. "Lo que estamos viendo es que hay menos liquidez, debido a que se nota bastante rescate de depósitos mayoristas en estos días", dijeron en una entidad.


Los depósitos a plazo fijo crecieron más de $ 10.000 millones en la primera semana del año, pero operadores afirmaron ayer a este diario que ese avance se ralentizó en los días siguientes. La tasa en pesos cae y eso ayuda a explicar el fenómeno. Antes de la salida del cepo, concretada el 17 de diciembre pasado, Sturzenegger avaló subas de tasas de Lebac al 38% anual para la letra a 35 días de plazo. Las de los otros plazos hasta la de 252 días fueron menores, pero también eran altas, como vía para incentivar el ahorro en pesos.


Desde entonces, esa tasa que influye en la de los depósitos ha habido recortes todas las semanas hasta llegar al 31% en el plazo más corto. En el resto de los plazos las tasas se ubicaron ayer en 30%, 29,5%, 29%, 28,49%, 28,5% y 28,48% para los plazos de 63, 98, 119, 147, 203 y 252 días, respectivamente. La más larga quedó tres puntos por debajo del nivel al que estaba cuando asumió Sturzenegger. La inminente emisión del Bonar 2020, que se puede suscribir en pesos, también restó demanda por las Lebac.