U$D

Fondos Comunes de Inversión
JUEVES 25/04/2019

Sólo tres fondos de inversión controlan el 90% de las empresas del S&P 500

Vanguard, State Street y BlackRock son los principales accionistas de casi todas las grandes compañías de EE.UU. La excesiva concentración empieza a preocupar a todos

Sólo tres fondos de inversión controlan el 90% de las empresas del S&P 500

En un mercado financiero tan atomizado como es el estadounidense, llama poderosamente la atención que tan solo tres fondos de inversión puedan controlar a casi todo el universo de grandes compañías del país.

Por lo menos, eso es lo que se desprende de un estudio presentado por tres investigadores de la Universidad de Ámsterdam, en el que se demuestra que los fondos Vanguard, State Street y BlackRock son los principales accionistas del 90% de las empresas listadas en el índice S&P 500. Un poder extremadamente concentrado en tan pocas manos, y que equivale a una cartera de inversión de u$s 13 billones, una suma difícil de cuantificar en un país como la Argentina, cuyo PIB supera levemente el medio billón de dólares.

El trabajo publicado por Jan Fichtner, Eelke Heemskerk y Javier García Bernardo, todos miembros del Departamento de Ciencias Políticas de la universidad holandesa ("Hidden power of the Big Three? Passive index funds, re-concentration of corporate ownership, and new financial risk"), plantea que desde el año 2008, es decir a partir de la crisis subprime, hubo una transformación muy significativa en las estrategias de inversión, con un "cambio masivo de las estrategias activas por pasivas".

Es decir que los inversores habrían optado por dejar de invertir en fondos que buscan superar un índice o parámetro (benchmark) determinado, comprando barato y vendiendo caro, para concentrarse en seguir aquellos fondos que se dedican a replicar esos índices. Un mercado dominado ampliamente por "The Big Three", como se conoce en Wall Street a Vanguard, State Street y BlackRock.

Un cambio radical

¿Cómo pudo darse en tan solo una década una alteración tan profunda en los mercados financieros? Porque con la crisis subprime, todos huyeron de las alternativas costosas para refugiarse en las más económicas.

Fue así que tanto los inversores institucionales como los particulares prefirieron abandonar a los fondos con estrategias activas, con comisiones más altas, para optar por los fondos pasivos y los ya célebres ETF (Exchange-traded fund). Al ser baratos y fáciles de entender y negociar, los ETF se convirtieron en uno de los instrumentos financieros estrella del siglo XXI. Además, la crisis impidió a los administradores de fondos activos obtener rentabilidades superiores a las de los índices, un motivo extra para no pagar de más.

Según el estudio, entre 2008 y 2015 los inversores vendieron participaciones en fondos activos por un total de u$s 800.000 millones, y compraron en fondos pasivos por u$s 1 billón, "un cambio histórico sin precedentes en el comportamiento inversor". Todo este enorme flujo de fondos permitió a los Tres Grandes comprar participaciones en miles de compañías listadas en EE.UU. y el resto del mundo, lo que llevó a la concentración accionaria actual.

Como sostienen los autores, "Esta situación recuerda al sistema capitalista de principios del siglo XX, cuando las empresas estaban bajo el control de magnates como JP Morgan y JD Rockefeller. Pero a diferencia de esta fase inicial en el desarrollo del capitalismo, y a pesar de su gran poder potencial, los mayores fondos de inversión del siglo XXI evitan la participación activa en la gestión de las empresas". Este sistema de propiedad concentrada sin control directo es bautizado como el "nuevo capitalismo financiero".

King Kong vs Godzilla

Sin embargo, la realidad indica que casi todo el ahorro de los estadounidenses se encuentra en las manos de estos tres gigantes, que pasaron a dominar Wall Street a sus anchas. Casi como si fuera un guión de una "kaiju-eiga", las películas de monstruos que fascinan a los japoneses, pero en clave financiera. Para Eric Balchunas, analista especializado en ETF de Bloomberg Intelligence, "se trata de una pelea entre King Kong, Godzilla y Mothra. Al final, los demás solo se quedan con las miguitas". Y encima, según un informe del banco Goldman Sachs, la tendencia seguiría en la misma dirección: durante 2018 los fondos que replican índices deberían recibir unos u$s 400.000 millones extra por parte de los inversores.

Frente a este monopolio financiero creciente, la situación genera cada vez más inquietud entre el resto de los participantes del mercado. Porque aparte de que los "Big Three" ya tienen el control accionario del 90% de las empresas del S&P 500, también dominan al 40% de todas las compañías estadounidenses que cotizan en bolsa.

Y además, los ejecutivos de estos fondos son claros respecto de sus intenciones: por más que no administren las firmas, sí están dispuestos a hacer valer su peso accionario en las decisiones que tome el management de cada empresa. Si bien los fondos no son los propietarios de las acciones que compran (en realidad les pertenecen a los inversores), son ellos quienes votan en las asambleas generales y así se convierten en los interlocutores privilegiados de cada equipo directivo.

Pero este poder tan concentrado podría terminar inclinando la balanza del futuro industrial de EE.UU. hacia los intereses de estos tres fondos, lo que no necesariamente pueda estar en línea con los objetivos del gobierno. Como sostiene el estudio, "los Big Three podrían estar ejerciendo una forma de poder estructural, en el que las empresas y los poseedores del capital controlan las decisiones de inversión de las que depende el crecimiento económico". Por si todavía quedan dudas, Bill McNabb, CEO de Vanguard, lo aclara: "En el pasado, algunos pudieron creer que nuestra estrategia de inversión pasiva iba acompañada de una actitud pasiva respecto del gobierno corporativo. No existe nada más alejado de la realidad".

Comentarios4
Federico Carballo
Federico Carballo 28/11/2017 11:36:44

El titular es de Cronica!!! Son el Cronista, un poco mas de seriedad....

Eugenio Vazquez
Eugenio Vazquez 27/11/2017 04:49:35

Y EL 100 PORCIENTO QUE LAS CONTROLAN SON JUDIOS SIN ESCRUPULOS

nacho m
nacho m 27/11/2017 12:10:30

el billion del inglés no se traduce billón. Son brutos. No hay un editor que hable correctamente el castellano. El billón en nuestros idioma es el trillion del inglés, un número muchísimo mayor.

Pedro Perez
Pedro Perez 27/11/2017 01:32:32

Quien desea hacer algo para mejorar su país y al mundo, ahora tiene la mejor oportunidad de su vida para hacerlo, vea: http://propuestaparaterminarconlapobreza.blogspot.com.ar

Más notas de tu interés