U$D

DOMINGO 19/05/2019

Seis gráficos que explican la actualidad del dólar

Factores internacionales y locales juegan a favor para que veamos este contexto de mayor tensión cambiaria. La guerra comercial entre China y EE.UU. es un dato clave que vigilan los analistas.

Seis gráficos que explican la actualidad del dólar

El mercado cambiario continua con elevados niveles de volatilidad. Factores internacionales y locales juegan a favor para que veamos este contexto de mayor tensión cambiaria. La guerra comercial entre China y Estados Unidos es un dato que vigilan los analistas al referirse a cuestiones internacionales. Yendo a factores locales, los especialistas vigilan la tasa de interés de referencia y del sistema financiero, el tamaño de depósitos y de plazos fijos, así como también la expectativa inflacionaria de cara a los próximos meses, a medida que nos acercamos a octubre.

  • Volatilidad cambiaria argentina y de emergentes

El tipo de cambio sufrió días de elevada volatilidad de la mano de un contexto global complicado para los emergentes. Si bien en las últimas ruedas el dólar en argentina subió menos y con menor volatilidad que sus pares de emergentes, el peso se movió con una dinámica mayor que sus pares.

Fabio Ezequiel Ventre, analista del Instituto de Investigaciones económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba remarcó que, desde febrero, el tipo de cambio experimentó un aumento del 23%, siendo una de las monedas que más sufrió en el mundo y, de esta manera, renueva al alza las expectativas inflacionarias. Para Ventre, el dólar en Argentina se movió con mayor fuerza que en el resto de emergentes.

“Aun cuando este aumento se produjo en línea con un fortalecimiento de la divisa estadounidense a nivel mundial, el peso fue la segunda moneda que más se depreció en comparación a países emergentes y de la región, solamente superado por la lira turca. Este suceso se ve agravado por la volatilidad marcadamente superior que se observó en el peso por sobre la de otras monedas hasta fines de abril”, dijo el analista del IIC de la Bolsa de Comercio de Córdoba.

La volatilidad cambiaria es un tema clave al cual el BCRA busca atacar. Se ha visto un fuerte trabajo de la entidad monetaria para atacar a la volatilidad del tipo de cambio de modo de poder estabilizar el resto de las variables financieras y con ello, mejorar el posicionamiento de Cambiemos frente a las elecciones.

Esta interpretación es compartida por los analistas de Criteria quienes sostuvieron que, al conceder las intervenciones discrecionales, el FMI pareció respaldar la tesis de dólar como “variable política”.

“Los reportes sugieren una intervención explicita del gobierno de EE.UU., a través de su secretario del Tesoro Steven Mnuchin, para torcer la postura técnica del Fondo Monetario Internacional  y apuntalar la expectativa de reelección presidencial. La tesis del Gobierno es que un nuevo período de estabilidad cambiaria podría contribuir a afianzar expectativas macroeconómicas y alcanzar una desinflacion marginal que, en última instancia, mejoraría sus chances electorales”, dijeron desde Criteria.

  • Dólar e inflación

Por otro lado, la volatilidad en el tipo de cambio tiende a generar un impacto directo en la formación de precios en la economía real. Se vio en los últimos meses como el traspaso de la suba del dólar a precios tiende a ser bastante directa. De hecho, parte de la suba de precios en este 2019 se debe a la fuerte devaluación que sufrió el peso argentino en 2019, incluso en un periodo en el cual tanto el Banco Central como el Ministerio de Hacienda se encuentran implementando políticas monetarias y fiscales contractivas respectivamente.

Sobre este punto, Fabio Ezequiel Ventre destaca en el informe como la inflación tuvo una dinámica mayor que el tipo de cambio desde septiembre a la fecha.

“Desde septiembre, el dólar subió un 16,5% mientras que la inflacion alcanza un 34%. Si el análisis lo realizamos desde marzo, el tipo de cambio tuvo una dinámica mayor que la inflación, lo que reaviva las expectativas inflacionarias hacia adelante. Se nota una actitud por parte del BCRA de contener la volatilidad cambiaria elevando la tasa de interés de referencia desde niveles de 50% a 73%. Así, el fuerte incremento de la Leliq desde marzo de 23 puntos porcentuales no fue suficiente para controlar la volatilidad en el dólar y la dinámica inflacionaria, frenando la reactivación económica”, dijo Ventre.

  • El ojo puesto en los plazos fijos

Uno de los focos de alerta para el gobierno es la dinámica que podría llegar a tener los plazos fijos y el riesgo de que los mismos busquen dolarizarse en los próximos meses, de cara a las elecciones presidenciales de octubre. Por ello es que el BCRA busca que el mecanismo de trasmisión de la tasa de interés de política monetaria se traslade hacia los bancos y que el inversor en plazo fijo logre capturar dicha tasa, algo que por ahora no esta ocurriendo.

“El aumento de las tasas de Leliq no se traslada con fuerza a las tasas de plazo fijo. De esta manera se reduce la efectividad de la política monetaria. Esto tiene consecuencias en los depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado. Desde febrero, el stock de plazo fijo en pesos creció menos del 2% nominal, lo que equivale a una caída de u$s 3350 millones”, dijo Ventre.

Planteando un camino hacia adelante y en busca de la estabilidad financiera, desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) entienden que, para lograr el estadio de mayor calma cambiaria y financiera, probablemente veamos nuevas alzas de tasas pasivas en los próximos dos meses.

“La estacionalidad creciente de billetes y monedas, enfrentará al sistema financiero con la decisión del BCRA de mantener la Base Monetaria Objetivo hasta noviembre sin contemplar estacionalidades. Esto significa un dilema para el Sistema Financiero de cómo enfrentar dos meses donde habría salida de depósitos estimados del orden de $ 60.000 millones hacia billetes y monedas”, comentaron.

En este sentido, para los analistas de PPI, será clave vigilar la variable de depósitos y las tasas de interés.

“El sistema financiero tendrá que elevar las tasas pasivas para enfrentar la caída de liquidez, pero dado que el faltante sería sistémico (falta Base Monetaria), el tipo de cambio debiera bajar. En esa línea, el BCRA “avisó” que tampoco compraría divisas, por lo cual la única salida debiera ser una baja de encajes. Es decir, la demanda de Base Monetaria queda alta y para arreglar la liquidez de los bancos, el BCRA “debería” bajar los encajes de forma permanente.”, comentaron desde PPI.

  • Oferta de dólares

Mucho se habló en los últimos meses que para poder alcanzar cierta tranquilidad cambiaria se esperaba la llegada de los dólares del agro y de la venta del Tesoro. Estos dólares llegaron y aun así la volatilidad cambiaria se mantuvo. Es cierto que en menor medida que lo registrado en los meses previos, pero no se logró disipar dicha tensión cambiaria.

En cuanto a la oferta de dólares, desde el Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba remarcaron que la liquidación de divisas estuvo en línea con lo esperado. De todos modos, alertan que la guerra comercial entre China y EE.UU. podría afectar los escenarios.

El problema de la volatilidad del dólar no vino por el lado de problema de la oferta, es decir, no es que hubo poca oferta de dólares.

“La volatilidad del dólar en los últimos meses estuvo más relacionada por un problema por el lado de la demanda y no tanto por el lado de la oferta de dólares. La liquidación de divisas estuvo en línea con lo esperado. Mirando hacia adelante, habrá que estar atento a cómo puede afectar la guerra comercial de China con EE.UU. en la liquidación de divisas, así como también en la volatilidad en el dólar”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping