Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sigaut Gravina: "Se profundiza la atomización y eso crea volatilidad"

Sigaut Gravina:

–¿Qué consecuencias tiene la salida de Prat Gay del ministerio de Hacienda?
–La salida de un ministro justo después de la Navidad genera ruido y la incertidumbre típica. Ahora hay que ver cómo se reacomodan las piezas. En el mediano plazo, me parece que la gran decisión de fondo es cómo se eligió reemplazar a Prat Gay: dividir en dos el Ministerio y poner en su cargo a Caputo, en Finanzas y Dujovne en Hacienda ante el temor de un "super ministro" de Economía. Hay una señal que no es correcta, el Gobierno profundiza la atomización de las responsabilidades y esto genera un poco de incertidumbre y volatilidad en el corto plazo.–

¿Qué impacto puede tener esto en el mercado internacional?
–Resta ver cómo se va a leer esta atomización que hace que no tengamos un ministerio de Economía en sí mismo. Para los inversores internacionales, Alfonso Prat Gay es una figura de peso, ya que tiene en su gestión algunos hitos positivos como la salida exitosa del cepo cambiario, sin un overshooting, y el arreglo con los holdouts. De todos modos, ya está trazada la decisión económica de 2017: en vez de apostar tanto a las inversiones que se siguen demorando, apostar al consumo: con bono navideño, ley de emergencia social y demás ayudas sociales que apuntan a ver más dinero en la calle.

–¿El BCRA tendrá ahora más margen para endurecer, si es necesario, su política monetaria?
–Los cuestionamientos a las tasas altas del Central no eran sólo de Prat Gay. Las tasas ya bajaron bastante, para ubicarse en torno al 24%,25%, en línea con las expectativas de inflación de los agentes. No hay mucho margen para bajarlas más, por lo que puede ser que se demore el proceso de baja.

–¿Se espera que la nueva dupla apunte a una mayor reducción del déficit?
–Muchas de las decisiones en términos fiscales terminaron dependiendo de otros actores del Gobierno, como el Congreso. La política económica no va a cambiar. Creo que el equipo económico va a apuntar a concretar las inversiones que no han llegado y ha reactivar la economía mediante el gasto social.