Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Se contuvo la inflación pero los intereses por Lebac llegarán a 1,9% del PBI

Analistas coinciden en que el BCRA "hizo lo que tenía que hacer", aunque reclaman más coordinación en el frente fiscal. Hubo moderación en la asistencia al Tesoro

Se contuvo la inflación pero los intereses por Lebac llegarán a 1,9% del PBI

Pese a que la inflación apunta a cerrar el año por encima del 40%, en el último trimestre la suba de precios se desaceleró por debajo del 2% mensual y así se cumplió el objetivo impuesto por la actual conducción del Banco Central. Pero la política contractiva a la que tuvo que recurrir Federico Sturzenegger tuvo un costo: los intereses por las Lebac, el instrumento que utiliza la entidad para secar la plaza, se dispararon respecto al año pasado para rozar el 2% del PBI.


Los analistas coinciden en que el Banco Central "hizo lo que tenía que hacer", aunque reclaman más coordinación en el frente fiscal. Por ejemplo, Gabriel Caamaño Gómez, de Consultora Ledesma, opinó: "El BCRA adecuó su estrategia a las restricciones que enfrentaba. Hizo lo mejor que pudo y enfocándose en lo que se tenía que enfocar. Sin embargo, no se alinearon los objetivos inflacionarios con la política fiscal, donde hay una inconsistencia".


El Banco Central encaró una política astringente para frenar el traspaso a precios producto de la devaluación de diciembre pasado. En 2016 no sólo se llevaron las tasas a un máximo de 38% sino que se retiraron pesos de la calle por $ 170.700 millones, mientras que en el último año del mandato de Cristina Kirchner fueron apenas $ 8734 millones.


Según los últimos datos de la autoridad monetaria, el stock total en pesos en circulación asciende a $ 645.088 millones (78,5% de la Base Monetaria), lo que implica una expansión del 86,9% en términos nominales. Sin embargo, si se descuentan los incrementos inflacionarios, en términos reales, se expandió un 32,5%.


A su vez, en doce meses, ese stock de letras del Central devengó intereses por $ 145.566 millones, lo que representa 1,9% del PBI. Los intereses devengados en lo que va de 2016 por las letras emitidas por la actual conducción del BCRA ascienden $ 126.816 millones o 1,6% PBI. En la era Vanoli, el stock de Lebac en pesos había devengado intereses por $ 80.928 millones, equivalentes a 1,4% del PBI nominal estimado por el INDEC para ese año. Es decir que, en términos nominales, en 2016 el stock de letras en pesos devengará intereses por un monto que será más de un 80% superior al guarismo comparable de 2015.


Los intereses devengados por el stock de lebac en pesos durante los primeros 355 días de 2016 expresados en valores constantes de 2015 ascienden a $ 101.136 millones es decir un 29,3% más en términos "reales" que el guarismo correspondiente a igual período de 2015.


Para Gabriel Zelpo, economista jefe de Elypsis, el riesgo de "bola de nieve" por los intereses es bajo. "El problema surge cuando los intereses que se pagan por las Lebac son mayores a la demanda de pesos. Por ahora no representa un riesgo elevado".


En ese sentido, Zelpo señaló: "Sin duda genera costos disminuir la inflación. En Argentina, si bajas la inflación, en el corto plazo, disminuís la demanda de pesos que es, prácticamente, solo transaccional. Y efectivamente, eso tiene efectos negativos en el señoreaje del BCRA y su resultado contable", añadió.


Post cepo, el BCRA mostró otro signo en sus intervenciones en el mercado cambiario. Mientras que el año pasado, la autoridad monetaria vendió dólares y sus intervenciones derivaron en una contracción por casi $ 77.000 millones, cuando falta menos de una semana para que termine 2016, el Central compró divisas en la plaza de cambios y emitió $ 48.800 millones por esta vía.


El Banco Central hizo un esfuerzo este año por reducir la emisión de pesos, especialmente la que se origina por adelantos transitorios y transferencias de utilidades al Tesoro, esto es, la asistencia al Tesoro para financiar el déficit fiscal. En términos nominales, este año éstas sumaron unos $160.000 millones, casi en los mismos niveles de 2015. Pero, a este dato hay que descontarle el aumento generalizado del IPC, que suma un 40% anual.


Si bien reconoce la vuelta de timón en este aspecto, para el analista Christian Buteler: "El BCRA no debería atender al Tesoro. Este debería financiarse en el mercado y el Banco Central emitir en función de la demanda real de la economía, que en un año recesivo como el actual, es baja", afirmó.


En 2016, además, la Argentina volvió al mercado de deuda internacional. Producto del boom de las colocaciones de este año, el Banco Central tuvo que comprarle al Tesoro divisas, lo que supuso la emisión de $154.077 millones, casi tanto como lo que aportó para cubrir el bache fiscal. Pero esas mismas colocaciones, junto con el blanqueo, permitieron reforzar las arcas. Las reservas sumaban hasta el miércoles u$s 38.189 millones, un incremento de u$s 12.366 millones. El año pasado habían retrocedido unos u$s 5.800 millones.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Raul Nieto
Raul Nieto 26/12/2016 09:31:42

Apesar del titulo expone que fue necesario por gran cantidad de pesos emitidos antes y que con motivo de la exigida gradualidad el deficit no pudo mejor en algunos casos por reclamos de quienes convalidaron la crisis

Juan Carlos Dolce
Juan Carlos Dolce 26/12/2016 06:17:24

¡HELP!