Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Se aseguran tasas altas comprando bonos a proveedores que no cotizan

Buenos Aires, Mendoza y la Ciudad han emitido títulos para pagar sus deudas, que hoy rinden un 42%. Garantizan un alto spread sobre la Badlar, con tendencia a la baja

Se aseguran tasas altas comprando bonos a proveedores que no cotizan

El interés de inversores locales y extranjeros por las altas tasas en pesos en un contexto de estabilidad cambiaria alcanzó a los bonos que las provincias de Buenos Aires y Mendoza y la ciudad de Buenos Aires emitieron para pagar las deudas acumuladas a sus proveedores y que no cotizan en Bolsa.

Bancos, administradores de banca privada, tesorerías de empresas e inversores del exterior buscan vendedores de estos títulos, que tras pagarles entre un 93 a 97% del valor facial del título, pueden obtener rendimientos en torno al 42%.

Periódicamente la provincia de Buenos Aires lanza este tipo de bonos, pero este año resulta más atractivo por la cantidad emitida, porque la Badlar está más alta y porque los extranjeros también están mirando los activos locales.

Para los inversores es una forma de garantizarse un spread alto sobre la Badlar ante la expectativa de que las tasas bajarán en los próximos meses.

Hoy con la Badlar rondando el 31%, las emisiones de renta fija en la bolsa están pagando un spread de unos 6 puntos porcentuales. Se estima que dentro de un año, con una Badlar del 15 al 20% el año, ese diferencial tendrá un peso mayor. "Por eso las carteras de los institucionales miran los activos en pesos", dijo un agente.

Lo atractivo de los bonos a proveedores es que están pagando un diferencial de 10 puntos sobre la Badlar.

En algunos casos, los bonos a proveedores pueden llegar a rendir 50%, según la estimación de Badlar que maneje cada inversor y la tasa de descuento que aplique el agente. "Es muy grande el spread entre la compra y venta porque no tienen liquidez. La gente se va enterando de estos bonos y preguntan. Tengo más compradores que vendedores", dijo otro agente.

La provincia gobernada por María Eugenia Vidal emitió el 5 de febrero pasado Bonos de Cancelación de Deudas por $ 8.000 millones en el marco de la autorización para endeudarse por $ 60 mil millones y tras declarar que recibió un estado provincial quebrado.

Los bonos bonaerenses vencen en febrero de 2018. Tras un año de gracia, amortizan en cuatro cuotas y pagan intereses trimestralmente.

El decreto 62 permite al Ministerio de Economía provincial realizar gestiones con el Banco Provincia para arribar a "acuerdos de utilización" de esos bonos. Hoy ese banco es uno de los más interesados en comprar estos títulos.

En tanto, Mendoza aprobó los Títulos Provinciales de Consolidación de Deuda 2015 el 2 de febrero pasado para pagar a proveedores por $ 1.000 millones.

Tras declarar la emergencia financiera, el gobernador Alfredo Cornejo, mediante el decreto 126, emitió títulos a 30 meses, que amortizarán en cuatro cuotas iguales tras un año de gracia y paga intereses semestrales atados a la tasa Badlar. Estos bonos también pueden usarse para pagar total o parcialmente deudas impositivas.

Y la ciudad de Buenos Aires emitió el 7 de marzo pasado títulos por $ 1.000 millones, a dos años de plazo, para cancelar deudas con proveedores y certificados de obra, que había previsto en la ley de Presupuesto de 2015. Paga intereses trimestralmente y amortiza en tres pagos semestrales, según la resolución 328.

Los proveedores cuyo flujo financiero lo permite pueden conservarlos hasta que venzan, pero aquellos que necesitan liquidez los descuentan en bancos o agentes de bolsa, quienes lo revenden a inversores, tanto locales como extranjeros.

"El spread sobre la Badlar es alto. Los bancos están ávidos de tener estos activos, porque no hay muchos. Y de afuera, esta fiebre de tasa argentina tan alta también los hace lucir atractivos", dijo otro operador.

Algunos inversores institucionales están en un proceso de desdolarización para aprovechar las altas tasas de interés que promueve el Banco Central.

Los extranjeros le pusieron el ojo a estos bonos aunque no coticen en Bolsa porque quieren aprovechar las altas tasas en pesos disponibles a sabiendas de que el segundo trimestre el tipo de cambio se mantendrá relativamente estable o cubriendo el riesgo cambiario con NDF o contratos de futuros privados.

"Hay gente de afuera comprando en pesos cualquier cosa, incluso los bonos de la provincia de Buenos Aires. Entran y salen por contado con liquidación", explicó otro agente. La renta tiene que ser lo suficientemente alta para que se justifique hacer contado con liqui cada vez que se cobra una renta o amortización.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar