Santander: agresiva baja de tasas, beneficios para la SUBE y adiós al apellido Río

El presidente del banco adelantó que la entidad pasará a llamarse sólo con el nombre que alude a su pertenencia la ciudad española en la segunda quincena de julio.

Enrique Cristofani, presidente del Banco Santander Río, adelantó en Madrid a periodistas argentinos un conjunto de decisiones corporativas que prometen tener alto impacto en el mercado.

La primera de ellas está pensada en las pymes, y es la puesta en marcha de una nueva línea de descuentos de cheques a tasa de 45%, muy por debajo del costo actual que tiene el sistema. La segunda es una línea de financiación para inversión con la misma tasa, pero a tres años de plazo. La tercera es un beneficio de 25% en la recarga de la SUBE, que estará activo durante dos semanas a partir del 10 de junio y con un tope de $ 250.

Esta agresiva política comercial incluye extender durante junio la devolución de 25% de las tarifas de luz, agua o gas pagadas con débito automático. El tope será de $ 1000 y se aplicará a las siguientes cuatro facturas.

El cambio de nombre tendrá lugar en julio, cuando se inaugure la nueva sede corporativa ubicada en Garay y Paseo Colón.

No menos importante, el titular de la entidad anticipó en el final que el banco dejará de usar el nombre Río y pasará a llamarse solo Santander, como sucede a nivel global.

Esa decisión se ejecutará en la segunda quincena de julio, cuando se inaugure la nueva sede corporativa ubicada en las avenidas Garay y Paseo Colón. Su construcción demandó una inversión de u$s 170 millones. El edificio tiene 52.000 metros cuadrados de plantas totalmente abiertas y albergará a 2200 empleados.

Cristofani participó, junto a los country managers de Brasil, México y Chile, del XVIII Encuentro Santander-América Latina, en el que participaron invitados especiales como el emprendedor y experto en temas digitales Santiago Bilinkis, y la ex canciller Susana Malcorra.

Tags relacionados