Domingo  05 de Julio de 2020

Salvavidas de emergencias

La pandemia impulsó a los bancos a ponerse rápidamente en movimiento para estar a disposición de sus clientes y más. Miles de pymes y firmas de diferentes tamaños se vieron obligadas a buscar financiamiento para sobrevivir o dar respuesta a la demanda creciente de su actividad. 

Salvavidas de emergencias

Marzo, ese mes en el que todo parece empezar a moverse. Pero marzo de 2020 fue lo contrario. Excepto para las industrias esenciales, esas que están ligadas a garantizar la vida de las personas, el freno fue absoluto. “Pasamos a tener facturación cero”, repiten casi como un mantra en empresas de todo tamaño. Las preguntas se acumularon: ¿Cómo se pagarán los sueldos? ¿Se podrá mantener la nómina? ¿Se cortará la cadena de pagos? Las firmas necesitaban financiarse para dar batalla y, ahí, aparecieron los bancos para poder ofrecer créditos.

Es cierto, el primer paso lo dio el Estado Nacional con la creación de la línea de créditos a una tasa del 24%, claramente por debajo de la inflación proyectada para este año, y con el respaldo del Fondo de Garantías Argentino (Fogar). Pero esto no significó una puesta en marcha inmediata. A esto, hay que agregar el comportamiento y las líneas de crédito que cada banco desarrolló para sus diferentes públicos. Pues, sin dudas, este es un momento en el que prestar dinero es clave para que la economía pueda seguir funcionando.

“El monto total de la asistencia financiera representa casi 1 punto porcentual del Producto Bruto Interno (PBI) en apenas dos meses de estar operativas estas líneas”, especifica un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav). ¿Para qué usaron las compañías los fondos recibidos? “Del total de la asistencia a tasas del 24%, el 26% tuvo como destino el pago de sueldos; el 17%, la cobertura de cheques diferidos; el 3%, el financiamiento de empresas prestadoras de servicios de salud; y el 53% restante, otro tipo de capital de trabajo”, indica el informe.

Para Guillermo Fretes, socio del estudio de abogados Fretes-Casaburi-Grinenco, “es importante resaltar que no hay préstamos a tasa 0 para las pymes”. Sí los hay para monotributistas y autónomos. El Banco Nación Argentina (BNA) puso a disposición del entramado mipyme una batería por $ 73.500 millones. Las líneas especiales disponibles a partir de Emergencia Sanitaria Covid-19 incluyen: pago de nómina salarial, créditos para Capital de Trabajo, créditos para cosechas, asistencia a microempresas, inversiones, descuentos de cheques y mora.

“El banco trabajó en tiempo récord para adaptar los sistemas operativos y la política de crédito para poder disponer esta oferta durante el periodo de cuarentena”, cuentan en el BNA. Entre las principales líneas, está la asistencia a empresas mipymes fabricantes o parte de su cadena de proveedores distribuidores mayoristas (con TNA de 18% durante el primer año; luego badlar +5%), financiamiento para el fomento del teletrabajo (TNA 24%) y pago de haberes con aval del Fogar.

“Desde mediados de marzo y hasta inicios de junio, más de 16.000 empresas presentaron solicitudes para acceder a algunas de las líneas crediticias, por un monto de $ 63.000 millones. Hasta ese momento, casi 12.000 empresas tienen acreditado el monto solicitado por un total de más de $ 30.000 millones”, informan.

Desde el inicio de la cuarentena, el movimiento en Banco Provincia fue mucho. “Incrementamos los créditos a empresas en más de $ 8500 millones. En particular, por la ampliación del descubierto en cuenta corriente, una línea que está vigente desde el 26 de marzo. El financiamiento se puede gestionar desde la banca internet. El monto máximo de descubierto para cada empresa es el equivalente al total de los sueldos que paga habitualmente en un mes a través del banco, y tiene una tasa de 24% anual. Con esta herramienta, se financiaron 2300 empresas por un total de $ 2400 millones”, detallan desde el Bapro.

A su vez, a partir de la reapertura parcial de sucursales, se retomaron las colocaciones de las cuatro líneas RePyme, lanzadas a fines de enero. “Para acompañar a las empresas en esta coyuntura, se redujo la tasa de los préstamos para capital de trabajo, que pasó del 28 al 24% anual. Con la nueva tasa ya se entregaron 2250 préstamos por $ 5700 millones”, dicen.

Además, en sintonía con la normativa del Banco Central de la República Argentina (BCRA), el Provincia puso en marcha una nueva línea dentro de RePyme para asistir a las empresas en el pago de haberes. “Son préstamos con tasa de 24% anual, un plazo de 12 meses y tres meses de gracia para el pago de capital e intereses. Esta opción está disponible hasta el 30 de junio y permite financiar el 100% de la masa salarial bruta que paga la empresa.

Para solicitarlo, es necesario contar con el certificado de pyme que otorga el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación. Hasta el momento, a través de esta línea 680 empresas recibieron financiamiento por $ 920 millones”, aclaran. Si bien el Provincia comenzó a ofrecer estas líneas de 24% a partir de la pandemia, ya tenía un esquema de financiamiento con tasas especiales para las pymes.

A fines de enero, había lanzado cuatro líneas RePyme, como parte del programa arriBA pymes, un plan integral de asistencia al sector productivo que, además del financiamiento del banco, incluyó otras medidas del Estado bonaerense. “Las líneas financian evolución y recomposición de capital de trabajo (tasa 24%), descuento de documentos (tasa 25%), refinanciación de la cartera activa (tasa 20%), prefinanciación y financiación de exportaciones (tasa 4%, en dólares).

A partir de la pandemia de Covid-19 se sumó la línea de Pago de Haberes (tasa 24%)”, destacan desde la entidad provincial. Por todo esto, se otorgaron créditos por más de $ 26.000 millones, con los que se asistieron a 7500 pymes. Un 20% de estas empresas fueron nuevos clientes. Además, recientemente, el directorio de Banco Provincia aprobó una ampliación del fondeo de estas líneas, a partir de las cuales se espera alcanzar los $ 35.000 millones en colocaciones durante los próximos meses.

Foco social

Por su parte, el Banco Ciudad implementó diversas medidas de alivio, focalizándose en empresas mipymes y en emprendedores. “Se lanzaron nuevas líneas de crédito para pago de sueldos y capital de trabajo, que presentan una significativa reducción de las tasas de interés, con tasas fijas de entre el 19% y el 24% (TNA). Asimismo, en el marco de la cuarentena, se fortalecieron los canales digitales de atención para las gestiones y el otorgamiento de estos créditos. Además de estos préstamos, destinados a los sectores más afectados (entidades de salud, escuelas y jardines), estamos muy activos para atender a todos los proveedores que prestan servicios esenciales dentro de la ciudad”, informan desde el banco.

Con una mirada social, desde la entidad buscan “contener a los sectores más afectados por esta crisis sanitaria y económica: comercios, hotelería y gastronomía, entidades culturales y deportivas y transportes escolares”, según enumeran desde el Ciudad. Incluso, la entidad lanzó nuevas líneas de préstamos para la adquisición de bienes de capital, que buscan facilitar el acceso a las herramientas tecnológicas para la implementación del teletrabajo en las empresas.

“También, ofrecemos créditos para los sectores productivos definidos como estratégicos por la Ciudad de Buenos Aires. Abarcan los ámbitos tecnológico, audiovisual, farmacéutico, bioquímico, diseño, arte, logístico y las áreas de innovación y servicios (incluyen industrias creativas, software, servicios empresariales y consultoría, entre otros)”, cuentan.

“Para esta etapa, se dispuso un financiamiento superior a los $ 15.000 millones para asistir a las empresas en la recomposición del capital de trabajo, la ayuda para el pago de la nómina salarial y mediante el descuento de documentos. Hasta fines de mayo, ya se habían colocado unos $ 7000 millones en créditos para capital de trabajo y descuento de documentos, y más de $ 550 millones para el pago de nómina salarial, adquiridos por cerca de la mitad de las empresas que pagan sueldos con el banco. Mientras, continuamos avanzando con el proceso de otorgamiento de nuevos créditos para ayudar a superar la emergencia”, resumen.

En el Ciudad, el promedio de los créditos otorgados es de $ 1 millón a $ 2 millones en mipymes y de $ 2 millones a $ 5 millones en pymes. Una mención especial merece el Banco Hipotecario, que, en este escenario, desarrolló los préstamos a 12 meses, con 90 días de gracia y descuento de cheques diferidos. “Para esta pandemia, diseñamos las líneas con garantía de Fogar, entidad con la que no trabajábamos. Al día siguiente de la cuarentena, teníamos toda nuestra fuerza comercial trabajando desde sus casas, listas para acompañar a las pymes”, dicen. Para conseguir estos créditos, se presentaron cerca de 200 empresas y, hasta inicios de junio, el Hipotecario a 130 y el resto estaba en análisis.

“Es importante destacar que no tuvimos muchos rechazos. Somos un jugador nuevo en el segmento Pymes, por lo que no tenemos los volúmenes de los grandes bancos”, aclaran. En promedio, estará en casi $ 1 millón otorgado. En busca de expandir sus servicios, el Hipotecario propone una mirada integradora de las empresas de la economía del conocimiento.

“Es un segmento muy interesante pero nuevo para la cultura de los bancos, que deben aprender no sólo a atenderlas sino a entenderlas. Es un análisis crediticio distinto. Estamos incursionando en algo relacionado y tuvimos clientes asistidos con estas líneas”, adelantan. También ponen luz sobre los reclamos del tiempo que se demoró en que los créditos lleguen a las empresas.

“Fue un trabajo de mucho seguimiento. Pero creemos que faltó coordinación, sobre todo, lo relacionado con Fogar, que llevó su tiempo armarlo post comunicación. De todos modos, salimos airosos en ese desarrollo. Hubiera resultado beneficioso cómo otorgarle más protagonismo a las sociedades de garantías recíprocas (SGR). Podría haber fluido de una manera más favorable: muchos bancos no trabajábamos con el Fogar y sí con muchas SGR”, opinan.

Sumar alternativas 

En el sector privado, HSBC Argentina destinó $ 6377 millones a una tasa de 24% a 1142 empresas que cubren 32.746 cápitas. “El objetivo de esta línea de crédito es que las pymes puedan pagar haberes a sus empleados y cubran los cheques diferidos, y para que las empresas de salud puedan comprar insumos y equipamiento médico”, aclara Hernán Bernat, gerente de Leasing de HSBC Argentina. “Esta propuesta de financiamiento nos permite seguir apoyando a las pequeñas y medianas empresas durante la pandemia. Sabemos que es clave el rol de las entidades financieras en esta coyuntura”, agrega el ejecutivo. 

Estos créditos llegaron a clientes de la entidad que pertenecen a la categoría mipyme y a empresas de salud (en este segmento, no importa su tamaño). Según el banco, estas líneas fueron exitosas: se evidenció una gran demanda y las respuestas de los clientes fueron favorables en todos los casos.

“El saldo promedio fue de, aproximadamente, $ 4,5 millones. Pero hay que considerar que, en este monto, se incluyen los préstamos a las empresas de salud comprendidas en la medida en que presten servicios de internación en el marco de la emergencia sanitaria y sea destinado a la compra de insumos y equipamiento médico”, explica Bernat.

Aclara que lo destinado a capital de trabajo se otorgó por 90 días, con la posibilidad posterior de convertirlo en un préstamo a 12 meses. “En cuanto a pago de sueldos, se brindó un descubierto por 60 días para, luego, convertirlo en un préstamo de similares características. Significa que el capital se empieza a pagar después de transcurridos cinco meses del otorgamiento original mediante descubierto”.

Por su cartera de clientes, al HSBC, le resulta difícil señalar una industria por encima de otra en cuanto a demanda. Pero, les es fácil identificar que los mayores montos se destinaron a las compañías de salud. “Veníamos ofreciendo líneas de créditos a tasas especiales con cupos en términos de monto. Una vez emitida la Comunicación 6937 y complementarias del BCRA, nos centralizamos en la misma sin excluir el rubro de la empresa solicitante”, explica.

En cuanto a monotributistas y autónomos, el HSCB les dio créditos por $ 454 millones. “También colocamos $ 700 millones en la línea de préstamos a tasa cero”, resalta Bernat. Por su parte, desde el BBVA, también destacan la alta demanda de créditos para pagos de haberes y, sobre todo, para financiar la compra de equipamiento para tele-trabajo.

Puntualmente en lo que respecta a haberes, se alcanzó a financiar a más de 12.000 empresas, con un más del 75% de aprobación. “La demanda llegó tanto de pymes como de firmas de mayor tamaño, y desde todos los rubros. Uno de los sectores que más interés tuvo fue el agro, que buscó las líneas de largo plazo. A su vez, los monotributistas y autónomos miraban para financiarse a través de las tarjetas de crédito”, explica Roberto Araujo, gerente de Segmento y Productos Empresas - Desarrollo de Negocios de BBVA. 

A estos últimos, se les otorgaron los créditos a través del límite en tarjetas de crédito, con tasa 0% y un periodo de repago de 18 meses, siendo los seis primeros de gracia. “El trámite era iniciado en la página de AFIP, donde se realizaba el filtro de elegibilidad y se asignaba el límite correspondiente. No era necesario contar con una tarjeta de crédito activa para acceder a estas líneas”, cuenta Araujo.

“Las condiciones varían, según los plazos y destinos de las líneas. En cuanto a las líneas de corto plazo, el foco estuvo puesto en no asfixiar el flujo de caja de las empresas en estos meses atípicos, otorgando períodos de gracia en el repago”, informa el ejecutivo.

Analizando los resultados, en el banco, creen que “la pandemia fue un suceso inesperado, que puso a prueba las capacidades del mercado para responder a las necesidades planteadas. Es cierto que existieron dificultades al principio, que complicaron el flujo de asistencia durante los primeros días. Pero se pudo regularizar y alcanzar a asistir a la mayor parte de los solicitantes”.

En cuanto a los montos otorgados, alcanzaban el pago de hasta una nómina mensual, en el caso del financiamiento de pago de haberes, y, para líneas de largo plazo, variaban según la maquinaria o bien de uso que se buscaba adquirir. La deuda comienza a saldarse dentro de tres o cuatro meses, si es que cuenta con la garantía del Fogar.

Un punto de queja, ya antes de la pandemia, pero que se acrecentó en estos meses, es el que protagonizan las empresas de la economía del conocimiento. Estas dicen que, al momento de pedir un préstamo, no son consideradas pues, por el carácter de su actividad, no suelen contar con activos que sirvan como garantes en caso de necesitar establecer un embargo.

“Hay que tener presente que la asistencia financiera debe realizarse teniendo en cuenta nuestro rol primordial, que es el de resguardar los depósitos de nuestros clientes. Con ese objetivo, se busca minimizar el riesgo a la hora de inyectar dinero en el mercado, permitiéndonos estar seguros de poder cumplir ese rol”, explica Araujo.

Este es un contexto desafiante para los bancos. “Lo impredecible de la pandemia hizo que el trabajo en conjunto fuese cotidiano, a la hora de comunicar, instrumentar y ejecutar. Siguen surgiendo normativas, comunicaciones y modificaciones, por lo cual, continuamos trabajando con el Estado de manera activa”, agregan en el BBVA. 

Más opciones 

Banco Galicia eligió hacer foco en el sector de mipymes. “Desde el inicio de la pandemia, dimos $ 55.000 millones y actualmente nos encontramos liderando el ránking de otorgamiento de créditos dentro del sistema financiero argentino, según el último relevamiento de la Asociación de Bancos Argentinos”, apuntan desde la entidad.

“Alcanzar ese volumen de colocación en tan poco tiempo fue posible gracias a la agilidad de nuestros procesos y a nuestras plataformas online, que permitieron a más de 19.000 empresas autogestionarse las solicitudes con acreditación inmediata. Facilitamos a las empresas el acceso 100% online a la mayoría de nuestras ofertas, sin cargos adicionales, en atención a la crisis sanitaria”, agregan.

A esto, el Galicia puso esmero en dar más servicios virtuales y, por eso, apuntaló el uso de herramientas como el e-cheq, los depósitos de cheques físicos remotos y a través de terminales de autoservicio las 24 horas. También, potenció los servicios de cobranzas a través de transferencias. Además de los créditos impulsados por el Estado, el banco ofrece descuento de cheques físicos y electrónicos de pago diferido por office banking (con un plazo de hasta 180 días, que tengan como destino capital de trabajo) y préstamos financieros a empresas no mipyme, de hasta 60 meses, tasa según destino y garantía hipotecaria, prendaria o leasing.

“También, incluimos préstamos con aval SGR de hasta 48 meses, prefinanciaciones de importación y exportación en pesos hasta 12 meses y la Plataforma Galicia convenios, con disponibilidad de préstamos prendarios con convenios con las principales marcas a tasas subsidiadas. Seguimos con los acuerdos en cuenta corriente disponibles por office banking en forma inmediata”, enumeran.

Un punto aparte tiene la tarjeta Galicia Rural, con vencimiento elegido por el productor, y la financiación Galicia Rural, según el convenio con la empresa insumera, con vencimiento en julio 2021. “En cuanto a la línea a tasa cero, hasta el 2 de junio, 53.200 monotributistas y autónomos eligieron a Galicia cuando solicitaron a la AFIP que les apruebe el préstamo. A tasa cero, hemos otorgado préstamos por $ 4900 millones a 38.000 monotributistas y autónomos, y hemos dado de alta 10.600 tarjetas de crédito para hacer uso de esos fondos”, detallan desde el banco.

Por su parte, Itaú Argentina buscó complementar la oferta de créditos propuestas por el Gobierno con “los préstamos personales a clientes Plan Sueldo y clientes premium, con tasa promedio de las más competitivas del mercado”, detalla Alejandro Tschudy, gerente de Banca Comercial del banco. “Con el cliente en el centro, todas las adecuaciones de nuestros sistemas, líneas del banco y formas de comunicaciones se enfocaron acorde al nuevo contexto. Los sectores que más asistencia pidieron son la industria (en general), el comercio y los servicios”, explica el ejecutivo.

Así, para la línea de tasa al 24% para pymes, otorgó créditos de $ 2,8 millones en promedio para capital de trabajo, y $ 1,2 millón en promedio para pago de sueldos. También acreditó 5236 préstamos por $ 688 millones para autónomos ylos monotributistas. 

Mirada integral

Leonardo Sica, superintendente de Negocios con Empresas de Banco Patagonia, destaca “el trabajo conjunto del sector público y el sector privado. El objetivo era el mismo: estar presentes ante nuestros clientes, en una situación difícil, y poder darle todas las herramientas para continuar con sus actividades”. Por eso, la entidad impulsó ágilmente las líneas de financiamiento que siguen la normativa del BCRA, y cuyos destinatarios son los clientes mipymes, de los segmentos de empresas y pyme.

“Incluye a todos los involucrados en los sectores de la producción y el desarrollo. Nuestro banco, con presencia regional, abarca todas las industrias, el agro, el turismo, el comercio, el sector petrolero y más”, afirma Sica.

“Nuestros clientes pueden acceder a diferentes líneas a tasa del 24%, que incluyen acuerdos en cuenta corriente de corto plazo, descuento de cheques y prestamos hasta 360 días de plazo. La oferta de préstamos comerciales, incluye plazos y amortización más variada, pudiendo acceder a financiaciones de hasta 12 meses con amortización mensual, trimestral, semestral y/o anual”, enumera.

La oferta de préstamos comerciales, por otra parte, “se completa con operaciones apalancadas en el aval del Fogar tasa del 24% y un plazo de 12 meses incluyendo plazo de gracia mínimo de tres meses para el pago de capital e intereses”, dice.

Además, el Patagonia les ofrece a sus clientes integrales líneas específicas para descuento de cheques de pago diferido a tasas preferenciales de hasta 90 días de plazo. Incluso, “como agentes financieros de la provincia de Río Negro, acordamos con el Gobierno local una línea especial para clientes de préstamos comerciales con hasta 18 meses de plazo y 90 días de diferimiento del primer vencimiento”, especifica el ejecutivo.

El resultado de toda esta oferta es que más de 3500 clientes de Banco Patagonia recibieron financiaciones por más de $ 8000 millones. A esto, hay que sumar que, para los monotributistas y autónomos, otorgó a más de 9400 clientes créditos por $ 1182 millones. “La evolución de estas líneas fue altamente positiva, llegando en tiempo y forma ante las necesidades de nuestros clientes en este contexto de pandemia. En cada punto de atención, trabajan oficiales de negocios altamente calificados. Entendimos su problemática y actuamos en consecuencia, acompañándolos”, dice Sica. 

Esfuerzo inmediato

Marcelo Fernández, gerente de Empresas y Pymes de Santander Argentina, pone en valor el esfuerzo que hicieron para, durante abril y mayo, haberles dado “más de $ 25.000 millones a las pymes, hospitales, clínicas y sanatorios, con líneas especiales de crédito para pagar salarios, para capital de trabajo y para compra de equipamiento e insumos médicos en el caso de las empresas de salud”. De este monto otorgado en líneas de crédito, $ 10.500 millones corresponden a créditos para más de 16.000 mipymes, permitiendo así el pago de 230.000 salarios, a una tasa del 24% nominal anual.

“Lanzamos también en abril una nueva línea de créditos para pymes y empresas, destinada a fortalecer capital de trabajo a través del descuento de cheques. La línea presenta una reducción importantísima en la tasa de financiación para el sector, lo que generó una demanda de más de $ 10.000 millones en poco más de un mes de lanzada”, cuenta Fernández.

Al principio de la pandemia en la Argentina, el 14 de marzo, Santander Argentina lanzó, además, una línea de créditos para pymes, destinada a la compra de equipamiento tecnológico que les permita promover el teletrabajo o trabajo remoto. Esa línea de crédito para mipymes se otorgó a una tasa del 20% anual, por un monto total de $ 1000 millones y a hasta 24 meses.

“Esto se suma a los $ 1200 millones en préstamos para capital de trabajo al 24% que otorgamos a nuestros clientes durante abril”, dice Fernández, quien destaca que ayudaron a las dos mayores empresas productoras de respiradores de la Argentina, cuyas plantas se encuentran ubicadas en Córdoba.

“Llegamos con asistencia a más de 16.000 pymes y mipymes argentinas. Los clientes que no pudieron acceder a la línea fueron aquellos que quedaban fuera del acuerdo de garantía del Fogar. Básicamente, los que contaban con situación de mora en BCRA fuera de categoría 4 (riesgo alto, atraso en el pago de más de 180 días hasta un año), 5 (irrecuperable, atrasos superiores a un año) o que no tuvieran la condición de mipyme, y no contaran con el formulario AFIP 931 (donde se declaran los empleados)”, detalla Fernández.

“Hay que tener en cuenta que fueron muy demandadas las líneas para pago de sueldo de mipymes. En el caso de nuestra línea para descuento de cheques, ofrecimos $ 5000 millones y llevamos colocados más del doble de lo previsto”. En este escenario, los sueldos pagados con las líneas para mipymes promediaron los $ 45.000. Además, para el segmento de los independientes, Santander Argentina lleva desembolsados más de $ 6400 millones, distribuidos entre más de 54.000 créditos “Tasa Cero”.

En ICBC, por supuesto, también está disponible la oferta de créditos a 24% de tasa, para pago de sueldos, a 12 meses de plazo y con un período de gracia de tres meses. “Esta línea crediticia destina $ 3200 millones para pymes y para empresas de salud, que suman una cantidad aproximada de 63.000 empleados”, detallan desde el banco.

“Otorgamos $ 6400 millones a más de 3000 empresas hasta inicios de junio, con un promedio de $ 760.000, a pymes de distintos rubros: servicios en general, salud, pago de sueldos y capital de trabajo”, explican desde el ICBC. Para los sueldos de mayo (pagaderos en junio), al cierre de esta edición, la entidad estimaba tener la misma cantidad de compañías y montos a liquidar. “También, ofrecemos para mipymes una línea al 24% para financiar capital de trabajo a 6 meses, y otra línea al 35% a 12 meses, de libre destino. A esto, se suma el descuento de cheques a una tasa del 14%. Evaluamos las necesidades crediticias de nuestros clientes caso a caso”, dicen en el ICBC.

Un detalle es que ofrece líneas especiales en el segmento de camiones con tasas subsidiadas por terminales (Ford, VW, Volvo). “El sector de préstamos que marcó un fuerte cambio es el de los créditos personales y prendarios. Se registró una marcada tendencia a la baja a partir de marzo, llegando a un 55% de disminución, después de haber registrado un crecimiento sostenido en los primeros meses del año (35%). Se espera que esta tendencia se mantenga en el próximo bimestre, así como también la modalidad de demanda: pasamos de un tercio de solicitudes online a 75% en esa modalidad”, observan en el ICBC.

En la línea para mipymes, Banco Macro ha colocado ya “más de $ 28.000 millones, siendo una de las entidades líderes del mercado en este operatoria. También, contamos con la línea de garantía del Fogar al 24%, de la que ya hemos otorgado más de $ 5000 millones de un cupo total de $ 10.000 millones. Este tipo de crédito es un gran beneficio para mipymes que no tenían calificación crediticia. Existe, además, una línea al 34% en pesos para grandes empresas (no mipymes) y una línea especial en dólares enfocada al segmento agropecuario que puede ser destinado a la compra de maquinaria o insumos”, detalla Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente de Banco Macro.

En Banco Comafi, sumaron “una línea de aval que les otorgamos a las mipymes, en la que la empresa descuenta sus cheques en el Mercado de Valores y avalamos estos cheques permitiéndoles conseguir tasa de interés muy competitivas para el mediano plazo. Esta línea es interesante también para grandes empresas, ya que nos permite trabajar sobre su cadena de valor, clientes y proveedores”, dice Darío Silva, gerente de Marketing de Banco Comafi, y agrega: “Implementamos la línea a tasa cero para autónomos, cumpliendo con el plazo establecido por el BCRA de otorgamiento en 48 horas. Y, a la fecha, tenemos desembolsados 2243 préstamos por un monto de $ 302 millones en tarjetas de crédito”. 

La puesta en marcha 

Según el informe de la Undav, “en un primer momento, los bancos se mostraron reticentes a prestar a las empresas, en especial, a las micro, pequeñas y medianas empresas, por la baja calidad crediticia que arrastran desde la anterior gestión y agravada por la pandemia”.

Esto se vio reflejado en las quejas de muchas compañías, sobre todo, las pymes, que levantaban la voz para exponer esta realidad. Incluso, resaltaban que pasaba esto cuando estaba el Fogar dando respaldo y asegurando que el Estado pondría los fondos para devolver los créditos. Fue un primer momento de idas y vueltas, en el que las empresas pedían y los bancos aseguraban que el ente estatal no había dado las autorizaciones. Y, desde el Fogar, respondían que todo tenía que agilizarse porque estaban los trámites realizados.

El informe de la Undav deja en claro esto y describe que, “luego de superar estos escollos, las medidas de alivio financiero implementadas por el BCRA propiciaron un récord histórico de otorgamiento de créditos, por el monto y la velocidad en que se volcaron al mercado”. ¿Qué pasó entonces con el volumen de los créditos? “Visto en términos reales, el crédito al sector privado creció con respecto al mes anterior 0,4% en marzo y 5,1% en abril, revirtiendo la tendencia previa”.

El documento emitido por la universidad deja en claro que “la recuperación de estos créditos en términos reales viene con una gran aceleración a partir del confinamiento”. Un punto a destacar es que “el costo de financiamiento para las empresas, fundamental para las pymes, tuvo un descenso aún más profundo a partir de la irrupción de la pandemia”. Además, “estas medidas permitieron que, en términos reales, el promedio mensual de los adelantos en cuenta corriente se incrementara desde el inicio de la cuarentena en un 23,6% y los documentos a sola firma un 12,5%”, concluye el análisis.


Este artículo fue publicado en la edición especial de julio de la Guía de Finanzas Personales

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000074,750079,7500
DÓLAR BLUE-1,3605141,0000145,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,3646-145,7272
EURO0,289588,024088,2788
REAL0,316113,602713,6450
BITCOIN-0,078410.729,180010.735,6000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,680729,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-12,500017,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-11,904818,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000028,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000090,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,23461,751,79
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,398041.875,6600
BOVESPA-0,010097.012,0700
DOW JONES1,340026.815,4400
S&P 500 INDEX1,59773.246,5900
NASDAQ2,260010.672,2660
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,1250367,8964367,4371
TRIGO CHICAGO-1,0459199,8858201,9985
MAIZ CHICAGO0,4127143,6950143,1045
SOJA ROSARIO-0,3497285,0000286,0000
PETROLEO BRENT-0,286141,820041,9400
PETROLEO WTI-0,669840,040040,3100
ORO-0,64231.856,30001.868,3000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology