Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Salta, el patito feo del mercado de deuda

¿Porqué Salta pagó la mayor tasa (9,125%) post salida del default por su colocación de US$ 300 millones? Porque la situación fiscal de la provincia ha tenido un deterioro acelerado desde el año 2012, tanto que 2015 cierra con el primer déficit fiscal desde el año 2000 con un estimado de al menos $ 690 millones. De esta forma se quiebra la racha de 14 años consecutivos de superávits que en algún momento la distinguían de la mayoría  de las jurisdicciones del país en cuanto a prudencia y disciplina fiscal.

Entre 2011 el resultado fiscal positivo apenas representó un 2% de los Ingresos Totales, para pasar a un -3% en 2015. Ciertamente 2015 fue un año de gran relajación en el gasto, creciendo al 40% mientras los ingresos lo hicieron al 34%, es decir una brecha negativa de 6 puntos porcentuales. La extraordinaria expansión del 41% en los gastos de personal fue la principal responsable. La provincia que hace poco más de una década destinaba sólo la mitad de sus gastos corrientes a personal hoy (a primer trimestre de 2016) debe comprometer el 66%. Con este guarismo por ahora incumple la ley de disciplina fiscal que le pone un límite al gasto en remuneraciones en el 65% de sus gastos corrientes.

Los datos de la ejecución fiscal del primer trimestre del año tampoco son para nada halagüeños. La brecha de gastos a ingresos continúa en 6 puntos porcentuales (36% versus 30%) y el gasto en personal se expandió un formidable 49% en comparación al primer trimestre de 2015. Al igual que la mayoría de las provincias la inversión pública todavía está frenada, retrocediendo un 8% en términos nominales. Así, los números rojos continúan en 2016 con un resultado fiscal negativo de 71 millones.

 
Con estos números, y a pesar del Brexit y de que en esta ocasión no se garantizara con regalías hidrocarburíferas, no es difícil entender porqué Salta pasó a ser el patito feo del mercado de deuda provincial y pagó 9,125% por su colocación de u$s 300 millones a 8 años de ayer