Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Reservas: para llegar a 15% de PBI, se necesitan u$s 88.000 millones

Reservas: para llegar a 15% de PBI, se necesitan u$s 88.000 millones

JPMorgan estima que si las reservas se incrementan del 10% al 15% para final de año, como ha señalado el Banco Central, terminaría 2017 con u$s 88.000 millones de reservas, contra u$s 49.000 millones de hoy. Esto equivale a comprar casi u$s 40.000 millones, un 60% más que los u$s 25.000 millones estimados por el mercado.

"Esa cifra no es la estimación de JPMorgan con respecto a las reservas; es el cálculo que ha hecho nuestro equipo de análisis de economistas después de los comentarios del BCRA. Es decir, si el Banco Central cerrara el año con un volumen de reservas equivalente al 15%, esto equivaldría a u$s 88.000 millones de reservas", señalaron desde la neoyorquina Madison Avenue, donde están ubicados los headquarters del Morgan, ante la consulta de este diario.

Si bien Federico Sturzenegger no dijo en cuánto tiempo lo hará, dejó entrever que será en un lapso de entre uno y dos años, pero apuntando principalmente a un horizonte de dos años. Sus declaraciones del aumento de reservas trajeron al día siguiente un alivio para el dólar, que Mauricio Macri pretende en un piso de $ 16 para evitar el atraso cambiario actual. Tampoco se busca que suba de golpe, lo que se trasladaría a los precios, tema que se quiere evitar a toda costa.

"‘Sturze" está empecinado en terminar el año con una inflación del 17%, a costa de contraer el consumo. JPMorgan estima que la inflación de este mes será 1,9% (0,7% por la incidencia en la suba del gas) y desacelerará a 1,6% en mayo, con una incidencia del 0,3% por el aumento en el agua.

El problema es que los alimentos siguen subiendo, en parte por los aumentos de segunda ronda, ya que la suba del gas, por ejemplo, impacta en todos los panificados, no sólo en el pan, sino desde fideos hasta galletitas. Sí hay coincidencia en que desde junio y hasta octubre la inflación puede descender al 1%, ya que no habrá nuevos aumentos de tarifas hasta las elecciones legislativas. Pero una vez que éstas pasen, se prevé el aumento del transporte, tanto en boletos de colectivos, trenes y subtes, que se postergó hasta entonces en pos de un mejor resultado en las urnas. También vendrán los segundos aumentos del año en luz, gas y agua, que pueden llegar a hacerse a fin de octubre, luego de las elecciones, con lo cual el índice inflacionario de ese más ya daría un número más alto.

"A lo largo de la última década, los bancos centrales de varios países emergentes con regímenes de metas de inflación han aprovechado el contexto de abundantes ingresos de capitales para acumular reservas internacionales y así fortalecer su balance", aseguran en el BCRA.