Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Rendimiento de los bonos a 10 años de Venezuela se acerca al 30%

Los títulos en dólares que vencen en 2027 cayeron 7,6% hasta el miércoles y su rendimiento ya supera el 28%. Venezuela tiene u$s 35.600 millones de bonos en dólares en circulación y debe un total de u$s 67.000 millones, cuando se incluyen los intereses. En octubre y noviembre, PDVSA deberá pagar u$s 4100 millones en bonos, pero el mercado lo pone en duda

Los bonos de Venezuela se hundieron esta semana en medio de las preocupaciones del mercado de que el país entre en default, después de que un diario local informara que un funcionario chavista propuso detener los pagos de la deuda externa.
Una masa de u$s 4000 millones de títulos denominados en dólares que vencen en 2027 cayeron 7,6% en los últimos tres días hasta u$s 32,62, según consignó la agencia Bloomberg. El rendimiento de estos bonos -que tienen un cupón de 9,25% -ya supera el 28%, una cifra que cuadruplica al de los bonos argentinos.
Los temores de un impago venezolano volvieron al centro de la escena cuando el diario El Nacional publicó este lunes que el nuevo ministro de economía Luis Salas propuso al presidente Nicolás Maduro detener los pagos de la deuda externa. Sin embargo, el diario no dijo dónde obtuvo la información, pese a que publicó que los ministros de comercio y de petróleo se opusieron a la propuesta.
La publicación da cuentas de que esta es la primera vez que un medio reporta sobre un diálogo interno del gabinete en el que altos funcionarios plantean la posibilidad de que Venezuela entre en default.
El gobierno de Venezuela puede estar reconsiderando su estrategia de deuda después de que la oposición obtuvo la súper mayoría en el Congreso el año pasado y luego de que la administración de Maduro hiciera pagos de la deuda externa por u$s 5200 millones en octubre y noviembre, dijo a Bloomberg Russ Dallen, socio de Latinvest en Miami.
"El gobierno ahora se da cuenta que cumplir con sus obligaciones financieras externas no le sumó votos y que podría haber usado esos u$s 5200 millones para poner un pollo en cada olla o en una nueva heladera en los barrios de todo el país, lo que hubiera sumado más escaños", dijo Dallen.
Venezuela tiene unos u$s 35.600 millones de bonos en dólares en circulación y debe u$s 67.000 una vez incluidos los pagos de intereses. La petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), tiene unos u$s 33.500 millones en bonos, que junto con los intereses suman un total de u$s 52.600 millones.
La crisis económica que vive Venezuela hace años generó lo que pareciera ser el eterno interrogante de cuándo podría entrar en default. El gobierno bolivariano todavía tiene cash para pagar títulos que vencen este mes, junto con u$s 326 millones de pagos de intereses.
En octubre y noviembre de este año, PDVSA deberá pagar unos u$s 4100 millones en bonos, junto a u$s 1000 millones en intereses. Sin embargo, el precio actual de estos activos, que rondan en los 56 centavos por dólar, indican que el mercado guarda cierto escepticismo de que Venezuela pueda hacer frente a este compromiso,
De hecho, los seguros contra un impago (CDS) que reflejan el riesgo de default venezolano como uno de los más altos del mundo a un año, están en niveles de 78%, según datos de la agencia Thomson Reuters.
Los bonos de Venezuela tienen cláusulas de acción colectiva, lo que significa que para llegar a un acuerdo de reestructuración con una mayoría de los acreedores, todos deberían estar de acuerdo. Sin embargo, los títulos de PDVSA no contienen esa regla. En este sentido, los inversores están divididos de si esto hace que un default en uno u otro caso sea más fácil de resolver.