Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Rematan stocks abajo del costo para evitar financiarse con el banco

Muchos comercios se habían sobrestockeado y por la caída de ventas, debieron salir a pedir descubierto. Otros, para evitarlo, venden mercadería abajo del costo

Rematan stocks abajo del costo para evitar financiarse con el banco

La bicicleta financiera ya no consiste más en comprar Lebacs y cubrirse con dólar futuro para tener una renta en moneda dura. Hoy, la bicisenda financiera reside en el "pedaleo" en el pago a los proveedores: "Multinacionales que antes nos pagaban a 35 días hoy lo hacen a 70 días", reconocen en una de las consultoras líderes.

Dentro de las pequeñas y medianas empresas, es cada vez más frecuente que el cliente llame al proveedor para que no deposite el cheque entregado en la fecha que figura: "Bancame", es el pedido que más se escucha dentro del rubro textil y calzado.

"Bancame el cheque 20 días que si lo depositás va para atrás, porque todavía no me entró la plata", se confiesan, para evitar que el cheque salga rebotado, ante una temporada que fue un fracaso comercial desde todo punto de vista.

El problema es que muchos de estos cheques son descontados en el mercado informal para obtener liquidez, por lo que deben llamar a las cuevas para que ellos tampoco lo depositen.
El estancamiento en las ventas produjo un estiramiento en los plazos de pagos, y liquidaciones con descuentos insólitos en indumentaria, del 50%, o dos productos al precio de uno, con lo cual en muchos casos venden por debajo del costo con tal de hacerse de liquidez, porque les sale más caro el descubierto con el banco o, en muchos casos, ya no tienen más línea de crédito y deben buscar en el segmento informal, que obviamente es más caro.

"Antes que tener que pagar una tasa con un costo financiero total del 80%, prefiero salir a liquidar stock por menos de lo que yo lo pagué", se sinceran en el rubro textil.
"La ropa de otorño invierno, si no la vendés ahora, te queda hasta abril del año que viene, y el efectivo lo necesitan hoy para cubrir sueldos, pagos a proveedores y el banco", advierte Vicente Liurenzo, directivo de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa.

Los Hot Sales, de hecho, se hacen con mayor frecuencia porque responden a la necesidad comercial de sacarse mercadería de encima lo más pronto posible. O, mejor dicho, a la necesidad de hacerse de efectivo lo más rápido posible
Ante esta coyuntura, son los propios fabricantes quienes están otorgando plazos más largos de pago para así poder vender.

"Con los clientes de muchos años, si me hacen una buena compra, les digo que se tomen el plazo que quieran, que acomoden sus números y sean ellos mismos quienes me pongan la fecha de pago", revelan los fabricantes, que se encuentran sobrestockeados ante la estrepitosa caída en las ventas.

Del otro lado del mostrador, pueden poner hasta 180 días; igualmente, en el precio que reciben los fabricantes ya le cargaron de antemano el costo financiero que le cobraría el banco o la cueva. Según advierten en CAME, a esta altura del año las ventas mayoristas para la temporada primavera verano todavía no comenzaron, cuando en otros años la gente del interior ya estaba viendo tendencias, colores y surtidos.

Ahora se esperará, aplicarán el famoso ‘wait and see’ de las finanzas: como los comerciantes tienen incertidumbre si la malaria continuará o no, muchos esperan hasta agosto para salir a comprar a último momento.

El otoño tan frío y lluvioso hizo que las camperas se hayan vendido bien, el único producto que se salvó, en especial aquellas de origen importado a buen precio.