Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Récord de compra de dólar ahorro: se vendieron u$s 68 millones en un día

Pese a la reducción de la brecha cambiaria, cada vez más gente opta por hacerse de los dólares que autoriza la AFIP a $ 10,50. Ayer fueron 90.642 contribuyentes

Récord de compra de dólar ahorro: se vendieron u$s 68 millones en un día

Pese a que las empresas tienen hasta el cuarto día hábil del mes para pagar el sueldo, ayer fue un nuevo récord de compra de dólar ahorro: 90.642 contribuyentes se adueñaron de u$s 68 millones, a razón de un promedio de u$s 750 per cápita.

El 92% de los contribuyentes elige pagar $ 10,50 (al sumar al valor oficial la alícuota del 20% de la AFIP) con tal de tener los billetes en su poder. Sólo 8% opta por dejarlos un año descansando en el banco para tener una divisa de $ 8,75.

Una de las novedades en el sector financiero es que los bancos están incentivando a sus clientes a hacer las transacciones por Home Banking, para evitar los cuellos de botella en las sucursales, donde se arman inmensas filas los primeros días del mes.

Incluso, hay algunos que hasta benefician con unos centavos en la cotización para quienes operen a través de la web. "Estamos pensando en hacerlo más agresivo desde el mes próximo, al brindarle un mayor beneficio en la cotización a quienes compren por Internet", adelantó el gerente de Productos Cambiarios de una entidad nacional.

"Nos ayuda porque, al descomprimir la cantidad de gente en la sucursal, lográs achicar los costos operativos. Esta reducción de costos que tenemos nos permite beneficiar al cliente con un mejor precio de pizarra por Home Banking. El paso siguiente es que vaya a un cajero automático para extraer los dólares, por eso estamos instalando ATMs que den billetes de u$s 100", revelan en el sector.

Para los bancos, el costo de un cajero humano es muy alto, por eso incentivan a los clientes al uso de los canales automáticos, que les brinda un beneficio no sólo de tiempo, al hacerlo más rápido, sino de dinero, al obtener una mejor cotización en la compra del billete.

Desde fines de enero del año pasado, cuando el gobierno comenzó a vender dólar para tenencia, el Banco Central perdió u$s 4.000 millones por este concepto.

En gran parte, fueron destinados a abastecer al mercado del dólar paralelo y planchar el blue, porque mucha gente lo usó como una suerte de sueldo extra, al hacer la bicicleta financiera con el puré, que es como se denomina en la jerga a comprar en el formal para revenderlo en el informal.
Hoy se gana un 23% en el acto con este pase de manos, aunque luego se puede recuperar el 20% más con la deducción del impuesto a las ganancias o de bienes personales, aunque la AFIP lo reintegra recién en abril del año que viene.

Un dato que llama la atención es que el 32% de los compradores son empleados públicos: 51% nacionales, 45% provinciales y 4% municipales.

En la época de vacaciones, hay mucha gente que compra sólo para turismo, que tiene un recargo del 35%, cuando lo más económico es que adquiera para ahorro, cuya alícuota es de sólo 20%.

Esto se puede dar siempre cuando la persona acceda al codiciado dólar para tenencia. El 94% de los compradores están en relación de dependencia, 5% son autónomos y sólo 1% monotributistas, de las categorías más altas, porque los demás no tienen acceso.

Para turismo, se llevan vendidos u$s 600 millones, y enero fue el mes récord, con u$s 65 millones, contra u$s 42 millones del mes pasado. El turismo, que cotiza hoy a $ 11,82, sigue siendo atractivo ante un blue de $ 13.

Desde que terminaron las vacaciones, en los bancos advierten que cayó la demanda para monedas de países limítrofes, y sólo quedan los viajeros de clase media alta que van a Estados Unidos y Europa, o el segmento corporativo, que debe viajar por trabajo.